COMPAÑEROS DE CAMPSARED



"Podeis decir lo que pensais de vuestros encargados, de los objetivos, de la venta activa, de los cursos, de Sumando valores, seguridad, promotores del cambio, sindicatos, y todo lo que querais. Hubo en tiempos un blog de un compañero en donde mucha gente dejó sus comentarios, hoy no existe y como alternativa nace CAMPSARED BLOG, para reunir a todos los que somos COMPAÑEROS DE CAMPSARED"



Este blog, como indica en la cabecera, originariamente fue creado por un compañero llamado EXPENDEDOR-VENDEDOR el 20 de noviembre de 2008 pero problemas técnicos le impidieron actualizarlo, lo que dio pie a la creación de esta segunda etapa renovada que es la que se abre a continuación.
Como aquel, mantiene la idea de tener una plataforma de comunicación, de reivindicación y sobre todo un medio de expresión para todos los trabajadores de CAMPSARED y de REPSOL, y a la que quedan invitados cualquiera de los trabajadores de EESS sean cuales sean sus marcas.



Bienvenidos todos a este foro de diálogo e información.



Recordar que si visitais esta página por primera vez, para conocer el contenido completo de este blog desde su nacimiento, deberíais comenzar por el antiguo blog pinchando en este enlace:

'www.campsaredsprint.blogspot.com'





27 de mayo de 2011

YO CONFIESO

 por revoltosina

PADRE VENGO A CONFESARME,

En los ultimos tiempos he pecado mucho.

He mentido al cliente, al no indicarle que el vale descuento para El Corte Inglés es sólo si se gasta cincuenta  euros, aunque otros lo llamarían omitir la verdad y los pequeños detalles, que para éso está la letra pequeña.

También le he mentido al decirle que las naranjas estaban traídas de esta semana, cuando la verdad es que ya deberían estar retiradas.

No cumplo con los deberes de mi empresa, y alguna vez se me olvida dar el famoso 'vale descuento'.

Me acuerdo muy mucho de mi jefe de zona y de mi delegada y no para bien. Me gustaria colocarles en mi puesto a ver que tal se les daba.  Es facil poner un mínimo de ventas a una estación, pero ellos realmente no saben si esa estación puede o no conseguirlo, solo se limitan a decir que con esfuerzo se logra.

Tengo envidia de las estaciones de la delegacion 20 que han conseguido vender tantas paletillas y han aumentado un 500% la venta de SPO con respecto al año pasado.  Claro que en mi estación alguien dijo que a las paletillas les sobraba tocino. Eso despues de haberlas pagado y probado. Me pregunto, ¿Qué les pasara si el año que viene no superan las ventas?

A veces uso mi sonrisa un poco más exagerada para poder vender algun boleto de la Cruz Roja, o rasca,  o para intentar encalomar al cliente unas naranjas que ya deberian retirarse.


Nota del administrador:  Has sido muuuuy mala, asi que,
Castigada por no vender SPO (Campsared Blog)

22 de mayo de 2011

LA IMAGINACION AL PODER


"La imaginación al poder" es uno de los muchos y hermosos eslóganes de mayo del 68 que pasaron a los anales de la historia.  En este mayo hispano de 2011 hay también muchos y primorosos:
  • La revolución, se hace desde el corazón
  • Sin el pueblo no sois nada
  • La peor lucha es la que no se hace
  • Cría ricos y pagarás sus crisis
  • Rescatad a las personas, no a los bancos
  • Políticos y banqueros,,, mentirosos y usureros
  • Menos democracia representativa y más democracia participativa 
  • Más valores universales y menos valor añadido
  • No somos mercancía en manos de políticos y banqueros

Son muchos, unos originales, otros copiados, algunos rescatados de la memoria de hace 40 años, pero todos con un afán ilusionado de transformar el mundo.  Si el movimiento 15-M Democracia Real ya, germina en la conciencia de nuestros políticos, podrá brindarse por el éxito de los "Juan Nadie" de este país.

Naturalmente como todo gesto de libertad, tiene un alcance que sobrepasa los límites de la realidad que lo provocó.  La indignación, la desesperación o el miedo, producen una reacción extrema por que rozan la fibra más sensible que guarda el corazón.  Por eso muchas de las reivindicaciones  lindan la utopía, parecen formar parte de una carta a los Reyes Magos, más que de una reclamación política, pero en el fondo, de una u otra manera, lo que se está pidiendo es que quien puede utilice la imaginación, y no la calculadora.

Dijo un filósofo francés, que en realidad, hay dos especies de utopías: 'las utopías proletarias socialistas que gozan de la propiedad de no realizarse nunca, y las utopías capitalistas que, desgraciadamente, tienden a realizarse con mucha frecuencia', esto no debe desmotivar sino al contrario, debe encender la llama de nuestro afán de lucha.
Es cierto que la frustración, los anhelos y las necesidades de las personas, metidas en un frasco forman un cóctel extraño difícil de entender.  Sus ingredientes son carencias reales, dolores de la vida, reglas que sostienen la realidad, pero mezcladas forman una argamasa de utopías que cuesta manejar a la hora de cimentar un mundo nuevo.
Dicho más claramente, las ideas de una revolución, son ilusiones difícilmente convertibles en realidad, las revoluciones se fabrican con mimbres delicados, son complejas de apuntalar y de integrar junto a las estructuras económicas y políticas de este mundo forjado de intereses.

Sin embargo, decía Anatole France, un escritor comprometido con su tiempo  que  "La utopía es el principio de todo progreso y el diseño de un futuro mejor", por eso, no es alocado reclamar lo imposible, es justo dar rienda suelta a todo lo que soñamos desde dentro del corazón.  Rezaba una pintada de aquel mayo frances, "Sean realistas, pidan lo imposible", tal vez no ocurra nada después, pero, es bonito soñar por unos días.

La revuelta del 15-M tiene mucho de utópica, pero se echaba en falta una rabieta de la sociedad, una patada sobre el suelo, una respuesta hacia este mundo comprometido en estructuras económicas que anteponen los resultados a las personas, donde los bancos imponen sus criterios y la clase política especula con discursos hipócritas sobre lo que es bueno para todos, eso si, sin dañar a la banca o a sus propios intereses.

Gastos absurdos, inversiones inadecuadas, reformas sociales que son más bien injusticias del sistema, corrupción sistemática, y un derecho a la vivienda que resulta irrisorio, este país está en un límite que no hemos provocado las personas, sino los gobernantes, los que vigilan a los gobernantes, y la banca.  Seguramente nosotros, pese a nuestras machaconas rutinas, somos unos privilegiados, pero que  podrían decir sobre política social y sobre economía los casi cinco millones de parados, la gente joven con incierto futuro, los que dan bocanadas con sus empresas familiares, los que perdieron su vivienda, los que difícilmente podrán acceder a adquirir una, los que tuvieron que abandonar nuestro pais, los que malviven con pensiones ridículas y sueldos de otros tiempos, aunque este movimiento sólo sirviera para mostrar la indignación de un pueblo, bienvenido sea.

La clase política se ha ganado a pulso su desprestigio, los jóvenes que se manifiestan son la cabeza de una rabia largamente incubada por una mayoría que soportamos las injusticias del sistema.
Es curioso, que pese a la crisis galopante, los partidos políticos sigan despilfarrando en sus campañas electorales, sigan empapelando con carteles preciosos, en colores y en un carísimo papel cuché para tratar de convencernos  con sus promesas imposibles de lo que no podrán cumplir jamás, pero es un tiempo de elecciones, el momento de  asegurar que  harán lo que anteriormente no hicieron, es el momento de las poses y de las frases hechas, el instante para esbozar esa sonrisa inamovible como de Gioconda impertérrita, da lo mismo si lo que escuchan es bueno o malo, ellos adoptarán esa postura ensayada de serena superioridad.  Es lamentable que jamás los políticos hagan autocrítica, que reconozcan las chapuzas que pudieron hacer o los desmanes cometidos.  Los candidatos se meten en política por interés, para buscarse un beneficio, colocar a los suyos y resolver su papeleta, la vocación por el servicio a los demás, es lo de menos.
Desgraciadamente como alguien dijo, cuando los políticos ven un grupo de personas, no ven gente sino votantes.

Sobre la banca que decir, os contaré un asunto personal.  Durante varios meses asfixiado por unos gastos solicité un préstamo a varias entidades financieras,  y nada, me daban largas, pedían avales, presupuestos,  y otras excusas lamentables, no en vano, se estaban embolsando un buen dinero en intereses por el importe gastado en mis tarjetas (Las que tuve que utilizar para salir de estos apuros).  Un año después, acabados esos problemas económicos con gran esfuerzo y sacrificio, me encuentro que me ofrecen, ¡¡Todos sin excepción!! Tarjetas,  créditos, 6.000, 8.000, 12.000 € en el momento y sin problemas.   Claro, ya no tengo deudas por las que puedan sangrarme como sanguijuelas que son,  ya soy solvente y ahora me dan el oro, el moro, y mucho más. ¡Qué desvergüenza!

Para acabar, sólo hay un tema que llevo en desacuerdo con este movimiento ciudadano, y es algo que me dicta la sensatez de algunos años en el cuerpo.  No podemos seguir el lema "NO LES VOTES", por que la sociedad sólo puede cambiarse desde dentro. Del mismo modo que el pensamiento independentista de unas comunidades debe construirse sin violencia participando en las instituciones, no votar significa una queja, pero también quedarse al margen, dejar las cosas como están, y eso es algo que no debemos consentir.  Votemos, aunque no creamos en nuestros políticos, aunque nos duela entrar en ese juego impuesto con sus listas cerradas y su palabra farisea. Solo participando podremos levantar justamente nuestra voz contra quienes incumplan sus promesas, contra quienes oyendo este clamor de gente insatisfecha y desilusionada, sean capaces de no tomar partido por el pueblo, de no escuchar y reaccionar ante los gritos que les exigen DEMOCRACIA REAL YA.
No somos mercancía (Campsared Blog)
Este movimiento "Juan nadie" debe despertar las conciencias de nuestra clase política.  Todos los que no representamos a nadie salvo a nosotros mismos hemos alzado la voz para que nos tengan más en cuenta, para que entiendan como dice el eslogan, que no somos mercancía en manos de políticos y banqueros.

Como dije al principio, si algo germina dentro de nuestros resabiados políticos, habrá triunfado la revuelta de los que suelen tener voto, pero muy poca voz, que somos casi todos.  Feliz día de elecciones.

El muro de los deseos: Movimiento 15-M  (Campsared Blog)

10 de mayo de 2011

VENDER EN TIEMPOS REVUELTOS


Esta historia se ha prolongado durante varias temporadas.  Llegó como una novedad a la 'parrilla', la trajo a España un guionista portugués de cuyo nombre no quiero acordarme.  Según parece fue un gran éxito en Estados Unidos, y bien traída la historia  a nuestro territorio patrio, supuso un nuevo estilo de hacer series encadenadas con un mismo argumento:   La venta activa.  "Si tenemos 20 millones de clientes, y a cada uno le vendemos una coca-cola, 20 millones de coca-colas".  Matemática pura, marketing de laboratorio.

Al principio tuvo un 'Share' espectacular, chicles y chupa-chups, promovidos en lote desbancaron cualquier propuesta de la competencia, e hicieron augurar prometedores tiempos a la empresa, y una larga vida a la serie.
Como digo, los primeros capítulos fueron de un dulzor exquisito, se llamaron las '5 ks', y fueron un éxito rotundo, ¿Quién no probó una 'K' en este país?.  Era la 'sensación de vivir' del nuevo siglo, consumir, consumir, y si es posible 'Ks',  ponga una 'K' en su vida.  Sacaron hasta un coche con ese nombre:  El Ford 'K' .
La serie tuvo un sin fin de personajes, pero todo giraba en torno a cinco historias parecidas con un mismo argumento:  La Comida Rápida, la Bollería, los Refrescos, los Helados y los Dulces.

Ya en el final de la primera temporada, alguien decidió 'matar' entre comillas a los Helados, aunque dicen las malas lenguas que se fueron por propia voluntad, cautivados por la propuesta de un millonario ruso que les propuso mucho dinero y mejor clima.
Aquella 'K' fue breve, pero con un papel muy recordado y muy valioso.  Tras su marcha, se incorporó a la serie un actor consumado, versado en mi historias, con cientos de películas a sus espaldas, ¿Quién no ha escuchado una 'película' sobre lo que pasó en aquel o en ese otro lavado?.   Todo el mundo.  Se trataba de la primera gran estrella,  - tanto que hay establecimientos en los que no ha llegado a intervenir por propia voluntad. -  Aquí me instalo, y aquí no. El dictamina su actuación.

Una vez conformado aquel equipo de actores populares, comenzó la batalla por la audiencia.
Las cinco historias que componían cada capítulo cobraban importancia según los meses y los días.  Los Dulces se ocupaban de la parte romántica, los episodios amorosos, las aventuras más tiernas y golosas del guión.

La Bollería no estaba dedicada solamente a historias de lesbianas, eran vivencias de colegas, de amigos, de amistad. Los refrescos ocupaban la franja más salvaje, la parte de la acción, las explosiones, los disparos, el universo de colores sin límite de fuerza.
Los Sándwiches eran para viciosos, aunque albergaban a mucha gente, los estudiantes, los viajeros, los gafapastas, y por supuesto los tipos con dinero.  Cualquier historia relacionada con los sándwiches estaba salpicada con dinero, aunque ya de por sí, el dinero, el deseo y el placer, suelen ir moderadamente unidos.
El principio de cada producción es una incógnita absoluta, y en este caso, no fue distinto, se comenzó con titubeos, el argumento no le gustaba a todo el mundo, hubo protestas y alguna manifestación, el público no estaba acostumbrado a una serie tan rompedora, con unos guiones tan agresivos.
Se llamó al orden a esos chupópteros y correveidiles, a esos 'estómagos agradecidos' según decía la productora, y la serie comenzó a remontar.

Transcurrió la primera temporada, y luego la segunda, siguió invirtiéndose en la serie, se buscaron especialistas en el método stanislavski,  los 'impulsores', que introdujeron nuevas formas de acción y de actuación, el drama, la comedia, un poco el esperpento, y unas primeras incursiones dentro del género del thriller.

Hasta mediados de la segunda temporada, una parte importante de episodios los protagonizaron los lavados, 'el más caro, siempre el más caro', se referían a su caché.

Pasado el tiempo, aquello es pura anécdota.  Se recuerdan interminables jornadas donde cada episodio era aumentar un tanto la popularidad del anterior, había que conseguir el presupuesto, subir el 'Share', batir todos los récords.

El sindicato de actores intervino, se redujo la intensidad, pero en la quinta temporada, entró una estrella de las grandes, de las que habitan el firmamento de la fama, de las que exigen tratamiento de diva, una divina, voluble, caprichosa, capaz de hacer cambiar las reglas para adaptarlas a sí misma.
Nada sería lo mismo desde entonces.  Conocida lo mismo en Hollywood. que en Estocolmo, Pekín o en la dehesa extremeña, la SPO, significó un renacimiento, la nueva cima, el culmen de esta nueva propuesta cinematográfica y televisiva marcada por el ansia, los argumentos repletos de tensión y sadismo, el thriller psicológico, y algún que otro capítulo con elementos de terror.

La SPO era un elemento impulsivo, dominaba con agresividad, con amenazas, resolviendo la mayoría de las historias de manera violenta, da lo mismo que se tratara de una viejecita simpática, de una mujer madura, de un chico joven, o un jornalero sudoroso, todos recibían el  'sopapo',  y algunos, un  'leñazo' considerable, pero subía la audiencia y los ingresos, la productora quería sangre, más víctimas, los actores nos convertimos en asesinos compulsivos, el argumento se centró en hacer víctimas de todo el que pasaba por allí.
La serie dejó de ser un entretenimiento familiar para convertirse en una pesadilla sin final, aquellos argumentos nos convirtieron en psicópatas, éramos asesinos en serie, 'liquidábamos' a trabajadores, a parados, a amas de casa, los personajes secundarios sabían a lo que iban, y algunos la palmaban con una dignidad gloriosa.  Otros se iban haciendo sabios, precavidos, esquivos, sabedores del tema, pero nosotros al ataque, lo mismo les 'arreábamos' con una paletilla de jamón, muy del estilo de Almodovar, o les 'atizábamos' con una caja de naranjas, con un tarro de miel, con unas nueces o con frascos de almendras, que es con lo que afinábamos mejor la puntería.

Con una situación como la que hay en España, hubiésemos tenido que buscar historias de ternura, de solidaridad, temas sencillos, asequibles, cercanos para todos los públicos, pero los directores exigieron violencia máxima, impusieron un número de crímenes en cada capítulo, los asesinos se convertían en víctimas de sus verdugos, el negocio de la televisión se había enviciado hasta  los huesos.

La reciente incorporación de una estrella infantil de padres ricos, nos 'rasca' a todos dejando al descubierto la mísera esperanza de mejora que le aguarda a la serie.
El juego de la audiencia y el dinero marca los pasos ambiciosos de quien posee estos medios,  ya no hay aprecio, no hay hermandad , los beneficios los dan, lanzarse al cuello y hacer cachitos diminutos de cualquier árbol, incluso del caído.

Somos sicarios al servicio de esta Red de 'televisión',  hacemos un programa basura, que ni satisface a los clientes, ni recompensa nuestro esfuerzo, ¡Maldito parné!,  Quienes trabajamos en ello, necesitamos el dinero, y aceptamos estos papeles denigrantes.  Las empresas engullen la buena voluntad de los hombres queriendo acumular fortunas faraónicas que no gastarán nunca.  Establecen sus postulados inquisitoriales sobre las espaldas de trabajadores agotados, clientes hastiados, ilusiones burladas y derechos arrinconados.

La 'televisión' de Campsared, es un territorio de una aplastante ley.  O aceptas esas reglas, o te retiran de la parrilla.
Vender en serie (Campsared Blog)

1 de mayo de 2011

¡QUE TE DEN...!

Hay compañeros que te sacan de quicio en todos los trabajos, no sólo en Campsared, tarde o temprano salta la chispa por que en las relaciones, siempre hay fricción, y si hay fricción hay calentamiento, y el calentamiento puede ser bueno o malo.  Si es un calentamiento bueno pues a follar y listo, pero en nuestro trabajo no se puede follar, no hay tiempo material, y más allá del morbo de consumar aquello dentro del obrador, que es un sitio fantástico, el resto de lugares carecen de un interés consustancial al hecho de cometer una locura, luego cualquier calentamiento en el trabajo, suele ser malo y devenir en una bronca.
Luego hay broncas pequeñas, broncas grandes y broncas  'E+10',  que están expresamente prohibidas en el artículo 31 del Convenio, así que ni me entretendré en ellas, sólo decir que esas no esperan al amanecer para aclararse bajo la luz final del monolito, mientras el turno 3 y el turno 1 ejercen de padrinos, esas se solventan en juicio sumarísimo, y aunque no tienen sexo, si que terminan con frases alusivas del tipo:  "¡Que te follen!",  para acabar la discusión.
Las otras broncas, las pequeñas y grandes se desarrollan entre las bambalinas, por lo bajo, 'el espectáculo debe continuar',  son siempre por minucias, un quítame allá esas pajas, un donde has puesto ésto, un no me has hecho aquello, bobadas que se resolverían en nada, si todos dispusiéramos de tablas adecuadas donde medir la importancia de las cosas.
¿ Discusión de trabajo?,  uno con siete en el baremo, de leve a moderada, tres padrenuestros y marchando, poca cosa, más pajas para aquello del quítame, no penseis mal.

Todo en la vida desmerece en comparación a otros sucesos, ya sean problemas o momentos felices, siempre hay gente que ha padecido o disfrutado más.  El baremo no engaña.  Nuestro momento más feliz, encuentra réplica en la fiesta de las fiestas, y se convierte en un momento alegre y nada más.  Lo triste también se topa fácilmente con la montaña que da sombra más grande y más oscura.  Todo lo que se siente en esta vida es relativo, y por lo tanto intrascendente.

Las broncas de los jefes o de los encargados, o mantenidas con otros compañeros, se disolverán en el tiempo, que es un océano tan voluminoso, que incluso témpanos muy grandes, desaparecen engullidos por su magnificencia.
¿Quién se acuerda de las broncas de chico?,  ¿De los rapapolvos de joven?,  ¿O de las charlas de mayor?.
¿Y de la penúltima bronca conyugal?  Discutir dentro del trabajo es tan inútil y contraproducente como hacerlo contra los sindicatos dentro de este blog.
Cada acontecimiento negativo se refleja en nosotros, como si estuviéramos frente a un espejo, lo que decimos o atacamos nos afecta a nosotros mismos, porque somos garbanzos en una misma saca, somos iguales, somos dos ramas cualesquiera de un árbol, y por fuerza nos rozamos unas con otras.

En este punto debo decir que las mujeres son mucho más chinchosas, el doble, bueno, el doble no, el triple tal vez, mientras que un hombre resuelve diferencias con un simple  "Date el piro vampiro",  o incluso desdeñando el problema, quitándole hierro a la disputa, usando sabiamente el  'baremo',  la mujer, utilizando su visión de las cosas  - Que es distinta diametralmente a la del hombre -,  lo cocina despacio, lo hierve a fuego lento, y lo dispone en cómodas raciones:  Para el compañero, para la amiga, para el encargado...  de una raquítica  'tartera',  saca un banquete para quince,  ¿Y total qué?,  La misma albóndiga en el plato y mucha propaganda.

Estar a malas con quien mañana vas a compartir el trabajo no es de recibo ni entra en la lógica, ni es saludable para el alma, es mejor aclarar la situación, ceder un poco tu y un poco el otro, sacar la 'tabla de baremos', o lo que rayos os parezca pero hacer un borrón y cuenta nueva de esa discusión fratricida e incómoda como un sillón relleno de guijarros.

Un sindicato es el único salvavidas que encontrarás que flote de tu parte en caso de naufragio, y un compañero,  el brazo más cercano que puede asirte o hundirte según quiera.  No seamos tontos, salvémonos del temporal los unos a los otros, las rencillas mejor, en el contenedor, junto a las cosas caducadas.

MAYO 2011, comentarios

Para leer los comentarios del mes anterior (Abril) pincha AQUÍ