COMPAÑEROS DE CAMPSARED



"Podeis decir lo que pensais de vuestros encargados, de los objetivos, de la venta activa, de los cursos, de Sumando valores, seguridad, promotores del cambio, sindicatos, y todo lo que querais. Hubo en tiempos un blog de un compañero en donde mucha gente dejó sus comentarios, hoy no existe y como alternativa nace CAMPSARED BLOG, para reunir a todos los que somos COMPAÑEROS DE CAMPSARED"



Este blog, como indica en la cabecera, originariamente fue creado por un compañero llamado EXPENDEDOR-VENDEDOR el 20 de noviembre de 2008 pero problemas técnicos le impidieron actualizarlo, lo que dio pie a la creación de esta segunda etapa renovada que es la que se abre a continuación.
Como aquel, mantiene la idea de tener una plataforma de comunicación, de reivindicación y sobre todo un medio de expresión para todos los trabajadores de CAMPSARED y de REPSOL, y a la que quedan invitados cualquiera de los trabajadores de EESS sean cuales sean sus marcas.



Bienvenidos todos a este foro de diálogo e información.



Recordar que si visitais esta página por primera vez, para conocer el contenido completo de este blog desde su nacimiento, deberíais comenzar por el antiguo blog pinchando en este enlace:

'www.campsaredsprint.blogspot.com'





27 de octubre de 2011

¿SOIS IDIOTAS?

A principio del mes de octubre, topé con esta carta publicada en la página de un compañero, un discurso acalorado y reivindicativo sobre la pasividad de los españoles (salvo esa 'aldea' de irreductibles indignados que resiste...).  Es una carta que circula por internet hace unos meses y que trata de sacudir nuestras conciencias sobre todas las actitudes indecentes que se suceden ante nosotros, corruptelas, politiqueos y sirvengonzadas que no reciben su merecido en la forma de un pueblo enfurecido sino rendido y resignado a nuestra suerte.  Reproduzco esta carta que podeis revisar también en la página www.facebook.com/soyexpendedor de donde, con permiso de nuestro compañero, la he copiado.
"¿SOIS IDIOTAS?
 Hay un problema laboral del colectivo de controladores aéreos que afecta al 1,2% de la población española (600.000 personas) y casi todos saltáis como energúmenos pidiendo hasta el linchamiento de ese colectivo cuando el día anterior hacen otra reforma del sistema laboral más restrictiva, quitan los 420 euros de ayuda a 688.000 parados que están en la ruina y anuncian cambios drásticos a peor en la ley de pensiones que afectan al 80% de la población y nadie se indigna ni dice nada. ¿Sois idiotas?
Estáis pidiendo a gritos al Gobierno que se apliquen medidas que quitan el derecho a la baja laboral, a los permisos retribuidos y a las horas sindicales, sacar militares a la calle ¿sois idiotas? 
Estáis leyendo que mintieron en los vuelos de la CIA, en el caso Couso, que González era la X del GAL, que gente del PP cobraba de la trama Gürtel, que hay políticos que cobran más de 230.000 euros al año, pero que nos cuestan más de 3 millones de euros, que la corrupción en la política no es excepción, sino norma, que ellos mismos se adjudican el derecho a cobrar la jubilación máxima con pocos años en las Cortes y a nosotros nos piden 40 de cotización, banqueros que consiguen del gobierno medidas duras contra los trabajadores y que tenían que estar en la cárcel por delitos demostrados de fraude fiscal y no decís nada, os quitan dinero para dárselo a esa gente que cobra cientos de miles de euros año, especula con nuestro dinero, defrauda a Hacienda y seguís callados ¿sois idiotas? 
Tenéis una monarquía que se ha enriquecido en los últimos años, que apoya a los poderosos, a EEUU, a Marruecos y a todo lo que huela a poder o dinero, hereditaria como en la Edad Media ¿sois idiotas? 
En Inglaterra o Francia o Italia o en Grecia o en otros países los trabajadores y los jóvenes se manifiestan hasta violentamente para defenderse de esas manipulaciones mientras en España no se mueve casi nadie ¿sois idiotas? 
Consentís la censura en los medios de comunicación, la ley de partidos, la manipulación judicial, la tortura, la militarización de trabajadores sólo porque de momento no os afecta a vosotros ¿sois idiotas? 
Sabéis quién es toda la gentuza de las revistas del corazón, futbolistas supermillonarios pero jamás escucháis a nadie como Saramago o Chomsky u otros mil intelectuales veraces y comprometidos con vuestros problemas ¿sois idiotas? 
Si mucha gente responde sí, aún nos queda un poco de esperanza de conseguir acabar con la manipulación de los políticos y poderosos.
Si la mayoría contesta no, entonces estamos jodidos.
 
Idiotas (Campsared Blog)
EL GOBIERNO: Ha bajado el sueldo a los funcionarios, suprimido el cheque-bebé, congelado las pensiones y reducido la ayuda al desempleo, (EL PARO), para afrontar la crisis que han generado los bancos los políticos y los especuladores bursátiles. 
Nos gustaría transmitirle al Gobierno lo siguiente: 
Dediquen su empeño en rebajar LA VERGÜENZA DEL FRAUDE FISCAL, que en España se sitúa alrededor del 23% del P.I.B. (10 puntos por encima de la media europea) y por el que se pierden miles de millones de €uros, fraude que repercute en mayores impuestos para los ciudadanos honestos. 
TENGAN LA VERGÜENZA de hacer un plan para que la Banca devuelva al erario público los miles de millones de euros que Vds. les han dado para aumentar los beneficios de sus accionistas y directivos; en vez de facilitar el crédito a las familias y a las empresas, erradicarlas comisiones por los servicios bancarios y que dejen de cobrar a los españoles más humildes €30.01, cada vez que su menguada cuenta se queda sin saldo. Cosa que ocurre cada 1º de mes cuando les cargan las facturas de colegios, comunidades, telefonía, etc. y aun no les han abonado la nómina. 
PONGAN COTO a los desmanes de las empresas de telefonía y de ADSL que ofrecen los servicios más caros de Europa y de peor calidad.

ELIMINEN la duplicidad de muchas Administraciones Públicas, suprimiendo organismos innecesarios, reasignado a los funcionarios de carrera y acabando con los cargos, asesores de confianza y otros puestos nombrados a dedo que, pese a ser innecesarios en su mayor parte, son los que cobran los sueldazos en las Administraciones Públicas y su teórica función puede ser desempeñada de forma más cualificada por muchos funcionarios públicos titulados y que lamentablemente están infrautilizados.

HAGAN que los políticos corruptos de sus partidos devuelvan el dinero equivalente a los perjuicios que han causado al erario público con su mala gestión o/y sus fechorías, y endurezcan el Código Penal con procedimientos judiciales más rápidos y con castigos ejemplares para ellos.

INDECENTE, es que el salario mínimo de un trabajador sea de 624 €/mes y el de un diputado de 3.996, pudiendo llegar, con dietas y otras prebendas, a 6.500 €/mes. Y bastantes más por diferentes motivos que se le pueden agregar.
INDECENTE, es que un profesor, un maestro, un catedrático de universidad o un cirujano de la sanidad pública, ganen menos que el concejal de festejos de un ayuntamiento de tercera. 
INDECENTE, es que los políticos se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca (siempre por unanimidad, por supuesto, y al inicio de la legislatura). 
INDECENTE, es que un ciudadano tenga que cotizar 37 años y medio para percibir una jubilación y a los diputados les baste sólo con siete, y que los miembros del gobierno, para cobrar la pensión máxima, sólo necesiten jurar el cargo.

INDECENTE, es que los diputados sean los únicos trabajadores (¿?) de este país que están exentos de tributar un tercio de su sueldo del IRPF. 
INDECENTE, es colocar en la administración a miles de asesores = (léase amigotes con sueldos que ya desearían los técnicos más cualificados) 
INDECENTE, es el ingente dinero destinado a sostener a los partidos y sindicatos pesebreros, aprobados por los mismos políticos que viven de ellos. 
INDECENTE, es que a un político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para ejercer su cargo (ni cultural ni intelectual).
INDECENTE, es el coste que representa para los ciudadanos sus comidas, coches oficiales, chóferes, viajes (siempre en gran clase) y tarjetas de crédito por doquier.
INDECENTE, no es que no se congelen el sueldo sus señorías, sino que no se lo bajen.
INDECENTE, es que sus señorías tengan seis meses de vacaciones al año.
INDECENTE, es que ministros, secretarios de estado y altos cargos de la política, cuando cesan, son los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos salarios del ERARIO PÚBLICO.
 
Y que sea cuál sea el color del gobierno, toooooooodos los políticos se benefician de este moderno "derecho de pernada" mientras no se cambien las leyes que lo regula. ¿Y quiénes las cambiarán? ¿Ellos mismos? Já. 
Juntemos firmas para que haya un proyecto de ley con "cara y ojos" para acabar con estos privilegios, y con otros. 
Haz que esto llegue al Congreso a través de tus amigos. ÉSTA SÍ DEBERÍA SER UNA DE ESAS CADENAS QUE NO SE DEBE ROMPER, PORQUE SÓLO NOSOTROS PODEMOS PONERLE REMEDIO A ESTO, Y ÉSTA, SI QUE TRAERÁ AÑOS DE MALA SUERTE SI NO PONEMOS REMEDIO, está en juego nuestro futuro y el de nuestros hijos. 
¿DONDE ESTÁ LA GENTE? QUE LEVANTAN MASAS PARA EL FÚTBOL Y NO PARA DEFENDER NUESTROS DERECHOS".



La carta circula por internet y es facil encontrarla especialmente en los foros del 15-M, aunque su autor no es Arturo Pérez Reverte, a quien erroneamente se le atribuye, sino que es un refrito de varios artículos periodísticos, uno de Jesús Sanz Astigarraga, publicado en el Diario de Navarra,  otro de J.M. Gómez Villanueva para el diario 20minutos (Es lo que tiene internet, que destapa a cualquiera), y un tercero, o frases sueltas de distintas cosechas, aunque podemos adjudicárselas por su mayor peso, a Ezpala y sus cosas, un blog del Pais.com  pero da igual, los tres fundidos no dejan de decir unas cuantas verdades de las que habría que tomar nota (Los políticos en primer lugar).
.

16 de octubre de 2011

VENDIENDO SUEÑOS

¿Quiere unas cerezas?
Leyendo unas palabras que escribiera Revoltosina hace algún tiempo, me sobrevino a la cabeza una idea, bueno, es un decir, por que los textos a veces llegan raudos como si te alcanzara un botellazo, y otras veces crecen lentos como el cabello, y hay que 'lavarlos y peinarlos' para que tomen forma definitiva.

Ella se confesaba de pecados veniales, de utilizar en vano palabras como 'riquísimo' o 'reciente', de ponerse el disfraz de 'buena chica' para lograr alguna venta.  Y es que, francamente, nos hemos convertido en mentirosos compulsivos, somos charlatanes de feria vendiendo falsos ungüentos milagrosos. Adornamos las ventas de piropos, de cualidades deslumbrantes, transformamos la fruta en ambrosía convirtiéndola en multivitaminas. Las almendras son las mejores del planeta, los quesos hacen las delicias de los gourmets franceses, nuestro Rioja de seis euros botella, es poco menos que la envidia de los Vega Sicilia, y en las orillas del río Duero, tienen a vírgenes descalzas pisando uvas, para darles un toque afrodisíaco y delicioso a nuestros vinos de Ribera. Y por si fuera poco, vendemos un aceite de oliva, más que virgen, sagrado, aporta juventud, vigor sexual, salud eterna y todo envuelto en aromas de misterio; a su lado los santos oleos con que ungieron a cristo, son escupitajos de cabra. En fin, nos hemos habituado a mentir, bueno, tal vez a mentir no, pero a vender la luna con un lazo, seguro.

Dicho de otra forma, cuando ofrecemos una SPó, vendemos una 'moto' de mucha cilindrada, una moto que más que correr, vuela. Hemos adoptado unas formas de mercader viajado, exageramos como nadie, adjudicando virtudes y sabores fantásticos. Igual decimos que tal o cual producto mejora las varices, o que la oferta es única e irrepetible, o que sin esa venta nuestros méritos va a quedar en entredicho y nuestro hijos en ayunas.  Hemos alcanzado niveles de falsedad considerables: "la fruta acaba de llegar", "las cerezas son las mismas que toma el Maharajá de Kapurthala", "la paleta es riquísima, se deshace en la boca" (Y apenas la hemos visto, y ni siquiera olido, y muy posiblemente ya esté dura si lleva mucho expuesta), "estos quesos manchegos son un caprice des Dieux, no probó nunca cosa semejante, usted verá, mañana igual no tengo".  La retahíla de piropos que reciben aquellos alimentos, bien podría hacernos merecer ser hijos predilectos de alguno de esos pueblos en donde se producen los productos.

Inflamos cualidades pasables para obtener la tan preciada venta. Nos hemos convertido en magos, ilusionistas que vendemos quimeras envueltas de confeti y luces de colores. De nuestra chistera de palabras, extraemos suculentos productos, y ante la sorprendida mirada del cliente, transformamos almendras en palomas, o unos garbanzos en pepitas de oro. Presentamos esos productos como si fueran el alimento de los dioses, la exquisitez de lo exquisito, la crème de la crème. ¿Quién dice que no acabaremos vendiendo la pasta d'italia asegurando que nuestros tagliatelle son los mismos que utilizaba Berlusconi para aguantar el bunga-bunga, o caviar luso certificando que es primo muy cercano del ruso, pero infinitamente más rico y más barato. Tal vez diremos que las fresas llevan champán y viagra incorporadas, o que el jamón es de una finca ancestral de la familia de Francisco Pizarro en la dehesa extremeña.

Pero lo más dramático de todo esto, no es que ya estemos en el top ten de los más embusteros de la historia,  desbancando a Pinocho y por detrás de Clinton, lo malo es que nos gusta, disfrutamos y crea adicción.  No hay nada como vender varios productos urdiendo un cuento chino sobre sabores legendarios y propiedades mágicas. Cuando se marcha nuestra víctima, nos regodeamos como un malo malísimo de los que salen en los dibujos animados, nos encanta haber inventado una patraña para vender esa paleta o el frasco de aceitunas.  Disfrutamos hasta tal punto que casi nos deshacemos de gusto al ver que somos émulos de la bruja Avería.


Sabemos que está mal, que si tuviéramos las napias de madera, serían más largas que un taco de billar. Pero después de producidas varias ventas seguidas, hemos entrado en éxtasis,  no somos dueños de nosotros mismos, se nos excita el hipotálamo, y somos capaces de vender los bollos de anteayer diciendo que son de esta mañana, de borrar la caducidad a unos refrescos, o de endosarle a cualquier vieja la partida de chocolates que se nos echo a perder hace dos meses.
¡¡He vendido una paletilla!!
Somos malos, nos buscamos la vida como pillos. Durante varios años hemos asimilado dotes de feriante que muy bien nos valdrían para poner un puesto en cualquier zoco o mercadillo de los pueblos.  Vendemos SPOs, pero lo hacemos envolviéndolas de guirnaldas, aumentando sus cualidades hasta hacerlas quiméricas.  Hemos aprendido a vender, con sus virtudes y miserias, hemos perdido el miedo y la vergüenza, pero también nos hemos hecho sinvergüenzas, por que lo mismo vendemos chicles, que loterías, que lotes de embutidos, o incluso el monolito a un chatarrero si nos lo propusiésemos, y todo, sin pensar en el prójimo.

Para bien de la empresa -y no lo sé si nuestro-, desde que entramos somos depredadores que buscan dar bocados a diestro y siniestro.
Si pretendíamos ser esmerados trabajadores, ya lo hemos conseguido, pero con la decencia entre comillas, por que aportamos, somos productivos, participamos activamente en levantar las ventas de la empresa, pero en el Día del Juicio, seguramente pasemos varios siglos en el purgatorio antes de que decidan si entramos o no entramos en el cielo de los justos.
. POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO A CONTINUACIÓN. GRACIAS

8 de octubre de 2011

CAMPSARED GRAN BAZAR

Alguna vez he oído la queja de algunos compañeros nuevos, o de aquellos que llevan poco tiempo y exclaman ¡Esto no es normal! ¡Parecemos un supermercado!  Una rancia opinión suscrita por bastantes clientes y no pocos expendedores que no comprenden que en la diversidad está el negocio, y que vender de todo es el camino más correcto para no equivocarse.   Los kioscos no solo venden prensa, las papelerías son grandes tiendas multirregalo, e incluso una tradicional panadería vende cromos, bebidas, y hasta productos inesperadamente ajenos como pilas o comida de perros.  Pero los reyes del negocio variopinto, son los chinos, con sus hiper fantásticos, auténticos planetas paralelos donde es posible hallar lo insospechado, como si fueran laberintos para pasar la tarde. Hay tiendas de chinos tan enormes, que entras un viernes y sales un domingo como quien no quiere la cosa.

Los compañeros ya no recuerdan o vivieron las estaciones de hace años -las grandes-, tiendas abarrotadas con los más variopintos y mezclados artículos, donde teníamos, pues de todo, como en botica, fruta bien dispuesta en bandejas, regalos, peluches, llaveros, colonias ¡Tabaco en caja! y en abarrotados armarios,  ¡Alcohol a tutiplén! (Como para surtir los botellones de cualquier macrofiesta), y es que las estaciones de servicio siempre han sido puestos de todo a 100 (Y de ahí para arriba, desde luego). Prácticamente todos los establecimientos disponían de un catálogo de Henifersa (empresa que se dedicaba a vender cosas de chinos sin ser chinos, aunque no se...), o McLane con sus cajas verdes de plástico, ¡los totes!, enormes cofres llenos de sorpresas que hubieran hecho las delicias de un niño un día de Reyes, y otros muchos, por que en los años de liberalización, cualquiera que pasaba por allí podía endilgarnos sus productos ya fueran sólidos, líquidos o gaseosos.

Ofrecíamos pequeños electrodomésticos, también botas camperas o zapatos, navajas de Albacete, relojes, multitud de adhesivos y gadgets para automovil, herramientas para satisfacer a los bricomaniacos, cerámica, souvenirs para viajeros caprichosos, ¡fundillas decoradas para los cigarrillos!, zippos  de colección, botas de vino, plumas estilográficas, y llaveros de animalitos y de adornos surtidos, que se apiñaban en la zona de caja (Hubo una época dorada para la venta de llaveros). También había peluches para adherir a los cristales, cargadores de móvil, mantas, medias, bragas, camisetas de 'Viva España', los toros y el flamenco, y por supuesto los imprescindibles cassettes de El Payo, Pimpinela y los éxitos del verano, todos esos recuerdos y productos que los entretenidos proveedores locales ofertaban ladinamente a cada uno.


Yo recuerdo haber hecho hasta perritos calientes nada menos, con las salchichas recocidas hora tras hora, como el asiento de un camionero que viene de Alemania.

Todo un bazar de chinos que ya nadie recuerda o parece recordar, y todo dentro de una gasolinera, de alguna antecesora de nuestras estaciones.  Eran tiempos de cantidad y variedad, tiempos de marketing alborotado, de productos que afloraban como los tréboles en un jardín.
Hoy prima la selectividad, aunque de cuando en cuando, como en la E.S Marbella pueblo, pude ver hace poco que el espíritu de los comercios chinos comenzaba a infiltrarse en nuestras tiendas.  Allí, en medio de aquella gran habitación, tienen una hermosísima góndola llena de baratijas a un euro, si si, coladores, sartenes, destornilladores y posavasos de cartón, un preludio del universo chino al que avanzamos (¡Y encima te cobraban las bolsas!, ¡Ahí es na!)
No se si serán ellos o nosotros, pero, cuando visito una tienda de chinos me pregunto si en el futuro comenzarán a regentar gasolineras low cost,  y volveremos a llenar nuestras estanterías y baldas de cosas inservibles y productos de baratillo,
China- sprint, el sabor de lo auténtico (Campsared Blog)

Hace unos años, en una de nuestra estaciones entró un chico oriental a trabajar, y era una novedad y una sorpresa para quienes pasaban a la tienda que invariablemente exclamaban ¡Coño, un chino!  - No soy chino - aclaraba él - soy coreano, pero inmediatamente volvía a colarse otro paisano sorprendido, - ¡Hostias, un chino! -
Song Ji-Kyung que se llamaba aquel chico, aunque en su chapa blanca de entonces sólo figuraba escrito Song, como si fuera un cántico a la variedad
- Song, tienes nombre de canción -
- No es una canción, se refiere al año de mi nacimiento - decía.
Song me contó que sus padres tenían un restaurante, pero que el estudiaba para romper el arquetipo y trabajar en otra cosa.  A su dificultad con el idioma, unía su afán por complacer y una sonrisa permanente, lo que lo convertía en un tipo simpático, y un añadido exótico para una antigua y sorprendida clientela burgalesa, que por aquel entonces aún se extrañaba de ver un extranjero por la calle -Ese chino es el que trabaja en la gasolinera- cuchicheaban - y Song les sonreía con su inequívoca bondad oriental.

Últimamente nuestra actitud y modos semejan a los de aquel lejano expendedor coreano;  nos desvivimos en sonrisas, decimos precios altos en voz baja y trabada como si pronunciáramos algún dialecto extraño, y asentimos con la cabeza si nos llaman cargantes y latosos, soportando con talante oriental que amplíen las horas de trabajo, y que tengamos que vender 'rollitos de primavera' con aspecto de SPO.
Antonio Brufau (Repsol)
su Shulin Presidente de Sinopec el verdadero acuerdo con China
Su Shulin (Sinopec)
Hace unos meses, el viceprimer ministro chino Li Kequiang llegó a un acuerdo con Repsol para la explotación conjunta de sus recursos en Latinoamérica. Me pregunto si en el futuro, esta extraña pareja no llegará a convenios más terrícolas que deriven en la fusión de idiosincrasias y trabajo para la instalación de estaciones de servicio regentadas por chinos y españoles.  Es sabido que en China, el respeto a los derechos humanos no es su fuerte, por lo que algunos directivos de Campsared estarían encantados de acogerlos, adoptar sus maneras, incluso de celebrar el año chino con paletillas de jamón y vino de la Rioja, eso si, tendríamos que vender luces de navidad, gatos de porcelana y transistores de bolsillo en los estantes de bazar.

Este mes de julio entró para las vacaciones de verano una muchacha dulce de mirada oriental, se llama Lian, y aunque ya estemos el siglo XXI, enseguida volví a escuchar de mis paisanos que iban a repostar aquello de:  - ¡Coño, una china! -
Pero Lian les sonríe, y con la misma sonrisa deliciosa y un perfecto y articulado castellano les corrige - No soy china, soy española. ¿Quereis llevar unos melones de Tomelloso, son riquísimos?  Vienen dos por caja -

Proverbio chino: "Nada abriga mejor que el calor de una sonrisa"
y otro "El hombre que no sabe sonreir, no debe abrir una tienda".

*****************************
********************

PD.: Dedicado a Lian, y a todos aquellos que se buscan las habichuelas muy lejos de su tierra batallando contra la incomprensión y los prejuicios.

1 de octubre de 2011

MI JEFE DE ZONA

RESULTADOS DE LA ENCUESTA
No cabía esperar otra cosa, cogiendo restos de aquí y de allá, el monstruito que íbamos a montar no podía ser de los que parten la pana por las calles, ni siquiera de los que lucen en los despachos, como la cabeza de un alce o un butacón Luis XV, nuestro Jefe de Zona desconstruido, tiene más piezas de desguace que nuevas, osea que todo lo que muestra, o su gran parte, es lo que arrancaríamos a un ser humano para proporcionarle mayor humanidad.  Si imaginábamos que un jefe podía tener ademanes amables, una mirada comprensiva y unos gestos magnánimos, los resultados obtenidos por la encuesta nos demuestran  que nos hemos equivocado de parte a parte, es decir, ni por asomo vamos a hallar a un santo tras el aspecto de demonio.  La encuesta viene a decir que, un Jefe es lo que es, una fiera que no te arranca un brazo por que no le interesa que seas medianamente productivo, y es que nuestro rompecabezas ha descubierto un frankenstein con  cualidades que ya quisiera para si cualquier villano de película, cualquier perverso dictador africano, o cualquier desaprensivo hijo de puta navajero, hemos hallado al malo de los malos.

Bien, vayamos por partes. La primera cualidad que apreciamos es la falsedad, 24 votos, pero ¡¡48 % de los votantes!!, osea, la mitad de los trabajadores considera falso a su JZ.  Digamos que para empezar, no es la mejor tarjeta si pensamos que todo lo que pronuncie nuestro jefe van a ser palabras marcadas, letras de quita y pon, y doble juego.  Nuestros Jefes de Zona, son, o los vemos en su versión más suave, como vendedores de crecepelo, unos auténticos mentirosos compulsivos (Dios los cría, y ellos se juntan, pensarán los clientes cuando nos juzguen articulando nuestra dialéctica de ventas). Primer suspenso: La sinceridad.

Segunda cualidad, la ambición (10,5 %, más tarde hablaré de ella), nuestros jefes son ambiciosos hasta el punto de cometer injusticias (3ª cualidad, 9,2 %), ser malas personas ( 8 %),  y convertirse en déspotas (9 %) capaces de arrollar a cualquiera, arruinar vidas y de comerte las entrañas, si es que alguno practicara el canibalismo. Unas joyas en toda regla.

Hasta ahora, no hemos hecho más que plasmar a un directivo tipo (Es cierto, también Angela Chaning daría el perfil con todos los matices mejor representados), ¿Es nuestra empresa Falcon Crest, si cambiamos los vinos por petroleo? A los empleados nos parece que el ejemplo es interpolable, por que a las cualidades resumidas aún habría que añadir que son competitivos, 22 %, trepas, 24 % (que es la peor versión de alguien competitivo), y por si fuera poco, una cualidad que resume una visión, o un comportamiento: Nuestro Jefe de Zona es un/a  imbécil según el 22 % de los trabajadores, es decir, entre todas las cualidales que le adornan, el de que sea un/a imbécil matiza todas las demás, es un atenuante, por que no se puede ser un villano asustaviejas, mentiroso y de comportamientos psicópatas, y además ser un/a imbecil. a no ser que ésa sea una variante para momentos íntimos, o una justificación a los desmanes: La estupidez como causa principal de sus actos.
Breivik-161x300
¿Mi Jefe de Zona?
(Campsared Blog)
¿El modelo que toman nuestros Jefes no será el del asesino convicto Anders Behring Breivik  a quien parte de sus vecinos en Oslo señalaban como, a veces antipático, pero inteligente y buena persona (8 %), como cualquier jefe de zona en horas libres?.   Tiene hasta ese aire de tipo inofensivo, la sonrisa falsa del... verás lo que te espera, y una mirada fría capaz de todo por obtener sus resultados. ¿Es mi Jefe de Zona un psicópata reconvertido en directivo, o es la piel que habita para causar respeto y diligencia?

¡No por Dios!, no seamos demagogos, nuestros Jefes también tienen cualidades de las de presumir, no todas iban a ser de andar por casa. Por ejemplo, son ambiciosos ( 34 % de las opiniones)... aunque ahora mismo no se si es algo malo o bueno. Cuando la ambición hace sangre, es mala seguro. Cuando la ambición es egoísta creo que también, entonces ¿Es algo malo o bueno? Yo creo que la ambición es como un cuchillo, depende de como se utilice.

Pero hay otras virtudes que son incuestionables, pocas si, pero igualmente merecidas.  Un 16 % opinan que su jefe es inteligente. Puede que sea un cabrón, pero el tío es inteligente, sabe lo que se hace, y si encima es ambicioso, pues sabrá a donde se dirige. Un 12 % de los votos lo califica de eficaz; perfecto, como debe de ser, si encima de tener mala uva, fuera un inepto, menuda papeleta.

'Cuidao', además hay un Jefe de zona por ahí, que es simpático, generoso, comprensivo y realista. Que no se entere su Delegado Regional; estos completaron su formación en academias militares, y todas esas cualidades son de una Barbie primavera, una auténtica maldición para el cargo. ¡Lagarto, lagarto!, "No queremos JZ con conciencia",  reza en la puerta de los despachos oficiales. Pese a todo, hay alguno dialogante y buena persona (10 y 16 %), tal vez uno, tal vez dos, más no creo, tres como los Reyes Magos a lo sumo. No te miran por encima del hombro, sonríen y mueven la cabeza como el resto, lamentando las apreturas y acaso hasta el 'sistema'.  Si, uno votó sincero.
-Soy tu Jefe de Zona, te estoy viendo (Campsared Blog)
¿Es compatible ser JZ con ser buena persona? El hecho es discutible. Mi vecino tenía un rottweiler que era un perro buenísimo hasta que le arrancó la pierna de cuajo a una vecina. Buenísimo repetía el vecino, y dialogante, lo entendía todo, pero ese día ni en alemán, ni en checo, ni en ingles hacía caso el jodido perro. Es lo que tiene juntarse con 'elementos' potencialmente peligrosos, que si les entra un día el instinto, te muerden la cabeza y no hay quien se libre de ellos.

Pero allí acaban los halagos, ser del montón o ser recomendado, aún no siendo condiciones malignas, no llevan asociado buen cartel, dejémoslas a un lado. Todavía nos quedaban varias actitudes contrarias con que adornar este retrato robot de nuestros JZ. Unos cuantos opinan que es caprichoso y desastroso (11 %) a partes iguales, seguro que lo dicen por algo, no se cuelgan san benitos de este calibre a la ligera. Algunos dicen que es pasota, otros tacaño (eso seguro), a no ser que tocaran con el precavido (2 %), que lo ahorra todo por si acaso. Y uno tiene un Jefe iracundo, no sólo déspota como son el resto, éste revienta las bisagras de las puertas y ladra por el móvil. Como sean los mismos que lo tienen como mala persona (26 %), están listos.

Con estos mimbres, en la mesa de operaciones era difícil componer un Jefe deslumbrante que pudiéramos presentar a las amigos, sin que hiciera una escabechina en uno de sus prontos. Tampoco un líder intachable, cuyo retrato encabezara el comedor de casa, ni alguien por quien hiciéramos una colecta para erigirle un monumento, acaso, como al Sheriff de Nottingham, para saciar sus ambiciones.

Supongo que, como los guardias civiles, o los inspectores de Hacienda, cuando salen de casa, deben hacerlo con un palo metido por el culo para quedar más dignos, más circunspectos y severos, y que otro tono, es incompatible con su cargo. Lo que si es preocupante es que sean FALSOS como mayoritariamente se les considera, un pecado que nada tiene que ver con la jefatura que ostentan, y mucho con la forma de ser.

Al final, nos ha salido un jefe... ¿Normal?  ¡Vaya por Dios!

Jefe de Zona 'maligno' (Campsared Blog)

Revisar resultados al completo en la página de ENCUESTAS (Pinchar)

OCTUBRE 2011, comentarios


Para leer los comentarios del mes de SEPTIEMBRE pincha AQUÍ

OCTUBRE tiene más de 600 comentarios. Cuando llegues al final de cada página debes pulsar  mas reciente>> o El mas reciente>> para llegar al siguiente bloque de  200

Ir del 1 al 200 - Ir del 201 al 400 - 
Ir del 401 al 600 - Ir del 601 al 800       Ir al más reciente»


.