COMPAÑEROS DE CAMPSARED



"Podeis decir lo que pensais de vuestros encargados, de los objetivos, de la venta activa, de los cursos, de Sumando valores, seguridad, promotores del cambio, sindicatos, y todo lo que querais. Hubo en tiempos un blog de un compañero en donde mucha gente dejó sus comentarios, hoy no existe y como alternativa nace CAMPSARED BLOG, para reunir a todos los que somos COMPAÑEROS DE CAMPSARED"



Este blog, como indica en la cabecera, originariamente fue creado por un compañero llamado EXPENDEDOR-VENDEDOR el 20 de noviembre de 2008 pero problemas técnicos le impidieron actualizarlo, lo que dio pie a la creación de esta segunda etapa renovada que es la que se abre a continuación.
Como aquel, mantiene la idea de tener una plataforma de comunicación, de reivindicación y sobre todo un medio de expresión para todos los trabajadores de CAMPSARED y de REPSOL, y a la que quedan invitados cualquiera de los trabajadores de EESS sean cuales sean sus marcas.



Bienvenidos todos a este foro de diálogo e información.



Recordar que si visitais esta página por primera vez, para conocer el contenido completo de este blog desde su nacimiento, deberíais comenzar por el antiguo blog pinchando en este enlace:

'www.campsaredsprint.blogspot.com'





21 de diciembre de 2012

NAVIDADES BLANCAS GRISES

Una vez más se nos han echado encima las fiestas. Otra vez el turrón, los polvorones y alguna que otra SP que se habrá colado en nuestras casas para aliviar las pocas ventas de la estación, y atemperar nuestra conciencia de malos vendedores.`

No ha sido un buen año para nadie, Ni para aquellos que trabajamos, ni para todos los que perdieron su trabajo y tal vez más, la casa y la ilusión. En lo laboral se ha tensado la cuerda, los jefes de todas las empresas, bien por necesidad, bien por avaricia han apretado el nudo y han exigido más de la cuenta, como en los mejores tiempos del abuso: Jornadas interminables, bajos sueldos, incertidumbre en el trabajo, todo lo que hace que la esperanza se tiña de gris cuando se trata de adornar el porvenir.

En las estaciones de servicio nada ha cambiado, o si, el sueldo sigue siendo el mismo, o ha mermado, por que los incentivos se han quedado raquíticos como algunos filetes cuando pasan por la sartén y sueltan agua quedándose como un escalopín. No corren buenos tiempos para vivir la navidad más alegre. Ha sido un año duro, con muchos compañeros que se fueron, y a quienes mando un recuerdo desde aquí. Sus estaciones pasaron a  manos de privados y eso sin duda es una lotería que ninguno queremos jugar, porque el azar es caprichoso, y sin embargo las facturas, son puntuales, y no entienden de malos tiempos y suerte desigual.

2012 fue el año de la crisis, y no imagino un 2013 más funesto como auguran. La vida de la gente no tendría que depender de los malabarismos económicos de unos pocos, de sus apuestas, de sus negocios...  El futuro de las personas tendría que ir a mejor por fuerza, por que es humano el deseo de prosperar, y no una falta o un delito del que nos quieren acusar para que paguemos entre todos sus desaciertos y codicia.

La crisis se ha llevado los objetivos por delante, soy consciente, así que no me quejo por que mis incentivos en los últimos meses hayan encogido hasta los mínimos sesenta y ocho euros, ya que el trabajo también se ha relajado, y a veces salgo hasta la puerta, a mirar, por si alguien ha cortado la calle, como en una vuelta ciclista, y por eso no entra nadie a comprar o a repostar. Hay que ajustarse el cinturón un poco más, hay que apretar los dientes y aguantar el chaparrón, y esperar a que escampe lo antes posible. Y al final, escampará.

Quiero desearos unas felices fiestas, y mucha, mucha suerte para el año que viene, que no ocurra como con este Blog que se han estancado los seguidores o se han pasado al Facebook, o se asoman con su antifaz anónimo sin buscar amistad, como furtivos que disparan desde la sombra. Además, hay sindicatos que se alegran, otros que se enfadan, compañeros que piden más batalla,  gente que se pierde en conflictos laborales, gente que se aburre, gente que se cansa, gente que se desespera... Tal vez en el futuro muchos ya no estemos, pensando en la que se avecina: estaciones low cost, surtidores en automático, chinos, y rusos, y alemanes buscando nuevos horizontes entre las petroleras españolas, que se hacen las difíciles, pero tal vez acaben en el catre.

Mucha suerte y felicidades a todos, que el 2013 nos depare tantas cosas buenas, que no tengamos más remedio que brindar cada mes para celebrar lo bien que nos ha ido. Por que nuestros problemas y temores se hayan disipado, y nuestro sueldo se haya convertido en una fuente inagotable de alegría. 

Os espero el año que viene (y lo que queda de este año) al pie del cañón, que no me entere yo que me engañais con el Facebook, que todo es silicona y apariencia, nosotros somos los auténticos, los genuinos, y lo mejor de cada casa.

FELICES FIESTAS, 
FELIZ Y PRÓSPERO AÑO NUEVO

Os dejo con algo divertido para que terminemos con buen sabor de boca.

PD.: Un cariñoso recuerdo para todos aquellos que ya no trabajan con nosotros.
Suerte y adelante.
.

13 de diciembre de 2012

LA HUELGA DEL 14

Hace ya un mes, en este país hubo una huelga; ya casi nadie lo recuerda. He titulado este artículo "la huelga del 14" por que me evoca tiempos muy remotos en el siglo pasado, como si hubiera trascurrido un siglo desde que nuestros sindicatos quisieron poner patas arriba a este país. ¿Y qué ocurrió? Apenas se recuerda ya por que su resultado fue más que cuestionable: ¿Un fracaso?, veamos.

Las crónicas nos hablan -más allá de las cifras inverosímiles y contrapuestas- de que el consumo eléctrico fue un 13 % inferior al de un día corriente, por tanto, ante tan rigurosa conclusión, la huelga fue un desastre.

Digamos que este porcentaje se obtiene de comparar el día de huelga con el previo, lo que lleva a errores de bulto, ya que en una oficina, por ejemplo, que hayan hecho huelga la mitad de los operarios, el resto van a gastar la misma luz al proseguir con el trabajo, y así, en bares, oficinas, y establecimientos varios. O se ponen todos los trabajadores a una, o las fuentes oficiales, se agarrarán al clavo ardiendo del consumo eléctrico, para decir que allí no hizo huelga ni dios. De las apreciaciones oficiales ni hablamos por lo ridículo de unos datos disparatados, políticamente manipulados por las partes que tratan de arrimar el ascua a su sardina como si los que lo observamos fuéramos cenutrios afectados de ceguera total.

Cuatro gatos, según Delegación de Gobierno (Campsared Blog)

Pero bueno, por encima del relativo éxito de la huelga, light por diversos motivos, la manifestación posterior, demostró que una gran parte de la población está hasta las narices de pasar estrecheces, y de ver sombras al final del túnel. Todos sabemos que en las circunstancias actuales (empresas económicamente renqueantes, otras que acarician un E.R.E., hogares que se han tenido que apretar el cinturón hasta extremos impensables, y el miedo, que es muy libre y humano), han hecho que el valor -muy necesario en estos casos para enfrentarse al empresario- haya sido superado por la prudencia, por el pensamiento resignado de que "en otro momento será", en definitiva, el arsenal de excusas que guardamos para estas ocasiones, a fin de conservar la dignidad.

Sin embargo, el éxito de una reivindicación, no se debe medir por el número de trabajadores en huelga (que ya hemos visto que es manipulable), ni por lo larga que sea la cola de manifestantes, sino por los objetivos logrados, por la capacidad de forzar a un gobierno a cambiar sus decisiones. En ese aspecto, si podemos decir que la huelga fue un fracaso, el gobierno no ha dado un paso atrás, ni lo dará, bien por que tiene las manos firmemente atadas por sogas made in Germany, o por que se ven fuertes y su autoconfianza les permite pasarse por el forro cualquier reclamación que les desvíe de su alocada hoja de ruta.

¿Y ahora qué?: La opción hubiese sido organizar rápidamente una huelga en diciembre, y otra en enero. Entre los polvorones y las uvas tendríamos que buscar fecha para la siguiente en febrero (tal como hacen los sindicatos de transportes), luego en Semana Santa, y en el puente de San José. O una serie de huelgas programadas cada viernes que significaran una presión real, la revolución de las clases bajas y un invierno caliente de verdad... Utópico desde luego. Y para bolsillos preparados.

La otra opción es rendirse, dar por bueno lo que pueda ocurrir y encomendarse a cualquier santo de nuestra devoción, escribiendo en las próximas pancartas: "Dios proveerá", como signo de nuestra sumisión tras haber llevado una vida disipada.

La tercera opción es mudar la táctica, renovarse, cambiar el discurso y por supuesto a sus representantes. Es evidente que tras varios fracasos, nuestros líderes sindicales, han tocado fondo, no se puede luchar con unos representantes caducados. Son otros tiempos, y las viejas consignas obreras suenan a documento sonoro en disco de vinilo. El tiempo, y el repetido discurso sindical, ha logrado que nuestros sindicatos sufran un desgaste similar al de la clase política. Esto, junto con las sospechas sobre los liberados -sagazmente manipuladas por los voceros de la derecha-, su dudosa participación en los consejos de administración de las Cajas,  escándalos sobre expedientes de regulación, etc., la reiteración de sus consignas (sesenteras) y la falta de resultados, han agotado su crédito, desilusionando al común de los trabajadores.

Un compañero nuestro, sindicalista (y posiblemente muchos anónimos), se afana cada día, en tratar de dar lustre a esa imagen deteriorada con sus consejos y asesoramiento (¡En horas libres!), pero la costra de podredumbre ya es irreparable, la gente no cree en los sindicatos, y los sindicatos -por mucho disimulado afán que le pongan- tampoco creen en la gente, saben que su "ángel" en otro tiempo encantador, hoy luce greñas y ojeras, y un triste porte de indigencia, que ya no llama la atención.

Este país está sobre quemado. En nuestro trabajo escuchamos cada día las penurias que nos relatan los clientes, los pocos que nos quedan, muchos de los que antes alegraban el depósito de su coche con un lleno, y ahora le echan diez euros tristes, o cinco míseros, pidiéndole el esfuerzo de mover esa maquinaria el mismo tiempo o recorrido que antes.

Si la gente no fue a la huelga no es por falta de ganas, ni de motivos, pero los sindicatos, ya no son capaces de ilusionar. Cuando al final de cada manifestación, los líderes sindicales hablaron con ese soniquete ridículo de nuestros derechos, criticando al gobierno, a los bancos, y pidiendo un utópico referéndum (que saben que nunca llegará), nadie los escuchaba, solo ellos mismos, sus familias, sus allegados, los sindicalistas y los liberados, por que en el seno de la manifestación, todo el mundo tenía preocupaciones peculiares, domésticas, pequeños dramas personales, vidas anónimas alejadas del discurso político, mareas de todos los colores, unos pidiendo que cesen los recortes en sanidad y educación, y que éstas sean de calidad por el bien de sus familias, por el temor a que sus hijos no sean tratados como ellos siempre imaginaron. Otros clamaban contra el cierre de sus hospitales, por privatizaciones, por desahucios  por miedo a que mañana no tengan trabajo ni tampoco futuro.

Cuando los líderes sindicales hacían su discurso, miles de personas marchaban ya hacia sus casas sabiendo que su voz  y su grito ya estaba dado, lo que quedaba, eran los fuegos de artificio políticos, en los que ya no cree la gente. Esta grieta entre sindicatos y ciudadanos, es difícil de arreglar, salvo con nuevos líderes, no importa que sean jóvenes o viejos, pero si diferentes, nuevas caras que ilusionen por que su voz y su discurso nazcan de escuchar a la gente, y no del brillo místico y fariseo de la política.

Con gente nueva, el futuro es posible (Campsared Blog)

POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO A CONTINUACIÓN. GRACIAS  

4 de diciembre de 2012

ALTERNANCIA

Hace unos pocos días (el 29/11/12) tuvo lugar frente al campus de Repsol, una concentración de los trabajadores de Campsared, unos cuantos de STR (el sindicato convocante) y otros tantos que no tenían bandera, sino ganas de las las cosas cambien.
Dicen que no hubo gente suficiente, dicen -con menosprecio- que los de STR se acompañaron de otros trabajadores reclutados de aquí y de allá (como si hubieran recogido adeptos en una cola de parados a cambio de un bocadillo de salami) para apoyar la causa.

El caso es que, como los encargados, los expendedores y los sindicalistas que acudieron no iban clasificados por colores ni tenían rasgos físicos que los diferenciaran (amén del anhelo nervioso de estos últimos, por que aquello saliera bien), se montó una protesta muy correcta y bien avenida, con sus banderas y pancartas, con sus pitos y sus consignas convenientemente dosificadas para calentar el ambiente, y que no decayese bajo los rigores del frío madrileño.

¿Había gente?: Si, había gente. ¿Hubo ruido?: Si, hubo suficiente jaleo para que nos prestaran atención, asomados desde aquellas oficinas acristaladas un buen puñado de curiosos, que posiblemente reían ante nuestro ridículo propósito de reclamar derechos y unos dineros, que hace tiempo que crecen y se multiplican, fuera de nuestras cuentas personales.


La protesta se basaba en tres puntos principales: El cese o en su caso, control sobre los subarriendos, la recolocación del personal que pueda verse inmerso en estos dramas, el cobro de los atrasos que se nos adeudan desde que se paralizó el convenio allá por el año 2010, y por ende la resolución de un convenio ya sea del grupo o sectorial, que nos muestre cuales son las reglas del juego en el que nos movemos y moveremos en los próximos años.

Campsared es la empresa del grupo Repsol con peores condiciones laborales, y la crisis, ha llevado a la papelera hasta los más discretos objetivos. Pero no somos los culpables, somos la víctima colateral.

Hace tiempo que empezamos a ver las orejas al lobo, y a sufrir por la situación  Primero fueron el control de los gastos, el ajuste de las plantillas, luego vino el desenfrenado plan de venta activa, el desmadre de las loterías, y ahora el Hunting, el Bench y luego llegará el Tamagochi, que querrá que vendamos muchos lotes de navidad con todo el cariño del mundo.

En la manifestación del otro día, hubo gente de todo tipo, pero infiltrado en los corrillos como una vecina cotilla, descubrí más expendedores de los que parecía, y menos encargados de los que esperaba.

Los encargados (salvo excepciones) son de ese género de personas que se convierten al islam o participan en bailes regionales, o se atiborran de ancas de rana ya sea por gustar a sus jefes o por no desairar la empresa, que les reclama sacrificios que les alejen de los expendedores sin rango.

Cuando alguien accede al puesto de encargado, al poco tiempo se ve afectado por el síndrome de Golum, se encorva y tuerce el gesto, y empieza a mirar por la estación como si fuera una herencia familiar por la que está obligado a hacer maldades, y a saltarse si puede los derechos de los expendedores con tal de mantener el patrimonio de sus antepasados.

Sé que los encargados últimamente están más que jodidos, y hay que decirlo así, con toda la crudeza, se duelen como si les pisaran los dedos de los pies con las botas de trabajo, y por eso me sorprendió que no estuvieran apiñados allí, reclamando caridad con el prójimo (osea con ellos). Aún a pesar de todo, esta concentración me pareció una buena idea para sacar de la pasividad a los otros sindicatos.

La protesta -aunque fuera de unos pocos como dicen- fue una liberación de adrenalina sobre quejas que todo el mundo rumia en petit comité. El comentario general era de agradecimiento hacia aquellos que habían sabido darle voz a lo que todos comentamos en nuestras estaciones y hasta en casa: que estamos hasta el gorro de padecer presión e inquietud en nuestro puesto de trabajo, que Repsol brilla en el olimpo de la bolsa, mientras que los trabajadores de Campsared hacemos malabares con nuestros mil y pocos euros, congelados desde hace 24 meses.

Sé que la situación no gusta a CCOO y UGT, y harían bien en atarse los machos y tomar nota, o mejor, prestar oídos a las demandas de la gente, por que tantos o pocos como los que había allí, solo hacían que alabar la valentía del nuevo sindicato, y lamentar que aquellos con los que estaban afiliados, no hubieran dado en mucho tiempo un paso al frente tan atrevido como éste.

Lamento, por la gente que se lo curra en CCOO y por los jóvenes e ilusionados de UGT, pero algo me dice que, al menos en Madrid, cuando llegue el momento de medir fuerzas, los sindicatos tradicionales van a ver seriamente comprometida su superioridad, pues no hay como crear ilusión para que todo el mundo se contagie.

En cualquier orden natural se producen altibajos, momentos de mayor y menor popularidad, y si se compite con otros, de alternancia, como ocurre en política. El poder produce desgaste, quema a los que lo observan y a los que lo poseen, y en esta comunidad de EESS hace tiempo que huele a chamusquina.

Sindicatos de siempre, que han luchado y firmado páginas con nuestros derechos, proporcionándonos mejoras que de otro modo que con lucha y una buena negociación, nunca se hubieran conseguido, llevan unos años -a ojo de los trabajadores- pasando por el aro, reivindicando con tibieza, permitiendo que en la frontera conquistada a golpe de convenio, se vayan edificando "chalecitos" (al más puro estilo israelí), unos tras otros que nos comen el terreno y acumulan tareas que en muchos casos resultan estresantes.

La acción emprendida por STR (más allá de que sirva para algo) deja en evidencia a los otros sindicatos por su inmovilidad ante una clara intención por parte de la empresa, de demorar cualquier acuerdo en espera del cumplimiento de los plazos legales.

Al principio de aparecer STR en Campsared, como toda nueva propuesta, despertaba cierta desconfianza (el sindicato de los encargados, se decía, y otras lindezas semejantes), hoy en día, ayudados de una campaña activa, muy populista dicho sea de paso, han sabido abrirse un hueco en el estrecho panorama sindical.

La pelota está en juego. La primera jugada y el disparo al larguero que ha levantado a la gente del asiento, los ha hecho STR, y con ello, se han ganado la admiración del respetable, y amenazan con ganar el partido a los mayoritarios. O estos le echan huevos de una vez, o en la próxima temporada les van a traspasar como a muchos de nosotros.

POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO A CONTINUACIÓN. GRACIAS

1 de diciembre de 2012

DICIEMBRE 2012, comentarios

Si quieres leer los comentarios del mes anterior (Noviembre) pincha AQUÍ

DICIEMBRE tiene más de 400 comentarios. Puedes acceder al bloque que desees:

Leer del  1 al 200  - del 201 al 400›  - del 400 al 600»

Igualmente, puedes utilizar el otro sistema y cuando llegues al final de cada página pulsar en Cargar mas...>>  que aparece debajo del recuadro de comentarios para visualizar del 201 en adelante. Durante unos segundos (a veces largos, con Internet Explorer ni aparecen), cargará la página hasta que aparezcan desplegados (como en Facebook) el resto de los textos.

Puedes ver una imagen de como se visualiza: 

21 de noviembre de 2012

HACER LA CALLE

Hoy por la tarde, mi encargada se cambió el uniforme y se vistió de calle. Se colocó una falda fucsia más corta de lo recomendable, y se calzó unos taconazos enormes que la elevaban por encima de mis ojos, como si se tratara de una sharapova cualquiera. La blusa clara, estratégicamente desabrochada dos o tres botones, permitía asomar el nacimiento de los senos, enfundados en un erótico sujetador rojo.

Después pintó sus labios de rojo carmesí,  y decoró sus ojos con sombras y con rímel. Convenientemente perfumada, se dio un repasó frente a la chapa del obrador, observándose por detrás el culo y las piernas, para ver si resultaban sugerentes.

Yo la miraba de reojo. Su perfume dulzón, inundaba la tienda hasta el punto que alguien me preguntó, qué tipo de producto selecto despedía aquel aroma tan exquisito.

Le mostré a mi encargada, como se presentan a las vedettes, con los brazos y palmas extendidos mostrado aquella maravilla de mujer.

Aproveché que estaba encandilado, para venderle unas naranjas, y solamente por dejar su teléfono, por si ella lo curioseaba, se avino a rellenar un impreso de Repsol Mas, cuya tarjeta, en pleno éxtasis, tiró a la papelera tan pronto cruzó la puerta de la calle.

Lo cierto es que mi encargada, siempre vestida de uniforme oscuro, como una funeraria, no dejaba lucir, los atributos que en aquellos momentos la convertían en una diosa. La verdad es que estaba diciendo "cómeme"; daban ganas de hacerle brutalmente el amor, ya fuera frente a la "Zona Disney", o en un rincón más íntimo del obrador.

Despertaba pasiones que era difícil reprimir. Yo por respeto al cargo, me di un remojo en el cogote, y me puse a ordenar el hielo para refrescar las ideas.

Cuando se iba, me lanzó un beso soplado de sus dedos, y me preguntó: "¿Estoy bien?"
Estas fantástica -le dije- te los vas a zampar enteros.
Pensé después, si aquello podía entenderse como una impertinencia, tratándose de una mujer, en fin, apostillé: "A por ellos".

Mi encargada me guiñó el ojo. Después, manejándose con algún desequilibrio, debido a la falta de costumbre de andar con los tacones, caminó hasta su coche, y se marchó, despidiéndose con un toque de claxon.
En su mirada, esforzadamente risueña, se apreciaba un trasfondo de tristeza, una melancolía que le brotaba hasta los ojos en forma de lágrima escondida.

Yo sabía lo que iba a hacer en aquel polígono apartado. Aquel atuendo libertino era una forma de resultar más atractiva, más sugerente, era una fórmula ancestral para conseguir que los tíos prestaran atención inmediata y ella aprovechara para desnudar sus verdaderas intenciones. Me dolía que hubiera de llegar a aquel extremo, pero su cargo la obligaba. En la Delegación habían tenido la ocurrencia de que los encargados, al menos una tarde a la semana, fueran a hacer la calle, "chuleados" por el jefe de zona.

No se trataba de vender su cuerpo, pero, con este asunto, daba la sensación de que, en cierta manera, empezaban a vender su alma con tal de hacer que nuestras ventas aumentaran.


Los encargados, a quienes cargan cada vez con mayores responsabilidades y trabajos, ahora tenían que ir a buscar puerta por puerta, los clientes que por la crisis han dejado de venir.  La informática, que prometía devolver tiempo a la salud, amenazada por las cifras, los informes, listados, libros de tanques o el celebérrimo libro azul, no solo había parido rankings irritantes, y mil pasos, sobre mil impresos distintos, ahora les devolvía la libertad condicionada a conseguir clientes de Solred.

Me imagino a algún pobre encargado llamando a los telefonillos: "¿Oiga? -¿Quién es? -El gasolinero ambulante, la persona que usted estaba esperando, traigo la alegría a su hogar. ¿Me puede abrir?

Otros irán a los aparcamientos de los centros comerciales, a los semáforos compartiendo el espacio con los vendedores de kleenex, a las esquinas de algún polígono industrial, donde captar algún guapo empresario con flota propia, o a la zona de atascos de todas las ciudades, a mostrar su perfil más simpático, o el del empresario feroz y desalmado que algunos llevan dentro.

Y digo yo, por qué en vez de robar el tiempo del que carecen nuestros sufridos encargados, no le encomendamos esta tarea a unos especialistas en el tema, esas personas de tan dudosa ocupación y noble rango, que son los "impulsores de ventas", ese subgénero de chivatos que en su día demostraron ser los mejores en la agotadora misión de vender cosas. Ahora es el momento de su reválida,  de demostrar los méritos que les permitieron acceder a su puesto por algo más que el dedo preeminente de un jefe.

Qué mejor que unos consumados especialistas para recorrer los rincones de nuestra geografía. Armados de esa elocuencia prodigiosa, ese gracejo natural y desparpajo, y ese descaro singular que los hace superiores al resto, dotados del don divino de la labia  para tirar del carro de la empresa en estos momentos tan difíciles.

Qué mejor que ellos, con coche de la empresa, con ocurrencias ingeniosas, con desvergüenza en las palabras, decisión, optimismo y visión periférica para captar las necesidades de la gente.

Qué mejor que los "impulsores de venta activa" para que este proyecto, que tendría que tener un nombre de futbolista japonés (En vez del ramplón "+litros"), salga adelante con las mayores garantías.

Los encargados no son la mejor opción para comerse el mundo con descuentos irrechazables, pero los impulsores, con toda la sapiencia que acumulan, y esa graciosa disponibilidad de que disponen, podrían hacer cientos de captaciones, ¡qué digo cientos, miles!, gente tocada por la suerte como ellos, y con el don de la impertinencia, van a conseguir más adeptos que el Real Madrid y el Barça juntos, tienen en el planeta Tierra.

Yo propongo que nuestros encargados hagan un escrito destinado a sus jefes, recomendando sean los impulsores de ventas la verdadera catapulta de este proyecto, los escogidos para cumplir este trabajo, destinado, evidentemente a los mejores especialistas, que a estas alturas (y por la cuenta que nos tiene; es broma) no cabe duda que son ellos: las estrellas que todos debemos señalar. Es el momento de que demuestren sus galones, con unas "ventas activas" que nos maravillen a todos.
Que nuestros Impulsores de Ventas muestren y demuestren lo que es vender (Campsared Blog)

POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO A CONTINUACIÓN. GRACIAS  

9 de noviembre de 2012

RAZONES PARA NO IR A LA HUELGA

La huelga es como el matrimonio, uno encuentra siempre razones para estar a favor o en contra, son pequeñas excusas con su parte de razón, pero sea cual sea la postura, los argumentos siempre son ficticios. Al final, unirse a una huelga (o al matrimonio) es cuestión de voluntad, ya sabemos que podemos inventar mil excusas para defenderla o atacarla, o simplemente restarle importancia, pero cuando llega ese momento, es solo cuestión de voluntad tomar la decisión correcta.

El día 14 de este mes hay convocada una huelga general, la segunda en un año (dicen que son muchas), y cualquiera pensaríamos que son pocas para la dura situación del país, con recortes de personal, sanitarios, de protecciones sociales, de quiebra de negocios y ajustes varios que han elevado el paro por encima del 25 % y han llevado a la ruina a miles de familias. La situación económica de los que conservamos el trabajo tampoco es muy boyante, el sueldo ha encogido (¡malditos incentivos raquíticos!) y los precios han engordado (lo de los combustibles no tiene nombre), de modo que la situación general de España es de cabreo. No me cabe en la cabeza que la indignación de hace unos meses no haya derivado en una mala leche crónica, pues todos vivimos en el mosqueo continuo de esperar una mala noticia en cualquier momento: una subida de impuestos, una tasa nueva, una pérdida de derechos... es imposible que haya personas por muy fanáticos que sean del Partido Popular, que no sientan que en algún momento su bienestar ha sido recortado sin previo aviso y sin un motivo claramente justificado. De otro modo solo podría hablarse de groupies de Rajoy.

Y dentro del panorama catastrófico de los que conservamos el trabajo, están los que lo tienen prendido con alfileres y los que tienen un trabajo de mierda por que no queda más remedio. La huelga no es el principio ni el final, es una forma de protesta, un grito para quienes consideren injustas las alforjas con que han cargado a los ciudadanos, y que muchos no podrán aguantar.

Habrá gente que no siga esta huelga por temor a perder su trabajo. Yo no voy a a deciros lo que teneis que hacer; pensad en el futuro, obrad con dignidad. Como he dicho al principio, siendo la huelga como es, un derecho de los trabajadores, un pataleo legal posiblemente, y seguramente un esfuerzo necesario, depende de la voluntad y el compromiso de cada uno.

CCOO y UGT (Los mayoritarios) han manifestado su intención y su voluntad de seguirla, STR, no da razones ni en contra ni a favor, aunque en verdad, poco o nada nos importa lo que digan unos y otros, una huelga es un acto personal y de conciencia, que al final decidimos nosotros solos como una prueba de valor. También como un gesto de libertad.

Pero mas allá de la huelga hay otras cosas que podemos hacer, podemos aportar nuestro granito de solidaridad mediante acciones de protesta. Quienes puedan, deberían participar en los piquetes, antes o después del trabajo, ése que han decidido mantener al margen de la lucha, pues hay más formas de mostrar nuestra disconformidad, nuestro enojo o nuestra rabia.


Si es posible deberíamos manifestarnos junto al resto de ciudadanos indignados, todos los que han sufrido las consecuencias de la crisis,  y que no vemos horizonte, por que los puentes solo se tienden para los bancos y los poderosos, mientras los ciudadanos siguen llenando comedores sociales, pierden sus casas y pierden sus derechos.

Tal vez la ambigüedad de una huelga general diluye los problemas particulares que sufrimos. Pero más tarde o más temprano nos tocará luchar por nuestros propios intereses. Ahora tan solo es una prueba,  digamos que un ensayo, los intereses son de todos y la culpa o felicitación por la decisión de seguir o no la huelga se repartirá entre todos. Cuando la huelga sea del sector, no valdrán excusas.

Yo no he expresado mi postura a propósito; vosotros debéis hacer un acto de conciencia y decidir. Yo ya sé lo que haré, ¿Tú qué vas a hacer?

Hace tiempo un amigo me mando un decálogo de razones para no ir a una huelga, todas son justas y razonables, tan lógicas como hacer lo contrario. He matizado algunos datos de manera circunstancial y algunos otros por criterio personal, espero no haber perjudicado la esencia del escrito. Ahí os lo dejo, como una reflexión, después de todo, la decisión es algo personal que conforma un acto de voluntad.

Asunto: Razones para no ir a una huelga

De cara a la huelga general del 14 de Noviembre, habrás escuchado con toda seguridad los argumentos que algunas personas repiten como mantras para justificar su postura ante la huelga.
Cuando una mentira se repite mil veces sigue siendo una mentira, aunque a base de repetirla haya quien se la empiece a creer. Cuando alguien necesita una justificación que sabe que es falsa,  para disculparse por actúar de cierta forma es muy probable que esa persona no tenga la conciencia tranquila.

Si estás en contra de lo que está ocurriendo pero indeciso ante la huelga general, o si has decidido no participar en ella tomando tu decisión en base a alguno de estos argumentos a lo mejor te interesa analizarlos desde otro punto de vista:

+Argumento #1: "No hago huelga porque no me lo puedo permitir".
La actual política del gobierno supondrá con el tiempo
 una rebaja generalizada de los salarios. Si no puedes permitirte dejar de ganar el sueldo de un día, menos podrás permitirte que te bajen el sueldo permanentemente, que te despidan gratis, o que si tienes 10 años trabajados en una empresa tu indemnización por despido pase a ser de 18.900 euros a 7.845, por poner un ejemplo.

+Argumento #2: "La huelga no servirá para nada".
Todas las mejoras de los trabajadores se han conquistado históricamente a través de la lucha. Nadie nos ha regalado nada. Lo que está demostrado que no sirve para nada es no hacer nada. A la pregunta de si una huelga de un día será suficiente, la respuesta es que probablemente no. Es sólo el principio, pero es un paso muy importante. Si nos imponen restricciones una detrás de otra y no respondemos de forma contundente, las medidas sucesivas que tome el gobierno serán aún más demoledoras. Se puede y se debe tumbar el rumbo de esta política demoledora.

+Argumento #3: "La huelga no soluciona nada".
La huelga no es una solución, es el instrumento de presión más poderoso que hoy por hoy los trabajadores tenemos a nuestro alcance para hacer valer nuestros derechos ante una agresión totalmente injustificada. Por eso quien no se adhiere a una huelga perjudica gravemente al conjunto de los trabajadores, incluido a sí mismo.

Si la presión ejercida a través de una huelga no fuera tan importante ¿de dónde proviene el empeño de los empresarios en que los trabajadores no la secunden llegando a las amenazas y coacciones, que son delito? ¿Por qué motivo los medios de comunicación afines al gobierno tratan de desprestigiar la convocatoria de huelga? ¿Por qué la patronal exige y algunos partidos se están planteando legislar para limitar este derecho? 

+Argumento #4: "No estoy de acuerdo con los sindicatos mayoritarios, por eso no hago huelga".
A la convocatoria de huelga se han sumado decenas de sindicatos minoritarios de diversos sectores y de distintas ideologías. Es más, los primeros convocantes de esta huelga no fueron UGT y CC.OO. sino ELA-LAB en el País Vasco y CIG en Galicia. También se han sumado a la convocatoria los sindicatos CNT y CGT, la Intersindical-STE, USO, Solidaridad Obrera, partidos políticos tan dispares como IU, Esquerra, Compromis, Amaiur, BNG, Equo, asociaciones de consumidores como FACUA y organizaciones sociales como 15M, Juventud Sin Futuro, Democracia Real Ya etc. quienes no comparten la verticalidad de los sindicatos mayoritarios y son críticas con su labor de los últimos años pero aún así apoyan la convocatoria de huelga general del 14N.
Esta huelga es de todos los trabajadores, de los estudiantes, desempleados, jóvenes, amas de casa, jubilados, de los consumidores. Es la huelga del 99% de la población, de todos los afectados por los recortes sociales y las pérdidas de poder adquisitivo y de derechos colectivos, no sólo de los sindicatos.

Los sindicatos CCOO y UGT han podido cometer muchos errores y criticarlos es lícito e incluso necesario. Pero los sindicatos entendidos como organizaciones de trabajadores que se unen para defender sus derechos e intereses son, indudablemente, el próximo muro a derribar por los poderes económicos. De ahí la campaña continuada de ataques y de desprestigio desde los medios de comunicación afines al gobierno de la que todos estamos siendo testigos.

+Argumento #5: "Hay libertad, cada uno puede hacer lo que quiera. Yo quiero ir a trabajar porque si hago huelga me descuentan x euros."
No hay libertad porque te están coaccionando con una penalización económica. La libertad es otra cosa, no verte obligado a ceder a los chantajes de gobierno y empresarios a cambio del sueldo de un día. Renunciar a derechos laborales históricos como la negociación colectiva por un puñado de euros es venderlos realmente barato.

+Argumento #6: "Hay libertad, cada uno puede hacer lo que quiera. Yo quiero ir a trabajar porque en mi empresa si haces huelga te miran mal y si luego hay que despedir a alguien seguro me despedirán a mí en vez de a otro".
No hay libertad porque te están coaccionando con posibles represalias o con el despido. La libertad es otra cosa, no verte obligado a ceder a los chantajes de gobierno y empresarios renunciando a tu derecho constitucional a la huelga por miedo.
.

+Argumento #7: "La huelga tiene que ser indefinida, si no yo no la hago".
Generalmente los partidarios de la huelga indefinida sabemos lo mucho que cuesta organizar y desarrollar una huelga general para que sea mayoritaria y exitosa y no empleamos un modelo de huelga concreto como excusa para no secundar una huelga general convocada con un gran consenso. Es improbable que una persona realmente dispuesta a secundar una huelga indefinida no estuviese dispuesta a secundar una huelga general de un día.

+Argumento #8: "Los piquetes presionan a la gente, obligándola a que haga huelga. Los trabajadores son libres de ir a trabajar un día de huelga."

Si la libertad realmente tuviera tantos defensores nos iría bastante mejor de lo que nos va. En la mayoría de los casos quienes mantienen esa postura ocultan o defienden las coacciones y amenazas con que muchas empresas tratan de impedir a los trabajadores ejercer su derecho constitucional a la huelga y aceptan alegremente como algo normal que éstos se vean obligados a someterse al chantaje acudiendo a sus puestos de trabajo por miedo a perder sus empleos o el favor de sus jefes.

Los piquetes históricamente impedían que los empresarios contrataran personal para cubrir los puestos de los huelguistas y en la actualidad tratan de garantizar el derecho a huelga de aquellos que por presiones de las empresas no pueden ejercerlo. Los piquetes informativos apelan a la responsabilidad de los trabajadores, les informan de sus derechos, de los motivos de la huelga, y de las consecuencias negativas que tiene acudir ese día a sus puestos de trabajo. Los piquetes informativos están reconocidos legalmente: tienen y pueden ejercer su derecho a informar los días de huelga, y te recuerdan la importancia de protestar todos unidos, aunque a veces lo hagan con un exceso de pasión.

+Argumento #9: "Con las huelgas no se consigue nada" (Pero en caso de que se consiga algo, no renunciaré a ello).
Las jornadas de 8 horas diarias o 48 semanales, la prestación por desempleo, las horas extraordinarias, el salario mínimo, la negociación colectiva, las vacaciones pagadas, la indemnización por despido, el permiso por maternidad o cualquiera de nuestros derechos conquistados que los trabajadores de hace 150 años desconocían por completo, no se consiguieron a base de ejercer la "libertad para ir a trabajar" un día de huelga. Pese a ello no se tiene noticia de que ningún esquirol haya renunciado a ellos. Si se consigue hacer al gobierno rectificar y no aplicar tantas medidas restrictivas que a todos nos afectan y perjudican, los esquiroles y no afectos a las protestas no habrán hecho nada por conseguirlo pero se beneficiarán del esfuerzo colectivo.




+Argumento #10: "Soy funcionario. La reforma laboral mí no me afecta."
Con los recortes y la privatización de los servicios públicos y el deterioro de las condiciones laborales (y los que están por venir) de funcionarios, interinos y personal laboral de la administración pública tenemos motivos más que suficientes para secundar la huelga general, además de por solidaridad con el resto de trabajadores.

Si no secundamos mayoritariamente la huelga general no podremos quejarnos cuando el resto de la sociedad no nos apoye en nuestras reivindicaciones por la supervivencia, la dignidad y los derechos laborales del sector público. Los despidos y las rebajas en los complementos del sueldo de los funcionarios así como la eliminación de pagas y sexenios están al caer (una paga ha caído ya). Además, mira a tu alrededor: padres, hermanos, hijos, familiares, amigos, vecinos, alumnos... ¿seguro que algo que afecta al 99% de la población no va contigo?

+Argumento #11: "Soy autónomo, a mí la reforma laboral no me afecta."
Un menor salario y unas peores condiciones laborales para la mayoría de los clientes y usuarios de un pequeño comercio o empresa de servicios implica casi con toda seguridad un empeoramiento de las suyas, ya que nadie consume más ni contrata más servicios si bajan sus ingresos o si tiene miedo a perder su trabajo. La mayoría de los trabajadores autónomos pueden repartirse el trabajo en otras jornadas sin que les afecte enormemente secundar un día de huelga.

Para los pequeños comerciantes abrir un día de huelga no supondrá una diferencia significativa ni una mejora sustancial en su pequeño negocio.  Sin embargo, muchos de sus clientes valorarán positivamente su solidaridad al secundar la huelga del 14N. En lugar de abrir un día que pocos van a comprar y muchos van a decidir no volver a hacerlo en establecimientos esquiroles puedes colocar en tu tienda un cartel que diga:
"Estimado cliente, en solidaridad con los trabajadores asalariados este comercio ha decido cerrar el día 14 de noviembre por Huelga General. Creemos que la política actual perjudica a la mayoría de nuestros clientes y a sus familias. Las grandes superficies abrirán, por ello le sugerimos que tenga en cuenta como consumidor a los establecimientos solidarios con los derechos de la mayoría. El día 15 estaremos de nuevo a su disposición. Disculpen las molestias."

+Argumento #12: "Estoy en paro, no puedo hacer huelga." o "Hay 6.000.000 de parados deseando trabajar, la huelga es para los que se la pueden permitir".

Si estás en situación de desempleo la reforma laboral que se hizo te afecta tanto o más que a los demás. Aunque algunos políticos se han atrevido a utilizarte como excusa para agredir los derechos del conjunto de los trabajadores lo cierto es que con las políticas actuales, como muchos políticos y la propia patronal reconocen “no se creará empleo a corto plazo” y "las cifras de paro continuarán subiendo durante 2013" por lo que es cuestionable que que todo lo que ocurra en el futuro vaya a contribuir en algo a mejorar  tu situación.

Sabemos que el objetivo de esta reforma laboral no es crear empleo sino sustituir empleo estable y con derechos por un empleo cada vez más precario pero que ofrezca unos datos de afiliación a la Seguridad Social que el gobierno pueda emplear para afirmar que hay menos paro. La calidad de vida de los trabajadores no aparece reflejada en esas estadísticas.

Además, si tienes finalmente la “suerte” de que una empresa te contrate tras un periodo de prueba de un año podrán volver a despedirte y no tendrás derecho a una indemnización. Gracias a la reforma laboral que se hizo ha quedado instaurado el despido libre.

Durante la huelga se insiste mucho en que todas las personas tienen derecho a acudir, si así lo desean, a sus puestos de trabajo. Como sabes por experiencia, el resto de los días nadie se preocupa demasiado por garantizar a más de cinco millones de personas el derecho al trabajo que la propia Constitución les reconoce.

Un día de huelga general los trabajadores en activo tienen la posibilidad de secundarla no acudiendo a sus puestos de trabajo, pero una huelga activa admite mucha más participación que esa y todos los trabajadores en situación de desempleo pueden y deben sumarse a ella defendiendo junto al resto los derechos de todos.

Como trabajador en situación de desempleo puedes participar en la huelga de consumo no comprando, ni contratando ningún servicio, no circulando ni repostando, no utilizando el transporte ni otros servicios públicos que no sean de emergencia. Puedes participar reduciendo al máximo tu consumo de teléfono, agua, gas y electricidad.

Puedes participar en los piquetes informativos de los sindicatos u otras organizaciones sociales http://tomalahuelga.net, en las campañas de información y otras actividades que promueven las asambleas de barrio del 15M de tu localidad, puedes incluso visitar tu último puesto de trabajo, saludar a tus antiguos compañeros y tratar de concienciarles de lo importante que es esta huelga y de explicarles cómo esta reforma laboral les perjudica tanto como a ti.

Usa todo tu potencial, tu inteligencia y tu alegría para defender unos derechos que son tuyos y que son de todos. Si no luchas por ellos, nadie más lo hará por ti.


+Argumento #13: "Ya, pero este gobierno tiene mayoría absoluta, la gente les ha votado y por tanto pueden hacer lo que quieran. Que yo haga huelga no cambiará nada".


Los votos recibidos en unas elecciones no legitiman a un gobierno para lanzar un ataque tan brutal a los derechos de la mayoría de la ciudadanía. Además, el incumplimiento sistemático de su programa electoral ha provocado deterioro en aspectos tan esenciales como puede ser el abaratamiento del despido, el derecho al trabajo o a una vivienda, empujando además a miles de personas a emigrar a la busca de un futuro mejor que su propio gobierno no les garantiza. 
El ejecutivo ha ocultado información deliberadamente antes de las elecciones y ha mentido a los ciudadanos sobre sus verdaderas intenciones. Si la sociedad se pronuncia al unísono contra unas políticas injustas, un gobierno democrático está obligado a escuchar y a rectificar.

Si por el contrario una huelga general de un día no consigue un paro total, el gobierno saldrá reforzado, la posibilidad de una movilización más contundente por parte de la sociedad quedará anulada, y la puerta a más recortes y a mayores abusos (si cabe) contra la mayoría de los ciudadanos (estudiantes, pensionistas, funcionarios, interinos, trabajadores del sector privado, parados) quedará abierta.

La victoria de una huelga no siempre es puro éxito, ni una huelga derrotada es, necesariamente, pura pérdida. Pero siempre es mejor luchar y perder que no luchar.
Si olvidamos de donde venimos, iremos donde nos lleven y no donde queremos.
La oportunidad de saber implica la responsabilidad de actuar
.

POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO A CONTINUACIÓN. GRACIAS

1 de noviembre de 2012

¿QUE HEMOS HECHO LOS TRABAJADORES PARA MERECER ESTO?

Por revoltosina

¿Qué hemos hecho para que nuestra situación sea peor cada día?: ABSOLUTAMENTE NADA, vivimos como lo que somos: trabajadores, personas que se levantan todas las mañanas para ir a sus empresas, y que vuelven a casa por las noches, cansados, ilusionados por ver a sus familias, para cenar y descansar, y así emprender un nuevo día.
De esta manera repetimos el ciclo año tras año, dando vueltas al dicho de: ¿Vivimos para trabajar o trabajamos para vivir?.

Por desgracia no todo el mundo puede decir lo mismo, entiéndase toda la gente que está en el paro, cerca de 6 millones de personas, y para mi, ése es el punto en el que se escudan las empresas para apretar las tuercas. Es fácil decirnos: "si te gusta tu trabajo bien, y si no ya sabes donde esta la puerta, que hay 4 millones de personas que quieren entrar a trabajar". A nosotros solo nos queda la opción de agachar la cabeza y tirar para delante, aceptando las condiciones por muy malas que sean, léase convenios, acuerdos, pactos, etc., cuanto mas grande es una empresa, mas fuerza tiene para hacer lo que quiera, dicho de otra manera, hacer lo que le salga de las santísimas narices (Pensándolo bien, con la situación actual, todas pueden hacerlo).

No nos engañemos, si lo que hiciera falta fuese mano de obra, las condiciones las pondríamos nosotros, y siempre con ventaja a nuestro favor. Por desgracia hoy en día no es así. Las empresas se benefician, grandes y pequeñas, de que los parados llenen los buzones de curriculums, y así imponen sus más enérgicos criterios. Lo malo, la diferencia más sensible que esto produce, es que aprovechándose de la situación, algunas tratan a sus trabajadores como personas -que es lo normal-, pero en otras como simple mano de obra, un 'número' más insignificante que nunca. Si hablamos de Campsared y de Repsol, cada uno como es lógico tendrá una opinión, pero la mía, es la de que solo somos 'mano de obra', ceros a la izquierda fáciles de añadir y de borrar, por mucho que la empresa se empeñe en querer demostrar lo contrario.


En estos dias hablais mucho de cifras, y de mas o menos cuanto se gana o pierde con los nuevos incentivos. Yo espero ganar mas. La verdad es que tampoco tengo mucho margen para que me quiten; antes no llegábamos a las Ks y ahora tampoco; hay cosas que nunca cambian.

Pero volviendo al tema de los números, me gustaría saber si alguno de quienes aquí escriben sabe la cifra de ganancias que en 2010 tuvo el grupo Repsol, y en particular las de Campsa red, y compararlas con las del 2009, a ver si son tan desastrosas que justifiquen el machaque diario.

Se supone que este país esta en crisis, los negocios cierran, echan gente a diario, sube el paro, la situación es muy jodida, y por eso la empresa que nos paga, se pasa el día rogando, y con el mazo dando, amenazándonos, metiéndonos presión, acojonándonos con que la empresa va mal, que habrá cierres de estaciones, que tenemos trabajo porque Repsol se compadece de nosotros, y que debemos estar agradecidos. Y tal vez me equivoque, pero creo que trabajamos en una empresa que en 2010 gano dinero, igual no tanto como en el 2009, pero seguro que hubo ganancias millonarias, siempre las tiene, cada año desde que existe. ¿Entonces, porque están todo el día dale que dale diciéndonos que debemos dar el 120%? ¿Acaso no han ganado dinero en estos malos tiempos? ¿Menos?, si, claro, como todos. Y si ahora ganan, que pasará cuando salgamos de la crisis, ¿Les parecerá poco y querrán ganar el triple, y nos machacarán el triple?

Cada uno de nosotros constituye una pequeña empresa familiar. Ganamos el dinero, lo distribuimos en gastos, y a final de mes intentamos quedarnos con algo de los beneficios. ¿Eso es tan malo? ¿Debemos renunciar a vivir a cambio de poder trabajar?



Publicado por revoltosina para Campsared Blog en Jun 15, 2011 10:12 AM - Adaptación Anksunamun
. POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO A CONTINUACIÓN. GRACIAS

NOVIEMBRE 2012, comentarios

Si quieres leer los comentarios del mes anterior (Octubre) pincha AQUÍ

NOVIEMBRE tiene más de 400 comentarios. Cuando llegues al final de cada página debes pulsar Cargar mas...>>  que aparece debajo del recuadro de comentarios para visualizar del 201 en adelante. Durante unos segundos (a veces largos, con Internet Explorer ni aparecen), cargará la página hasta que aparezcan desplegados (como en Facebook) el resto de los textos.

Puedes ver una imagen de como se visualiza: 

.

22 de octubre de 2012

LADRANDO

Por Vendedor Activo

Recordad una regla básica de la relación laboral: El empresario paga al trabajador por una actividad, pero en vez de hacerlo cada vez que el obrero cumple, abonándole su jornal, la financiación se hace a 30 días, que es como decirle al banco que no le pago la hipoteca hasta que se acaben los 30 años que le debo de la misma, pero sin intereses. Si lo miráis bien, es un chollo.

Quiero decir, que sin nosotros (los trabajadores,) sin nuestro beneplácito, CAMPSA RED, El Corte Inglés, Zara, o el frutero de la esquina, cierran el negocio y a mamarla a Parla.

Claro que, ya puestos, que no fichen a nadie, que es mucho más barato. Que cierren todas las estaciones, pues, según algunos lumbreras que están todo el día vigilándonos como si esto fuera el Gran Hermano, 'en todas hay gente vaga' (sic) y sólo trabajan ellos.

Que pongan surtidores con tarjetero, como en Francia, y máquinas expendedoras con almendras de Reus, de California o del quinto pino, expendedoras de tabaco, de refrescos, de agua, de café... de instrucciones sobre como se va aquí y allá. Que coloquen autómatas con pilas alcalinas que nunca desfallezcan ni se cansen de repetir: ¿Quiere usted...?, ¿Quiere usted...?, ¿Quiere usted...?.


Nosotros nos iremos al paro una temporadilla y nos acoplaremos a un empleo que esté a nuestra altura, y que no nos explote por encima de nuestras posibilidades.

Os vaticino a algunos buen futuro político. 'Gente de bien' como Anonymous, Perro agradecido, Matusalem, etc... trepando lo que buenamente podais,  y provocando al personal en algún parlamento bananero, o en algún pleno de ayuntamiento de pueblo de mala muerte. O si no en Tele 5, que contratan carroña y la jalean para que salpique a diestro y siniestro.

Ah por cierto, si escribo a estas horas no es por insomnio de la mala conciencia.... estoy preparando una tésis doctoral, ¿Me ayudáis?

Se titula:  "Qué postura es la mejor para recibir con más gusto los latigazos del patrón"

Me he tragado 3 ó 4 temporadas de los Simpson, tomando a Smithers como modelo de Empleado-cenicero.

¿Qué podría yo hacer, no solo para igualar, sino mejorar el amor hacia su jefe-dueño que profesa este personaje?

¿Es necesario correr a por el "frisbi" cuando me lo tiren, o ladro un poco para resultar gracioso?*

*(De momento me meo en todo lo que dicen algunos, pero no a mala idea, sino para marcar mi territorio).



Publicado por Vendedor Activo para CAMPSARED BLOG el 11 de marzo de 2012 01:06 - Adaptado por Anksunamun POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO A CONTINUACIÓN. GRACIAS

12 de octubre de 2012

TÓCAME LOS HUEVOS OTRA VEZ (Pieza teatral de trasfondo bélico)

Por Nacho Martin   
La escena transcurre en una especie de trinchera cercana al frente, donde se mueven en forma de guerrillas multitud de enemigos que superan en número a los defensores, que se ven sobrepasados por el contingente de tropas enemigas y la dureza de su propio régimen disciplinario. Sus rostros muestran las heridas del combate, que se perciben mucho más profundas que lo que se evidencia a simple vista.


Hay gente moribunda, soldados anímicamente destrozados, ilusiones rotas en una batalla a la que no se ve final.

Jefe de Zona a expendedor soldado: ¿¿¿¿¿Cuanta Sp has vendido hoy?????
soldado: 60 euros señor.
J.Z.: soldado eres gilipollas, te has estado tocando los huevos, deberías llevar 100.
soldado: ya señor, si señor, pero se cayó el servidor, tuve que hacer pan bollería (artillería), limpiar los surtidores (bayonetas), poner guantes, desatascar un water (mina antipersonas), empezar a pasar bacaladeras (cargar la artillería), y reponer la tienda (servir el rancho).
J.Z.: soldado, ¡Cuádrese cuando le hablo!, Campsared (Unidad de combate) no le paga a usted para que esté 8 horas detrás del mostrador tocándose sus partes.
soldado: Señor...
J.Z.: ¡A callar! Soldado, ¿¿¿¿Cuánta Once lleva ya vendida????
soldado: 27 euros señor.
J.Z.: ¡¡¡Vaya mierda!!! soldado, deje de ofrecer ya SuperOnce, cada uno es un euro (y eso es disparar un solo  tiro), y dedíquese a vender ruedas de la fortuna o cuponazos que cada uno son tres euros; alterne la oferta, esfuércese. Rentabilice su tiempo soldado. Aquí queremos hombres, no sabandijas, gente que se arranque los huevos para ofrecerlos a la venta sin temor a perderlos. ¡Queremos vendedores y vendedoras entusiastas, dispuestos a dejarse la sangre por su empresa! ¿Me entiendes?
soldado: Señor, si, señor.
J.Z.: ¡Más fuerte, que no te he oído!
soldado: ¡¡Señor, si, señor!! A sus ordenes.
J.Z.: La próxima vez veremos si es así, o tomaremos medidas.
soldado: Señor, el mes pasado tengo dos festivos trabajados (unas guardias pendientes), los pluses de las noches, la dieta de kilometraje (mataron a mis cuatro hermanos en la guerra), y no me pagaron los incentivos. Señor ¿Cuándo se cobra eso?
Jefe de Zona: ¡Joder si eso es una mierda comparado con el esfuerzo que hace nuestra gloriosa empresa por mantener tu puesto de trabajo!
Bah, dile a tu encargado (suboficial) que me pase un correo y al mes que viene lo cobrarás, ¡¡¡Ainssssssss!!!, ¡Siempre exigiendo joder!
Matar o morir es vuestra misión de vendedores. Matar o morir.  Si no ganamos esta guerra, todos, sobre todo vosotros os ireis a la mierda. ¡Más compromiso hostia! ¡Hay que levantar España! ¡Hay que levantar esta empresa! ¡Canta conmigo!:

(Ambos cantan a dúo)

"Soy valiente y leal operario
soy soldado de brava profesión
¡Pesa en mi alma un saldo deficitario
que en las ventas busca redención!


Mi uniforme, no conoce el miedo,
mi destino, tan sólo es sufrir;
mi bandera luchar con denuedo
hasta conseguir vender o morir.


¡Vendedores a luchar!
¡Expendedores a morir!"
PLAY

Moraleja:
¿¿¿¿Hasta cuando vamos a aguantar así????
Si de verdad pidiésemos la baja todos a la vez por depresión y ansiedad, ¿Realmente Campsared estaría capacitada para cubrir esos puestos de la noche a la mañana?.  Y lo más importante, ¿Alcanzaría los objetivos marcados por la empresa la gente que contrataran eventualmente?
COMPAÑEROS, SOLO LA UNIÓN NOS PUEDE SALVAR.

Por Nacho Martin   1 de diciembre de 2011 2:31   (Publicado en Facebook - Trabajadores Campsared (España) ) - adaptación Anksunamun






















¿Cuanta SP has vendido hoy?  (Campsared Blog)

POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO A CONTINUACIÓN. GRACIAS