COMPAÑEROS DE CAMPSARED



"Podeis decir lo que pensais de vuestros encargados, de los objetivos, de la venta activa, de los cursos, de Sumando valores, seguridad, promotores del cambio, sindicatos, y todo lo que querais. Hubo en tiempos un blog de un compañero en donde mucha gente dejó sus comentarios, hoy no existe y como alternativa nace CAMPSARED BLOG, para reunir a todos los que somos COMPAÑEROS DE CAMPSARED"



Este blog, como indica en la cabecera, originariamente fue creado por un compañero llamado EXPENDEDOR-VENDEDOR el 20 de noviembre de 2008 pero problemas técnicos le impidieron actualizarlo, lo que dio pie a la creación de esta segunda etapa renovada que es la que se abre a continuación.
Como aquel, mantiene la idea de tener una plataforma de comunicación, de reivindicación y sobre todo un medio de expresión para todos los trabajadores de CAMPSARED y de REPSOL, y a la que quedan invitados cualquiera de los trabajadores de EESS sean cuales sean sus marcas.



Bienvenidos todos a este foro de diálogo e información.



Recordar que si visitais esta página por primera vez, para conocer el contenido completo de este blog desde su nacimiento, deberíais comenzar por el antiguo blog pinchando en este enlace:

'www.campsaredsprint.blogspot.com'





23 de septiembre de 2012

VIDA Y MUERTE DE UNA ESTACION

Por revoltosina


Hace unos años que me construyeron, por aquel entonces lucía resplandeciente y era la envidia del resto de estaciones.  Mi situación era privilegiada, a la salida de una carretera nacional, por la cual circulaban diariamente miles de camiones y otros tantos de coches. Abierta 24 horas, y con tres turnos de trabajo, podía considerarse una estación de lujo.  Todo iba de maravilla y era el orgullo del JZ, pues por aquel entonces, vendía casi un tercio de lo que ingresaba su cartera. Puede decirse, que era la joya de la corona.

Con los años vi como mis compañeras -gasolineras de los alrededores- eran traspasadas a otros dueños o simplemente eran cerradas por ventas bajas, incapaces de competir en un mercado decreciente, sumido en algo que sonaba cada vez más, y que algunos llamaban: La crisis.

Al cabo de 5 años, decidieron construir a muy poca distancia una autopista. Mi JZ puso mala cara y yo no sabia porqué. Poco tiempo después lo descubrí.

El trafico fue disminuyendo y cada vez iba a menos, la competencia con la autopista era una herida abierta que me debilitaba más y mas. Al cabo de seis meses decidieron que no abriría de noche. Con tristeza vi despedirse a los primeros empleados.

Mas tarde oí decir que en muchas naves con flotas de camiones o autobuses, instalaban depósitos de combustible para autoabastecerse y así no tener que repostar en las estaciones. Mis ingresos bajaron algo mas.

La plantilla se redujo de nuevo, con lo cual únicamente quedó un expendedor por turno, y a pesar de que ampliaron la estación, y le pusieron una tienda que parecía mas un supermercado, el pobre hombre -y el resto de sus compañeros- no podía hacer nada por subir las ventas, ya que aquella carretera que en su día fue una transitada nacional, se había quedado en una vía de tercera por la cual, apenas pasaban los suficientes coches como para dar beneficios.


Hace dos años, cuando empezó la crisis de verdad, la empresa prefirió cerrarme y mandar a sus empleados al paro. Según ésta, la estación no ganaba lo suficiente como para mantenerla abierta,  pero los empleados sabían que no era así, decidieron arriesgar su dinero y explotarla ellos mismos.

Han pasado esos dos años. Los empleados no es que sean mucho mas ricos, pero la vida les va mejor que antes ya que lo que ganan es para ellos, y nadie les oprime ni exige, trabajan libre y felizmente,  y son responsables de sacar adelante su trabajo.  Los clientes aprecian la mejor atención y el buen trato que reciben, y lo mejor de todo, pudieron conservar su trabajo y demostrar, que era posible mantenerme abierta moderando la ambición de ganancias.

Según dicen, en breve, en los alrededores va a construirse un polígono industrial, algo que creen les beneficiara  aún mas, mejorarán sus ventas, y yo puede que vuelva a ser una estación puntera, la envidia de la zona.

Ahora la empresa, después de haber pasado tiempo y sabiendo lo del polígono, les ha ofrecido recomprarles la estación.

Esa es la empresa que algunos defienden.
Publicado por revoltosina para CAMPSARED BLOG el 28 de febrero de 2012 a las 21:33 - Adaptado por Anksunamun

Quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero.
Voltaire (1694-1778) Filósofo y escritor francés.

Es bonito tener dinero y cosas que puede comprar el dinero, pero también es bonito tener las cosas que el dinero no puede comprar. George Horace Lorimer (1867-1937) 

POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO A CONTINUACIÓN. GRACIAS

15 de septiembre de 2012

SEXO EN LA GASOLINERA (2ª parte)

Espacios ‘calientes’ para hacer el amor
En el obrador: El sitio estrella.  Arriba, abajo, con el horno puesto, sin poner, sobre los cruasanes recién  hechos, hay mil combinaciones, una gozada vamos, y con vista privilegiada de la calle. Aquel lugar es el mejor sin duda, bajo el refugio de la chapa cerrada, mientras la gente deambula sorprendida y desconcertada por la tienda ¿Ande'andará el gasolinero? ¿Ande andará? Si alquiláramos el obrador para echar polvos, ganaríamos una fortuna.  Las gasolineras tendrían que tener cuatro o cinco obradores en cada estación,  para alquilar a las parejas, y saldrian de la crisis en dos meses.  Pues bien, este idílico sitio, supone una maniobra complicada, arriesgada por que de presentarse el Jefe de zona ¿Que le dices? ¿que estabas convenciendo al cliente/a de que se llevara una paletilla? ¿De que tus  paletillas desnudas eran como las que vendías? O sencillamente que estabais cazando un ratón juguetón.  Muy complicado de explicar, solo debe de utilizarse por la noche mientras la gente aporrea los cristales esperando que le hagas un prepago.
En el vestuario: Nada más excitante que ver a tu pareja probarse ropa de trabajo, solo lo de arriba,  para pensar que follas con otra de tu gremio, y que me dices del chaleco amarillo y nada más... Lo escribo y me mareo de pensarlo.        
En la oficina: Mira a tu alrededor y reflexiona. ¿No es una idea genial? Allí refocilándose sobre los partes de liquidación, los de todo un semestre tirados por el suelo, y sobre las boletas de Solred, imaginándote que son billetes de 500 que se te meten por las nalgas.
Entre los rodillos del lavado: sólo para aventureros. Los que lo probaron dicen que es una experiencia única. Puedes probar parado, pero en marcha lo flipas, dándote aquellas cerdas por el culo (en el buen sentido), rozándote la espalda, y el lavarruedas haciéndote cosquillas por las pantorrillas, mientras te chorrea el agua que da gusto y dan ganas de repetir. Pega: No se puede hacer en invierno, por que entonces si que lo flipas, sobre todo en las gasolineras de montaña.

Momentos ‘hot’
En la ducha de camioneros: Es la opción más cómoda y discreta. Seguro que ya lo has probado para hacer un rápido, eso si, mejor que no haya camioneros corpulentos a la vista no vayamos a salir 'trasquilados' y con una experiencia bien diferente de la que esperábamos.
En la caseta de los trastos. Con la puerta entreabierta, sobre las cajas de boletas antiguas o archivos del año de la pera, o sobre restos de uniformes sobrantes como si fuera un cesto de la ropa gigante y aquello una lavandería abandonada. Bien pensado parece un nido de cigüeñas con un pájaro loco buscando acomodarse. Tal vez demasiado polvo, y no me refiero al fisiológico.

En el cuarto de la limpieza: A veces, los trastos estimulanlos extraños desagües, las fregonas patas arriba, el olor a desinfectante mezclado con la sudoración de vuestros cuerpos.  Con tanta oscuridad, y si la tienda está llena llena de gente ¿por qué no?
En los pasillos y/o almacén: rapidito, un express antes de recoger el Matutano que hace falta para reponer en las baldas.

En el voult: Otro clásico, un lugar destinado a fuertes magreos, a violentos ejercicios de labios y de manos recorriendo con fuerza piernas, gluteos, entresijos de piernas, donde el sexo busca el calor más escondido y salvaje que guardamos para contrarrestar las frigorías de la cámara.. De allí se sale más caliente que frío, garantizado.

Las reglas del sexo rápido…
Silencio: nada de ruidos, gemidos fuertes ni exclamaciones, si hablamos que sea para ofrecer cupones de la Once disimulando los jadeos. Seguro que vendemos alguno, y si no lo vendemos nos dará igual.
Discreción: cuánto menos gente lo sepa, menos posibilidades de que nos cacen (no es de recibo avisar al encargado o a un compañero/a, "Oye, que me voy a follar en mis quince minutos de descanso").
Localizaciones restringidas: Si bien la adrenalina que provoca el temor a ser capturado es importante, siempre que podais cerrar la puerta, mejor, lo digo por experiencia, no vaya a presentarse el Delegado Regional que nunca viene, y a ver cuantos cupones vas a verte obligado a colocar para compensar ese desliz, amén de la carta de apercibimiento que sería tan notable que la colocarían hasta en el tablón de anuncios de la web de Repsol.


Mas reglas 'hot'

Coherencia: Recuerda que hablamos de sexo express; nada de preparativos, prólogos ni palabras, ni, a ver donde podemos, ni aquí no que nos pillan; hay que ir directo al sexo, total te ha caído del cielo, no se te vaya a escapar si te andas con milongas.
Cuidado personal: Al terminar, y antes de volver a escena, aseguraros de estar bien peinados, sin marcas y cada cual con su ropa. No hay nada más embarazoso que tener que volver a entrar para intercambiarse las prendas.
Imaginación: Sólo disponeis de unos minutos, así que tratad de ser creativos, directos, desinhibidos. Ambos lo agradecereis.

La excusa perfecta: No olvidaros que si alguien os pilla, vosotros estais disfrutando de los 15 minutos de bocadillo que establece el convenio. Recalcarlo las veces que haga falta. Lo que os lleveis a la boca en vuestro tiempo libre es cosa vuestra. Recordad, vuestros 15 minutos son sagrados y privados. Esa primera declaracíón os servirá ante un juez.
Sexo en la gasolinera (Campsared Blog)

Posturas recomendadas...

Sentados: 
 Como hablamos de sexo rápido, lo mejor es improvisar, si, pero con conocimiento de causa, no vayamos a inventar nada que ya no esté inventado, queremos que todo salga bien así que lo mejor es recurrir a las posturas conocidas que no tendría que repasar aquí, en fin, eligiendo cualquier sitio donde poder aposentar el culo (lo más fácil), ayuda mucho que ella lleve falda o vestido, y cuando más livianos y cortitos mejor,  de forma que se pueda sentar rápidamente sobre el otro sin que se evidencie lo que tienen entre manos, o piernas. Lógicamente las expendedoras como ya no utilizan falda mayoritariamente, tendrán que recurrir a su propio conocimiento sobre la materia, que sospecho sea muy superior al de los varones en lo tocante a descubrir botones, deslizar cremalleras y llegar a los puntos más concretos en el tiempo más corto disponible.
No molestar: Si el espacio es más reducido, nada como como recurrir a la fuerza, es este caso la de el, que habrá de levantar a la mujer hasta alcanzar la altura necesaria para dedicarse al asunto con la prioridad que requiere.  Si él es fuerte de brazos para soportarla podreis disfrutar de un momento maravilloso, eso si, reconozcamos que hay que estar en buena forma, y alcanzando ciertas edades, la cosa no queda ya tan clara.


PREPÁRATE PARA EL PLACER…

Preambulos: Hemos dicho que nada de preambulos, pero con la de trastos que hay por las estaciones, seguro que encontrais algún punto de apoyo donde subiros para que el otro ejecute sus conocimientos orales sobre la materia. Ya que estábamos puestos...
Contra la pared: Ella de frente a la pared, un poco encorvada, y él sujetándola por la cintura. Una vez más, las faldas cortas, o las faldas sin más son las recomendadas para manejar el asunto sin problemas. Atención, en el fragor de la pasión, no olvidaros de mantener el silencio, no sea cosa que alguien más entre al baño, al almacen, al pasillo y escuche todo. Esta postura como no tiene nuestras bocas ocupadas puede jugarnos una mala pasada.

El momento justo, el lugar adecuado: Naturalmente a las ocho de la tarde con la gasolinera llena, y a horas punta no es el momento de ponerse a follar como unos locos mientras la clientela se agolpa preguntándose donde estará el trabajador/a o si se tratará de algún programa de cámaras ocultas. Sin embargo si hay que hacer un esfuerzo se hace, para eso estamos allí, para servir a nuestros client@s, y la persona que atendemos debe de serlo sin lugar a dudas (¿O se trata de un compañer@?, mejor no preguntar). 

Lo cierto es que a lo largo del día se viven situaciones de mucho estrés que merecen un ‘rapidito’ para descargar tensiones. Todo momento es apropiado, una vez más, siempre que los dos estén de acuerdo. Eso si, no olvideis bloquear las calles no vaya a costaros aquel polvo más que si hubieseis ido a un prostíbulo de lujo.

Espero que estos consejos os ayuden a salir del apuro en el caso de surgiros una situación semejante. Estamos aquí para ayudar. Los sindicatos deberían emitir una circular con este texto, y por supuesto la Delegada de Riesgos Laborales debería mostrarnos varios ejemplos prácticos al respecto.



POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO UN POCO MÁS ABAJO. GRACIAS

.
-->
Antes de leer este artículo deberías dirigirte a SEXO EN LA GASOLINERA (1ª Parte) y leer el principio de esta historia.

7 de septiembre de 2012

SEXO EN LA GASOLINERA (1ª parte)

Alguna vez tenía que hablar de temas prácticos, situaciones del día a día.  No todo van a ser críticas, ni historias inventadas, o relatos rocambolescos sobre la vida en las gasolineras.  En ocasiones hay que dejar espacio para la formación, tocar temas candentes y situaciones delicadas que no revisan en los cursillos de la empresa, ni tampoco figuran en el catálogo de nuestros planes de emergencia de la gasolinera. Vamos a hablar de sexo, puro y duro, ¡Nada de romanticismo!, nada de gaitas ni prolegómenos donde perder el tiempo, que en nuestras estaciones de servicio es escaso. También serán escasas las oportunidades de conocer a alguien -ya sea mujer o hombre- que en un momento dado precise desahogarse con urgencia, y que requiera hacerlo en la gasolinera (como cuando a uno le entran ganas de mear, pues eso), por esta razón, hay que estar preparados, listos para prestar un buen servicio, y que además, disfrutemos haciéndolo. ¿Qué eso no va a pasar? ¿Por qué no?, La atención al cliente es primordial, ya lo sabemos, y ese cliente/ta quiere éso contigo o con quien sea.  ¿Por qué?, pues no sé, un arrebato, una locura por despecho... qué se yo, quiere llevar a cabo el disparate del milenio y ha  ido a tocarte a tí, ¿Te vas a resistir? ¿Vas a empezar con mogigaterías, que si sí, que si no?

Vamos a ver, no se trata de un picha brava o una pájara alegre que quieran hacer allí la gracia, nos encontramos frente a unos yogurcitos que piden caña rápida y discreta, pongamos un bombero para ellas o un futbolista de los guapos, y una modelo tipo Victoria secret, o una gogó de Ibiza, gente sencilla con necesidades humanas como tú, que ese día les han leído la mano y les han dicho que, o follán antes de diez minutos o la palman. No le demos mas vueltas, la cosa va a ocurrir y punto.

Si quereis que os ponga otro ejemplo: les han tocado 100.000 € en uno de los rascas y quieren poder agradecerlo, no sé, o la forma de que te cobres un impagado de carburante que de otro modo no te van a pagar, y tu decides; estas razones pueden serte tal vez más comprensibles. ¿Puedes?, ¿Quieres? Vuelvo a decir que no se trata de unos figurines cualquiera, sino de unos pibones, hombre o mujer, como jamás imaginaste, aquello podría ser el polvo de tu vida.  Dejémonos entonces de si yo estoy casado, o de si tengo novio, si empezamos así no vamos a follar jamás en descuidada,  osea, sin que nadie se entere más que los afectados.  Aquí estamos ante un polvo grandioso, de medalla olímpica,  de récord incluso, lo demás son pamplinas leche, vamos al grano.

Partiendo de esa base, tan razonable como que caiga un Boing 767 sobre la marquesina de la gasolinera, ya lo sé, vuelvo a repetir que nada es imposible, por lo tanto, voy a pormenorizar en los lugares favoritos y más propicios para ese caliqueño de cinco o diez minutos.
Para empezar, dejar muy claro que esto no es un cortejo, sino un aquí te pillo aquí te mato, así que las demostraciones de ternura y amor aunque están bien, hay que dejarlas para las relaciones duraderas, que son las que mejor valorarán estos detalles, pero esta vez estamos hablando de sexo rápido. Ese que se practica con urgencia, y que supone una descarga sensacional de adrenalina y donde se puede cumplir más de una fantasía. Sobre todo, porque su gracia reside, en gran parte, en los sitios donde se practica, casi siempre prohibidos o poco aconsejables. Voy a enumerar algunos de éstos, y otras cuestiones importantes para tener en cuenta en estas relaciones exprés, que son como la venta rápida de una promoción, pero para las que tal vez no estamos preparados.
Tómese entonces todo esto como una formación avanzada para vendedores y encargados de estaciones de servicio, lo que no viene en los manuales ni nos ofrecen los cursillos (aunque deberían; seguro que no querríamos ni cobrar los kilómetros ni que nos devolviesen el día), para que ante situaciones como éstas, sepamos reaccionar como auténticos profesionales.

Los lugares más llamativos…
En los aseos de la gasolinera, los públicos: Un clásico, con el inconveniente de que siempre están sucios salvo el de minusválidos, y es un engorro cogerte la bayeta y unos guantes mientras espera tu pareja, que estando como está, en estado de efervescenciapara cuando hayas vuelto igual alguien te la levanta, dejándote más agitado que una cocacola que haya rodado desde el vault a la calle. Peligroso por los gérmenes y por que estás muy lejos de la caja.
En las mesas del espacio café, o al final de la barra larga: Sólo se necesita un rinconcito, el cobijo de un taburete o unas cajas vacías y un poco de adrenalina. Y cuando entre alguien disimulais:  "El expendedor ha ido al lavado, salga y búsquele", direis.  Tanto si teneis boxes o lavado como si no, teneis garantizados unos minutos hasta que el cliente se de cuenta después de haber dado un par de vueltas al edificio. Está claro que no se puede hacer en horas punta, pero en periodos valle... ¡Es perfecto! ¡Y aquí sí puedes gritar! (Solo si la gasolinera esta vacía, o muy llena claro). 
Si se hiciera tras la barra y algún cliente se acercara siempre puede agacharse uno de los dos para regalar al otro un buen momento que seguro agradecerá. Sin dejar de poner esos cafés o ese bollito recien hecho, por supuesto.
En el coche:  Basta con estacionar en algún lugar retirado y tranquilo donde controles la estación. Junto a la zona de descargas, o junto al aire-agua, que siempre es un alivio para poder dar un traguito e intercambiar el fresco líquido en los labios.  Pero cuidado no llegue una cisterna o un pesado que quiera hinflar las ruedas, por que hasta en los días más perros, siempre hay alguno que viene a controlar la presión. ¡Que gente más rara!

POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO A CONTINUACIÓN. GRACIAS

Ya puedes gozar de la continuación de este relato
clavando aquí el puntero,
SEXO EN LA GASOLINERA (2ª Parte)

Van a salpicarte datos reveladores

Mientras tanto recuerda,
si te tocas apaga la Web-cam

Especialmente si eres concejal de algún pueblo,
o Jefe de Zona

You Tube está al acecho

1 de septiembre de 2012

ESTAMOS APAÑADOS

Al paso que llevamos no cabe duda de que los mayas van a tener razón, el mundo se desploma de forma tan vertiginosa que para el 21 de diciembre no va a quedar institución en pié, ni títere con cabeza, excepto claro está, el antiguo INEM, que será el único organismo en expansión. En efecto, cada mañana pones las noticias y algo se ha derrumbado, ya sea algún banco, cualquier cotización bursátil, una comunidad autónoma o un negocio del barrio, y para septiembre se espera la cresta de la ola, cuando concluyan los contratos estivales, suba el IVA, y se inicie la temida cuesta otoñal que significa la vuelta al cole.

Ya podemos agarrarnos los machos, pero bien fuerte, como se ciñen las correas del coche en un frenazo, como nos aferramos a la barra de nuestro asiento en la montaña rusa, por que lo que nos espera, es de vértigo: Cifras de paro disparadas, récord de impagos, avalancha de desahucios, de cierre de empresas, la prima de riesgo por las nubes, el Ibex por los suelos, los combustibles hacia arriba, la compra de automóviles y pisos en sus mínimos, osea, un terremoto propiamente dicho, un sube y baja que nos revolverá las tripas, por que aquí no se puede hacer "de tripas corazón", ya que el corazón ¡pobre!, va a tener lo suyo, y no vamos a ganar para sobresaltos.

Ay qué joderse, quien nos iba a decir que la maquinaria de nuestra economía se iba a averiar de esta manera, ¡Con lo bien que funcionaba la jodía!, que daba para construir aeropuertos sin aviones, trenes ave sin pasajeros, y kilómetros de urbanizaciones sin vecinos, todo ello, como si fuera un gran belén adornado sin reparar en gastos.

Ahora que ha terminado la partida, los jugadores, nos han comunicado que somos avalistas de las pérdidas, que han apostado nuestras casas, nuestros derechos, nuestros trabajos, y que han perdido.  Hemos de apoquinar las cuentas pendientes, incluida la barra libre de regalos y mamandurrias (gracias Esperanza por enriquecer mi vocabulario).

Lo mas gracioso es que,¿Para cuando el procesamiento de quiénes provocaron la crisis, quiénes ayudan a que se agudice y quiénes impiden que se resuelva?. ¿Los ciudadanos somos los culpables? Que fácil es decir que gastamos más de lo que podíamos, ¿Acaso no teníamos derecho a una vida mejor?, ¿Acaso debíamos conformarnos y seguir siendo siempre y para siempre los personajes grises de este mundo?. Se culpa al ciudadano, como quien se ha tirado un pedo y mira hacia otro lado buscando algún culpable inexistente.
Dicen que vamos a entrar en recesión, que caerá -más- el consumo y la inversión, la compra de viviendas y automóviles, habrá más paro y las empresas y servicios reducirán su producción, y por lo tanto, circulará menos dinero.

En las gasolineras -que es lo que nos toca- la cosa va a ponerse cruda si es que no lo está ya, por que los precios que tenemos no invitan a aflojar las carteras. Al contrario, entras en ellas, y parece que no ha ocurrido nada, como si la burbuja inmobiliaria fuera una pompa excelsa de jabón, como si el tiempo de los pelotazos, aún no hubiera acabado  y todo el mundo siguiera nadando en la abundancia,. Y es que sus precios son del siglo próximo, pero las ventas son del siglo pasado. Ante esta paradoja, nuestras empresas van a cortar por lo sano, que ahora considerarán enfermo, y los paganinis seremos como siempre nosotros, los trabajadores. Los clientes van a evitar las tiendas como si fueran a coger una infección, de hecho, ya se acercan con precaución, como quien entra en un poblado chabolista por la noche. Llevan bien agarrado el monedero y en cuanto les dices un precio ponen cara de susto y ganas de salir huyendo. Todo sucede así: Preguntan inocentes, revelo el precio que me piden, mudan el rostro con espanto, y yo bajo la vista abochornado como si les hubiese dicho una insolencia. Me siento parte del atraco, soy el cómplice o el gancho que les va a aligerar la cartera en un descuido.

Me parece. que por mucho que subamos los precios no vamos a alcanzar los ingresos de antaño, a no ser que las cocacolas pasen a costar cinco euros y el agua tres, y nos sacuda un soplo -lento, de seis meses al menos- de calor africano, acompañado de una pertinaz sequía, y todo el mundo presa de la sed tenga que acudir a nosotros ante la escasez de reservas de los supermercados.

Yo creo que las gasolineras son como los conciertos caros o los campos de fútbol de primera, o pones a Cristiano Ronaldo o a La Pantoja tras el mostrador para que venga la gente a suplicarles un autógrafo, o bajas los precios para que sean competitivos, y no se quede "el local" a medio aforo. Pero claro, yo no entiendo nada de economía.

Unos cuantos fichajes importantes atraerían gente a las gasolineras (Campsared Blog) 
Las gasolineras, por la crisis, ya funcionan muy por debajo que hace años, como si justamente los clientes habituales se hubiesen quedado sin trabajo, esos que compraban el pan, los chicles y el periódico, y que llenaban el depósito sin preguntar a cómo está el litro o que precio tienen los donuts.

A partir de septiembre la cosa va a ir a peor, no será de extrañar que grupitos de funcionarios o de parados entren a saco en las gasolineras y se lleven ultramarinos sin pagar escondidos en los pliegues de la bragueta, o a las claras, en carros de la compra mientras gritan: ¡Viva el alcalde de Marinaleda!

Crucemos los dedos, para que la crisis se vaya a hacer puñetas por donde vino, como si fuera un sueño malo.

Yo ya he echado mis cuentas, y después de pagar la hipoteca, el coche, y las tarjetas, me queda un dinerillo -nunca mejor dicho- solo para ponerme a régimen de verduras y sopas. No hay mal que por bien no venga, voy a adelgazar por narices, voy a tener que ir andando al trabajo, comer verdura y guisos de la abuela, tendré que dar de baja el Canal Plus (mas horas libres), y tendré también que ahorrar en luz, lo que inevitablemente me abocará a otra dieta, la del cucurucho que dejará a todos contentos, especialmente a mi mujer.



POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO AQUÍ MISMO. GRACIAS

SEPTIEMBRE 2012, comentarios

Si quieres leer los comentarios del mes anterior (Agosto) pincha aquí

SEPTIEMBRE tiene más de 200 comentarios. Cuando llegues al final de cada página debes pulsar Cargar mas...>>  que aparece debajo del recuadro de comentarios para visualizar del 201 en adelante. Durante unos segundos (a veces largos, con Internet Explorer ni aparecen), cargará la página hasta que aparezcan desplegados (como en Facebook) el resto de los textos.

Puedes ver una imagen de como se visualiza: 
.