COMPAÑEROS DE CAMPSARED



"Podeis decir lo que pensais de vuestros encargados, de los objetivos, de la venta activa, de los cursos, de Sumando valores, seguridad, promotores del cambio, sindicatos, y todo lo que querais. Hubo en tiempos un blog de un compañero en donde mucha gente dejó sus comentarios, hoy no existe y como alternativa nace CAMPSARED BLOG, para reunir a todos los que somos COMPAÑEROS DE CAMPSARED"



Este blog, como indica en la cabecera, originariamente fue creado por un compañero llamado EXPENDEDOR-VENDEDOR el 20 de noviembre de 2008 pero problemas técnicos le impidieron actualizarlo, lo que dio pie a la creación de esta segunda etapa renovada que es la que se abre a continuación.
Como aquel, mantiene la idea de tener una plataforma de comunicación, de reivindicación y sobre todo un medio de expresión para todos los trabajadores de CAMPSARED y de REPSOL, y a la que quedan invitados cualquiera de los trabajadores de EESS sean cuales sean sus marcas.



Bienvenidos todos a este foro de diálogo e información.



Recordar que si visitais esta página por primera vez, para conocer el contenido completo de este blog desde su nacimiento, deberíais comenzar por el antiguo blog pinchando en este enlace:

'www.campsaredsprint.blogspot.com'





27 de septiembre de 2013

ENCUESTA

Por Vendedor Activo

Cambio de rumbo. Resulta que de un tiempo a esta parte, son los propios clientes los que nos analizan, y puntúan bajo su profesional criterio, como trabajamos y la imagen que ofrecemos al público. Mediante 11 preguntas 11, se le hace un cuestionario al que quiera rellenarlo, ofreciéndole puntos para que cambien por regalos al darse de alta. Ese es el reclamo, porque en la piel de toro no hacemos nada por voluntad propia, sino siguiendo el número de serie de los billetes, o su olor, o incluso a cambio de cuatro trastos sacados de los chinos, pero regalados, oye, que de lo que es barato lleno el hato.

Los que no usan tarjetas de crédito son captados por las tarjetas de fidelización o descuento, cuyos dueños empiezan a estar hartos de tanto plástico; por cierto, y para esto último no hace falta un estudio estadístico, sino una jornada de trabajo en cualquier comercio con colas en los cajeros.

De esta forma, tenemos un grupo estadístico formado por una minoría de gente que casi no sabe lo que es un banco y guarda su fortuna en calcetines, a la que se le pregunta, si les hemos ofrecido alguna tarjeta ¿?, o al que venía a por aceite Repsol para su coche, por quinta vez sin éxito, debido a no se qué problema con el nuevo proveedor, y como si fuera cachondeo le preguntan que si la oferta se adaptaba a sus necesidades... Qué graciosos.

¿Qué opinión pueden tener de un comercio donde cada vez que van el empleado se está haciendo un bocata? (¡dichosos bocadillos!) ¿O un cafecito?, ¿O leyendo la prensa? (En realidad está comprobando el albarán o la devolución, pero que saben...).  Y encima, con las mismas manos que sirven "gasoi" hacen bollitos, que vaya usted a saber que sabor tienen. Además, al final te lo tienes que servir tu, por solidaridad, porque ves al chaval o chavala liados con tantas historias, que coges la manguera y te pones, pero claro, pagando lo mismo; qué jetas.

La eficacia y fiabilidad de estas encuestas es proporcional a la racionalidad de los hábitos consumistas de nuestra querida patria. Solamente hay que ver con que calma nos tomamos la subida de 1 céntimo en los carburantes anunciada en los medios, sin mirar si se refiere a la media o a la gasolinera de nuestro barrio. Asimismo, nos vemos reflejados cada temporada de rebajas en un centro comercial, donde se compra aunque no haga falta, o cuando abren uno nuevo y nos juntamos 10.000 personas el día de su inauguración, como si fuera a cerrar al día siguiente.

Viendo esto, no me extraña que, a cambio de un rascador de espalda o un bolígrafo de tres colores, vendamos nuestros datos a empresas, que los manejarán a su antojo si no andas espabilado.

Yo la encuesta la rellenaré al estilo que uso para hacer la quiniela: Sin mirar donde pongo la cruz y sin entretenerme, que va a empezar el programa de María Teresa Campos y no quiero perdérmelo.

. POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO A CONTINUACIÓN. GRACIAS

6 de septiembre de 2013

SOLOS

Por estas cosas de la crisis no se han recortado las plantillas, no, eso dicen, pero se han exprimido hasta sacarles el último jugo de las venas. En vacaciones, recorro nuestras estaciones, como si me hicieran un descuento bárbaro, como si fuera a salirme gratis un repostaje de cada dos por ser empleado de Repsol, pero solo es vocación de peregrino, de colega que viene a ver como padecen otros, para aliviarme de mis propios males.

Y está bien claro que me alivio, como un curioso que observa el mal ajeno, como un fotógrafo de guerra que recoge instantáneas de caras embarradas y exhaustas, casi sin esperanza. De viaje, puedes ver a nuestros esforzados compañeros poniendo cien ojos en cien tareas distintas, y afrontando las avalanchas más solos que la una. Parecen los últimos de Filipinas, siempre a punto de caer desmayados y abatidos, siempre con cara atribulada, como de no ir al váter de ocho en ocho horas, y estar abandonando el tabaco y hasta la hora del bocadillo forzosamente, per collons.

Donde perduran dos personas, una deambula por la pista, entre clientes despistados que no saben si echarse o dejar que les despachen, pues la costumbre es la costumbre. Pero ahora hay que salir, corretear por las calles si es preciso, y señalar como el Colón de Barcelona siempre hacia la caja, para que pasen y vean el escenario que ha preparado nuestro responsable de marketing y el show que esté dispuesto a presentarles el expendedor-cajero, vedette en otros tiempos, y ahora taciturno repetidor de frases hechas: ¿Le pongo un...?

Sin embargo, noto que la tristeza se ha adueñado de los expendedores, ya no hay tanta viveza como antes, tal vez el peso del verano, o la ausencia solvente de los compañeros habituales, hacen que los expendedores que yo he visto, tuvieran cara de cansados, de taquilleros de un peaje continuo, ya no hay ofrecimiento risueño y optimista, la soledad del puesto los ha transformado en bustos parlantes sin ninguna gracia, y hasta cierta desgana.

Los encargados nunca están a la vista, y si aparecen, lo hacen sin alegría, arrastrando los pies, siempre con papeles en la mano y una mirada desangelada, de condenados a cuarenta años y un día. Falta chispa en nuestro trabajo. Se vende menos, también se ofrece menos, y los trabajadores ya no son lo que eran, eso si, por la pista siempre hay una chica con chaleco amarillo que busca hacer cientes mano a mano, como los que venden hachís: ¿Te pongo...?  -No hace falta, gracias.  -Que si, que te pongo.

Hubo una expendedora que me quitó la manguera de la mano (con simpatía): "Me ha dicho el encargado que sirva a todo el mundo", dicho y hecho, ¡qué soy del gremio! le advertí; como si nada. Ella tenía orden de servir y lo hacía con disciplina militar. Yo en la tienda esperaba, y hubiese tenido tiempo de guardarme veinte chicles en los bolsillos si hubiese concebido la intención,  pero las órdenes del encargado son sagradas, ella a lo suyo, que a los clientes la santidad se nos supone, como a los militares el valor, aunque la soledad pueda tentar los dedos largos.

Y así a lo largo de muchos kilómetros. Expendedores enfrascados en muchas tareas pidiendo auxilio con los ojos, con cara de besugo sin consumir. Unas contaban su odisea por las mañanas, solas ante el peligro, sin la valentía de Lara Croft para defenderse a mamporros, otros que si el lavado, otras que si el butano de las narices y lo imposible de realizar limpieza de servicios o de cualquier cosa; que si los contadores, que si los cafés, que si la pista, todos ellos la mayoría del tiempo solos, como un torero, ante situaciones comprometidas que requerían velocidad y cualidades de superheroe, en unos cuerpos, (salvo los de verano, jóvenes y peligrosos, y una golosina para los ases del tocomocho) la mayoría pasando de la cuarentena, que ya se empiezan a rendir a la exigencia cada vez mayor de la empresa.

De los encargados ni hablar, son como zombies de serie B, ni comen, ni duermen, y se pasan el día de la ceca a la meca con mala cara y pocas ganas ni de gruñir. "El mío esta de ocho a ocho", decía una con penilla.

He conocido gente estupenda, pero todos ellos cansados, faltos de ayuda, como si cada día les golpease un tsunami y tuvieran cogida la postura para no hacerse daño y sufrir lo menos posible la embestida.

Quiero felicitarlos a todos, por su trabajo, por su esfuerzo, por sobrevivir en soledad, por que los cuartos son los cuartos,  y ya no sobra pasta en esas cuentas para añadir un compañero que comparta el trabajo con nosotros. Pasará la crisis, como pasa la vida, aunque me temo que de los buenos tiempos, como dice la copla, "no nos quede ni la memoria".



POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO A CONTINUACIÓN. GRACIAS

1 de septiembre de 2013

SEPTIEMBRE 2013, comentarios

Comienza el curso. Ya estarán elaborados los presupuestos para el año que viene. Los que entreis dentro de ellos daros con un canto en los dientes. Empieza la cuesta, suerte para todos. ¿Se notarán los brotes verdes este mes?
.
***Recordad que SEPTIEMBRE tiene más de 200 comentarios así que para ver del 201 en adelante teneis que pinchar en el enlace siguiente:

Leer comentarios del  1 al 200  --  del 201 al 400› -- del 401 al 600›