COMPAÑEROS DE CAMPSARED



"Podeis decir lo que pensais de vuestros encargados, de los objetivos, de la venta activa, de los cursos, de Sumando valores, seguridad, promotores del cambio, sindicatos, y todo lo que querais. Hubo en tiempos un blog de un compañero en donde mucha gente dejó sus comentarios, hoy no existe y como alternativa nace CAMPSARED BLOG, para reunir a todos los que somos COMPAÑEROS DE CAMPSARED"



Este blog, como indica en la cabecera, originariamente fue creado por un compañero llamado EXPENDEDOR-VENDEDOR el 20 de noviembre de 2008 pero problemas técnicos le impidieron actualizarlo, lo que dio pie a la creación de esta segunda etapa renovada que es la que se abre a continuación.
Como aquel, mantiene la idea de tener una plataforma de comunicación, de reivindicación y sobre todo un medio de expresión para todos los trabajadores de CAMPSARED y de REPSOL, y a la que quedan invitados cualquiera de los trabajadores de EESS sean cuales sean sus marcas.



Bienvenidos todos a este foro de diálogo e información.



Recordar que si visitais esta página por primera vez, para conocer el contenido completo de este blog desde su nacimiento, deberíais comenzar por el antiguo blog pinchando en este enlace:

'www.campsaredsprint.blogspot.com'





21 de diciembre de 2014

FELICES FIESTAS

Esta es la quinta navidad del Blog, y como siempre, ha habido compañeros que se han ido quedando a lo largo del camino en este año.

Como en el caso de los políticos, nuestra empresa carga todo el peso de la recuperación en la clase trabajadora, en los operarios de a pie, encargados, expendedores, cajeros, para que guiados por la varita mágica del márketing y un esfuerzo hoy rogado y mañana exigido, saquemos las castañas del fuego y levantemos cifras que el propio mercado nos muestra que son inamovibles. 

La crisis económica ha venido para quedarse, la reforma laboral ha arrasado con la España del bienestar y ahora solo queda un erial sobre el que queremos edificar estaciones preciosas, brillantísimas, pero con unos precios que no se acercan a la realidad del país. Por mucho que agasajemos a la gente, y que saquemos brillo a las instalaciones, los españoles son ahora más pobres que hace cinco años, y la estrategia debe encaminarse a ser competitivos, no elitistas. Una generación arruinada con sueldos de 800 €, que jamás podrá planear otro futuro que no sea sobrevivir, no van a elegir estaciones de servicio donde el carburante y los productos son más caros que en el resto. 

Podemos ser competitivos, y no se trata de seguir con la caza de encargados o expendedores aviesos, se trata de entender que los beneficios que se conseguían en el pasado, ya no van a alcanzarse por que mucha gente está sin trabajo, no hay dinero bastante y la economía familiar es un terrible tetris donde hay que meter billetes según aparecen agujeros. Ya no sobra ni sobrará el dinero para derrocharlo en las gasolineras. 

Igual que los trabajadores hemos visto mermadas nuestras nóminas, las empresas tienen que entender que los beneficios deben adaptarse a los nuevos tiempos, no podemos exprimir más a Campsared, a sus trabajadores y a sus clientes, hay que mirar hacia el futuro. 

En el año 2015 queremos ser excelentes al 100 %, pues yo os digo, que ya sois excelentes, basta comprobar como han cambiado las estaciones de servicio en los últimos años, nos hemos adaptado a ser chic@s para todo, hemos cumplido todo lo que nos decían, hemos ejercido de panaderos, pasteleros, camareros, loteros y lo que hiciera falta con un talante positivo, porque entendíamos que había que arrimar el hombro. Ahora la empresa debe de mover ficha y con este capital humano, tratar de adaptarse a la realidad social, solo así recuperaremos las ventas. 

Vuelvo a recordar, a todos los que se han ido castigados por un sistema que trataba de aligerar plantillas con la política del miedo, en vez de incentivarlas. Espero que tengais mucha suerte fuera de este barco que tanto nos ha zarandeado en el viaje. Que 2015 sea para vosotros el principio de una nueva vida ilusionante. 


A los que nos quedamos, quiero desearos felices fiestas y una suerte infinita para el año que viene en el que quieren cibor-trabajadores 100 % excelentes, 100 % productivos y 100 % inmaculados. 

Quiero ofreceros el 100 % de mis abrazos. Sed felices y comed algo más que perdices en estas fiestas; que hay que coger fuerzas. 

                                                                                                ANKSUNAMUN dic-2014

























FELICES FIESTAS A TODOS Y UN PRÓSPERO AÑO 2015  

POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO A CONTINUACIÓN. GRACIAS

18 de diciembre de 2014

ENCARGADILLO MOJÓN

Comentario de Anónimo:

En esta empresa, los encargadillos de turno necesitan comprobar, minuto a minuto, su gran poder sobre sus subordinados. Su vida personal suele ser vacía y deprimente. Y su personalidad, frágil. Necesitan compensar su complejo de inferioridad de algún modo. La continua referencia, directa o indirectamente (si no se alcanzan los objetivos previstos se tendrán que tomar medidas...) a los despidos, a la responsabilidad, a la poca colaboración, a los fallos cometidos, etc., hace que los empleados más valiosos se marchen antes de acabar moralmente tocados.

Es muy curioso que se opte por la crueldad gratuita sobre el equipo que aporta riqueza económica a diario. Y tampoco deja de ser curiosa la complicidad que, mediante el silencio, la sumisión, el chivateo y el peloteo, los subordinados tienen con su encargadillo.

La unión hace la fuerza, pero eso no se produce porque hay riesgos. El primero es hablar, ya que nunca falta un experto en el arte de la felación que hace las funciones de informador. Y, además, mientras la ira del encargadillo se centra en otro, a mi me deja tranquilo. Los nulos principios de solidaridad y nobleza se evaporan. Y ante la injusticia cotidiana, no movemos un solo dedo: somos ayudantes del verdugo; ya sólo falta que le limpiemos el látigo. El encargadillo lo sabe y volverá a su casa, donde tendrá que colgar su armadura de inmunidad y la fusta, deseando que pasen las horas para volver a usarlos con la habilidad que le caracteriza.
Comentario hecho en Campsared Blog por Anónimo el 04 enero de 2013 18:19

Respuestas ANKSUNAMUN 04 enero, 2013 18:31
Lo has bordao. Anónimo y todo lo has bordao. ¿Qué es lo que hace que un encargado baje la cabeza aunque las reivindicaciones sean las suyas? ¿Hasta cuando van a seguir mirando para otro lado mientras les estrujan y exprimen como al resto? Tras cada encargado valiente tendría que haber una sociedad protectora que los utilizara de sementales antes que se extinga la raza. Claro que la mayoría actúa sin plantearse otra cosa que no sea salvaguardar su culo.
Encargado Cabrón (Campsared Blog)
 POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO A CONTINUACIÓN. GRACIAS

7 de diciembre de 2014

EL DESPRESTIGIO DE LOS SINDICATOS

Ha aparecido recientemente un informe sobre la realidad social española en el que, entre otras cosas, se preguntaba a la gente la confianza que le inspiraban determinadas instituciones o grupos sociales. Puntuando de 0 a 10, suspendían el gobierno del Estado (4,9), la Iglesia Católica (4,2), los bancos (3,8), los sindicatos (3,6), los partidos políticos (3,5) y las multinacionales (3,4). Demoledor: con la que está cayendo, los sindicatos inspiran menos confianza que los bancos, y solo superaran, por muy escaso margen, a las multinacionales y los partidos políticos. Es más, entre las diez instituciones que inspiran más confianza están la policía (3ª), el Rey (5º), Guardia Civil (6ª) y Ejército (8º).

Ciertamente todas estas encuestas de población son muy discutibles, pero ofrecen pistas para entender lo que está ocurriendo en una sociedad. En este caso, estamos hablando de un informe coordinado por un prestigioso sociólogo, José Juan Toharia, y financiado por el Departamento de Estudios de Opinión Pública de la Fundación Ortega-Marañón, con la colaboración de Metroscopia, de la que Toharia es presidente, y gracias al patrocinio de Telefónica. Legítimo es tener algunas sospechas dado quienes auspician el trabajo, pero tampoco conviene echar en saco roto lo que dicen, sobre todo porque uno tiene sobrada experiencia en su centro de trabajo de ese rechazo de los trabajadores por los sindicatos.

Hace tiempo que ya he escrito que en estos momentos los Sindicatos, y de forma notoria los grandes sindicatos, no son una respuesta a los problemas que tenemos, sino más bien una parte de esos problemas que nos agobian. En un juicio más favorable, podríamos considerar que, dadas las dificultades realmente existentes no son más que víctimas de su propia impotencia y que, desde este enfoque, todos los sindicatos sin exclusión son objeto de la desconfianza colectiva.

Digo esto porque se suelen utilizar algunas categorías para establecer distinciones entre los sindicatos. La más clásica es la que establece una diferencia entre los sindicatos de clase y todos los demás. Los primeros son los que se sitúan en la izquierda del espectro político y mantienen una visión crítica de las relaciones sociales de producción actuales, con el objetivo a medio y largo plazo de sustituirlas por unas relaciones radicalmente distintas, inspiradas más o menos directamente en la tradición socialista. No deja de ser una distinción confusa, pero no debemos nunca abandonarla. Otra distinción bastante precisa es la que se hace entre sindicatos mayoritarios y minoritarios. Los primeros son los que obtienen un mínimo de votos en las elecciones sindicales, lo que les autoriza a sentarse en las mesas de negociaciones. Esta, además, es una distinción de gran importancia en la vida práctica sindical.

Pues bien, en el párrafo anterior se encuentran ya algunas claves que nos permiten entender la pérdida de prestigio de los sindicatos. Me voy a centrar en los sindicatos de clase, aunque los otros han aportado su grano de arena en el descrédito, sobre todo por la presencia mediática de aquellos que agrupan a cuadros superiores, como fue el caso de los controladores o el de los pilotos de aviación. No se puede decir que hayan dignificado el concepto de la actividad sindical ante la población.

No está nada claro que los dos grandes sindicatos de clase, CCOO y UGT  lo sean en un sentido genuino de la palabra. Desde hace ya tiempo han olvidado las exigencias de transformación radical de la sociedad y se han pasado más bien al papel de sindicatos de servicios. Esto es, son máquinas burocráticas cuya función es prestar determinados servicios a sus afiliados (básicamente abogados y otras prestaciones menores) y sentarse en la mesa de negociaciones con la patronal y el gobierno para gestionar la resolución de los conflictos. Poco, muy poco, queda en su discurso de la confrontación, de la incompatibilidad entre los objetivos de la patronal y el gobierno por un lado y de los de los trabajadores por el otro. La negociación deja de ser para ellos una pausa en la lucha sindical que permite consolidar pequeños avances para lanzarse de inmediato a la conquista de nuevos objetivos, y pasa a ser en sí misma el objetivo de su actuación. Ese enfoque provoca que, llegado el momento de la negociación, participen en ella en condiciones de extrema debilidad, lo que les lleva a aceptar y firmar acuerdos inaceptables.
El error fundamental procede de haber aceptado un marco de acción sindical que conducía no necesariamente, pero sí con bastante probabilidad, a lo que ahora tenemos. Una vez que se admite el modelo de elecciones sindicales y la delegación del poder de los trabajadores en los representantes, estamos poniendo las bases en la desmovilización de los trabajadores, y condenando a la impotencia a sus representantes. Estos terminan convirtiéndose en un colectivo cuyos intereses objetivos como grupo se pone por delante de los intereses de las personas a las que representan. El hecho de que, por ley, dependan económicamente del Estado no hace más que acentuar esa subordinación a instancias ajenas a quienes son sus representados. Como dice el viejo refrán español, «nadie muerde la mano que le da de comer». Y quizá nada ejemplifica mejor esa pérdida de rumbo que la implicación de los sindicatos en los EREs, de los que obtienen notables beneficios gestionando la destrucción de puestos de trabajo.

Cierto es que los sindicatos de clase minoritarios, entre los que se encuentran los tres que constituyen la familia anarcosindicalista (C.N.T, C.G.T. y Solidaridad Obrera) no han entrado en esa dinámica (en el caso de la C.G.T., algunas críticas lo ponen en duda), pero también es cierto que no logran romper con esa condición de minoritarios, lo que implica cierta impotencia: la convocatoria de una huelga general, por ejemplo, queda totalmente fuera de su alcance. Y al final, dado que son sindicatos, terminan pagando el pato del desprestigio alimentado por los mayoritarios.

No sería justo, sin embargo, cargar todas las culpas sobre los propios sindicatos. En esta sociedad hay grupos enfrentados con intereses en muchos casos contradictorios. Y los grupos del bloque dominante (patronal, gobierno y medios de comunicación afines a estos, que son casi todos los de gran audiencia) se encargan con empeño y acierto de desprestigiar a los sindicatos y de poner todas las trabas posibles a los tímidos intentos de plantear movilizaciones que vayan más allá de pacíficas manifestaciones o concentraciones. A más más, los propios trabajadores se han tragado el señuelo de una sociedad que les proporciona felicidad a través del empleo precario y el consumo degradado. Pillados en la trampa, no reaccionan como debieran, no se sindican, no exigen mayor dureza a los sindicatos y aceptan por el momento con resignación la imparable degradación de sus condiciones de trabajo.
 La situación actual es bastante dura y puede inducir a la desesperanza, y al desistimiento en la lucha emancipadora. Hay, no obstante, espacio para la resistencia y la lucha solidaria.
.  
Un articulo de:    El Dedo en el Ojo de F. García Moriyón


PD. del administrador: Viene a cuento este artículo, por que detecto una falta de interés de los trabajadores por sus propios problemas y un descreimiento generalizado en los representantes sindicales. Ya nadie piensa que sean capaces de cambiar las cosas, tan solo de arreglar detalles, han perdido su halo romántico y revolucionario, se comportan como funcionarios que resuelven pequeños asuntos, y que no despiertan demasiada expectación. Llegan a las estaciones y apenas podemos consultarles cuestiones domésticas a mata caballo, los trabajadores ya no demuestran interés, y los sindicalistas no avivan sentimientos de lucha, ni siquiera de resistencia, solo de resignación. 

No vemos brillo de esperanza en sus ojos, ni entusiasmo en su voz. Ante los grandes problemas se encogen de hombros y te dan a entender que este mundo es un valle de lágrimas, y que, aunque reclamarán el dinero que te deben, no podrán devolverte la dignidad ni la alegría.

La caverna mediática y la propia actitud de los sindicatos de clase muy contemplativos en los últimos años hacen que cuando le hablas a la gente de lucha sindical, pongan una sonrisa irónica o se pongan directamente a despotricar. Es una lástima. 
En Campsared no hay compromiso ni de los trabajadores por los sindicatos, ni de los sindicatos con los trabajadores, son como esas parejas gastadas por el tiempo que han perdido el 
feeling y ya no tienen nada en común. 

Da lo mismo el sindicato que sea, el descreimiento es la actitud general. 

Hace falta volver a confiar en los sindicatos pero para eso, ellos deben "ponerse guapos" y cambiar el discurso, terminar con el derrotismo y devolvernos la ilusión. No quiero delegados sindicales arrastrando los pies y explicando dubitativos que hay muchos problemas, los quiero agitando banderas con un incendiado discurso, ofreciendo compromiso a cambio de apoyo, prometiendo plantar batalla no solo ante los otros sindicatos que no es lo que queremos, sino ante los representantes de la empresa. 

El día que consigamos unos líderes sindicales decididos y enérgicos, volveremos a creer en nosotros mismos y en nuestra capacidad de lucha, sentiremos que por delante nuestro marcha un paladín y no un administrador de deuda. Necesitamos volver a creer para que cuando veamos a un sindicalista por nuestra estación no sintamos desinterés y ganas de que se marche para ponerle verde. Los sindicatos deben replantearse su trabajo.




 . POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO A CONTINUACIÓN. GRACIAS

1 de diciembre de 2014

ASÍ NOS VALORAN

ASÍ NOS VALORAN


A lo largo de los próximos capítulos voy a explicaros al detalle la evolución de los programas de incentivos que ha tenido Repsol, cómo funcionaban, qué conceptos son importantes hoy en día, de donde salen las personas que valoran, como se organizan las puntuaciones, y lo más importante, qué determina que alcancemos los objetivos que nos marcan, y qué podemos hacer a partir de ahora -jugando a su mismo juego- para facilitarnos las cosas y tener mayor influencia sobre los porcentajes del e3.

capítulos


.
. POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO A CONTINUACIÓN. GRACIAS

DICIEMBRE 2014, Comentarios

¿El silencio de los corderos?
No, Campsared.

“No hay nada peor que el estruendo que causa el silencio” (John Katzenbach. Escritor)
*********
“¡Basta de silencios! ¡Gritad con cien mil lenguas! porque, por haber callado, ¡el mundo está podrido!” (Santa Catalina de Siena)
*********
“El silencio es el partido más seguro para el que desconfía de sí mismo (François de La Rochefoucauld. Escritor)
*********
“Muchos hombres esconden su cobardía detrás del silencio” (Diego Quiros Sr. Eclesiástico)