COMPAÑEROS DE CAMPSARED



"Podeis decir lo que pensais de vuestros encargados, de los objetivos, de la venta activa, de los cursos, de Sumando valores, seguridad, promotores del cambio, sindicatos, y todo lo que querais. Hubo en tiempos un blog de un compañero en donde mucha gente dejó sus comentarios, hoy no existe y como alternativa nace CAMPSARED BLOG, para reunir a todos los que somos COMPAÑEROS DE CAMPSARED"



Este blog, como indica en la cabecera, originariamente fue creado por un compañero llamado EXPENDEDOR-VENDEDOR el 20 de noviembre de 2008 pero problemas técnicos le impidieron actualizarlo, lo que dio pie a la creación de esta segunda etapa renovada que es la que se abre a continuación.
Como aquel, mantiene la idea de tener una plataforma de comunicación, de reivindicación y sobre todo un medio de expresión para todos los trabajadores de CAMPSARED y de REPSOL, y a la que quedan invitados cualquiera de los trabajadores de EESS sean cuales sean sus marcas.



Bienvenidos todos a este foro de diálogo e información.



Recordar que si visitais esta página por primera vez, para conocer el contenido completo de este blog desde su nacimiento, deberíais comenzar por el antiguo blog pinchando en este enlace:

'www.campsaredsprint.blogspot.com'





25 de febrero de 2015

APP CAMPSARED

Descarga la App Campsared Blog pinchando desde tu móvil 
en el enlace siguiente:



Más información en la página de este Blog

8 de febrero de 2015

EL TOCAHUEVOS DE LA ESTACIÓN

Por Jose Luis Tellón

¿Qué trabajador de estaciones de servicio no se ha encontrado alguna vez en su turno, con un toca huevos?.

En mi definición particular de toca-huevos: Dícese del individuo que disfruta con el daño ajeno a sabiendas de éste o inconscientemente.
¡Vamos, que tampoco tenemos que esperar mucho para que aparezca el primero, rápido, a principio de turno!. Cuidado, sale de cualquier sitio, el tocahuevos juega el factor sorpresa para resultar más efectivo.

Todo transcurre así. Empieza un nuevo día de trabajo de un expendedor normal. Suena el despertador, saltas de la cama, te lavas la cara, y piensas dónde has dejado aparcado el coche mientras bajas las escaleras y te encaminas hacia él. En realidad, sabes lo que te espera, por que otra cosa no será, pero los toca-huevos son puntuales e incansables.

Llegas a tu añorada estación (siempre piensas en ella aunque no quieras), le das los buenos días al compañero que ha estado de noche, lanzas el turno de las 6:00 h., y el primer TOCA HUEVOS del día  ¡¡¡que no llega!!!… y ¿Por qué no llega?… me refiero a mi compi de turno de mañanas.

Enseguida aparece, me había asustado, no sabría que hacer sin él. Es esa criatura que bosteza un "buenos días" insípido con ese hilillo de voz tan característico suyo, frotándose los ojos, mientras se dirige a la máquina del café (con paso firme, conocedor y pausado, el mismo que utiliza para echar la primera meada de la mañana sin apenas abrir los ojos), quejándose del frío que hace, y de lo que le duele el cuerpo. Solo está calentando motores. Le miras, y piensas que tu no estás mucho mejor, y sin embargo, no eres un tocahuevos de primera clase como él.

Porque no os creáis esa leyenda urbana, de que los clientes son los toca-huevos por excelencia, ¡¡¡No hombre, no!!!.

En el Top 10 de los toca huevos hay sitio para todo el mundo, incluso para el que está escribiendo:

  •  El que está todo el santo día charlando.
  •  El que se fuma hasta las colillas.
  •  La chivatona de la estación, la radio-macuto informativa.
  •  El friki de las galaxias, con su espada laser.
  •  El nervioso, que pone atacao a todo el mundo.
  •  El flojo, que hay que empujarle para que salga a la pista.
  •  El listo, que todo lo sabe, y de nada entiende.
  •  El despistado, que no se lo explica (ocurra lo que ocurra).
  •  El sindicalista y sus derechos.
  •  El buenazo, que todo se lo come con patatas fritas.
  •  El pasota, que viene de vuelta, colega…

Bueno, el perfil del toca-huevos es muy variado, y se caracteriza por que todo lo que se le propone le parece mal, desacertado y erróneo. Sin embargo por norma general, el toca-huevos, solo protesta o critica, pero no aporta soluciones reales al problema.

El toca-huevos empieza a trabajar por sorpresa, es, como El extraño caso del Dr. Jekyll y el Mr Hyde, de Conan Doyle, un desdoblamiento de personalidad sorprendente que sucede con un simple chasquido de dedos, y al que uno no llega a acostumbrarse por muchos años que lleve conociéndolo.

Pues si, de pronto el tocahuevos empieza a funcionar sin ton ni son. ¿Quién no ha visto una de esas películas donde al protagonista le ponen un chip y lo dirigen por control remoto en un momento dado y con la consiguiente sorpresa de todos los presentes?

- Tengo que matar al presidente... es mi cometido, matar al presidente... al presidente... - Andando zombi hacia él.
- ¡¡¡ Cogerlo y detenedlo, qué al toca huevos se le ha ido la cabeza otra vez...!!! - gritaba el comisario James Gordon, a cargo de la seguridad del evento.

Este ejemplo en concreto de fijación por algo solo se le puede ocurrir a un autentico toca-huevos, con su diploma oficial y nº de operario destacados. Normalmente el asesino actuaba en una cumbre, donde el presidente de los EEUU ya había sido alertado del posible atentado, y su equipo de seguridad estaba que lampaba, jejejeje., pero el tocahuevos siempre insiste, aunque le den sopas con honda. El coyote es un tocahuevos muy destacado de este ejemplo, para instruir a los niños que quieran ser cabrones desde la tierna infancia.

La profesión de toca-huevos tendría que estar reconocida en la tabla de categorias, en la útima hoja del Convenio Estatal, ya que a mi modesto entender, en todas las estaciones de servicio del país, tenemos uno muy preparado,  un toca-huevos profesional, licenciado en tocamiento hueval avanzado, un catedrático de los cojones.

En fin, que mañana me tocará de nuevo hacer de psicoanalista para saber en que le he podido fallar hoy a nuestro particular toca-huevos de la estación. Como cada día de trabajo, me enfrentaré al hecho de que jamás hago nada a su entera satisfacción, como si fuese gilipollas, como si tocarme los huevos fuese su entrenamiento matinal, o su desahogo psicológico.

Ser toca-huevos es un logro, ¿Se hace o se nace?. En cualquiera de los dos casos hay que ser un poco hijo de puta.
PLAY PLAY

PD.: Los personajes de esta nota son imaginarios, aunque en muchos casos la realidad supere la ficción.


Publicado en Expendedores vendedores de estaciones de servicio, el Viernes, 14 de octubre de 2011 a las 1:06 - Adaptado por Anksunamun






Toca-huevos de vacaciones (Campsared Blog)




POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO A CONTINUACIÓN. GRACIAS

1 de febrero de 2015

FEBRERO 2015, Comentarios


La crisis se marcha, pero sigue dando coletazos en las zonas menos favorecidas como un dinosaurio moribundo que todavía tuviera fuerzas para llevarse a unos cuantos por delante. Aturdidos repasamos el Plan de Negocio como si fuera una multa de tráfico que no te explicas cuando y por qué nos ha caído.
.

.