COMPAÑEROS DE CAMPSARED



"Podeis decir lo que pensais de vuestros encargados, de los objetivos, de la venta activa, de los cursos, de Sumando valores, seguridad, promotores del cambio, sindicatos, y todo lo que querais. Hubo en tiempos un blog de un compañero en donde mucha gente dejó sus comentarios, hoy no existe y como alternativa nace CAMPSARED BLOG, para reunir a todos los que somos COMPAÑEROS DE CAMPSARED"



Este blog, como indica en la cabecera, originariamente fue creado por un compañero llamado EXPENDEDOR-VENDEDOR el 20 de noviembre de 2008 pero problemas técnicos le impidieron actualizarlo, lo que dio pie a la creación de esta segunda etapa renovada que es la que se abre a continuación.
Como aquel, mantiene la idea de tener una plataforma de comunicación, de reivindicación y sobre todo un medio de expresión para todos los trabajadores de CAMPSARED y de REPSOL, y a la que quedan invitados cualquiera de los trabajadores de EESS sean cuales sean sus marcas.



Bienvenidos todos a este foro de diálogo e información.



Recordar que si visitais esta página por primera vez, para conocer el contenido completo de este blog desde su nacimiento, deberíais comenzar por el antiguo blog pinchando en este enlace:

'www.campsaredsprint.blogspot.com'





12 de diciembre de 2016

CALENDARIO DE SONRISAS (3ª parte)

Visto que lo de la sonrisa no se me da bien, y descartado ya pintármela con un rotulador, he decidido imaginarme a las clientas en bragas*, esa es mi técnica, ya está, cada uno tiene la suya, yo me las imagino entrando por la puerta como si fueran ángeles de Victoria Secret, y sanseacabó.

Lo malo es que alguna se percate de que tengo la vista desviada -que lo notan- y me busque un disgusto. Los hombres y las señoras mayores son otro asunto, no quiero desnudar mas de la cuenta, que nunca se sabe en que berenjenal se mete uno, que alguna vez me han devuelto la sonrisa ellos y ellas, y me han puesto en un compromiso. Ahí no me queda mas remedio que apechar y poner cara de angel.

Después de tres visitas de instrucción lo que ha quedado claro es que aunque ponga "autoservicio" en el monolito, nuestra empresa quiere que la estación sea de servicio atendido;  se acabó el estatus de simple vendedor parapetado tras la caja, la estación siempre que se pueda debe ser atendida, cuanto más mejor, como en los restaurantes caros. Ese es el fundamento estrella, y sonreir claro. Aparte de eso, nuestro coach ha ido sumando compromisos por su cuenta como quien empieza un nuevo año: Ir al gim, dejar de fumar, dejar de beber, dejar de correr con el coche... Bueno pues él venga a sumar actitudes positivas, que si reparte servilletas, que si piruletas por aquí, que si toallitas por allá, que si limpia cristales de los coches, que si atiende cuatro vehículos en pista al mismo tiempo, eso es un no parar, pide más que un parado de larga duración a la virgen, pero a nosotros la falta de costumbre nos hace mártires.

La última es que vayamos a ayudar en el inflado de las ruedas pese a que el aire/agua se encuentra a más de 100 metros de la tienda; por pedir... el acabóse vamos, me imagino volviendo cual Usain Bolt por que de pronto se ha llenado la pista; para descuajaringarse de la risa.

También dice que hay que firmar los servicios cada hora, incluido el de minusválidos que no visita nadie en todo el turno, pues da lo mismo, cada hora, puntuales como las campanadas de la iglesia aunque no haya un solo feligrés, comprobando que brilla y que el papel/jabón no se han evaporado,  Por que ¡ojo! "el propósito antes que la tarea" dicen, así que un ojo siempre al horizonte por si aparece un coche en lontananza, salir dispuesto hacia la pista con nuestro capote de enseñanzas: tapones... ¡perdón!, sonrisa, tapones, charloteo y limpieza de lunas si se puede.

Soy un empleado en reciclaje al que a este paso volverán a cambiar la denominación de "vendedor" que tanto nos inculcaron, por la de "expendedor-vendedor", paradojas de la vida.

Esta frase lapidaria que repiten continuamente en el audio de la estación: "Nuestro servicio marca la diferencia" significa que vamos a sufrir -estamos sufriendo- otro peso extra sobre nuestras espaldas, algo que requerirá más paciencia, más sacrificio y más esfuerzo por el mismo dinero. Por que atender en pista no exime del resto de tareas, no señor, son acumulativas, y todo, con el mismo personal, un trabajador o a lo sumo, uno y medio ¿Se puede atender todo con la calidad necesaria? Seguramente no pero eso da igual,  antes aprovechaban nuestro tiempo dentro de la tienda, y ahora lo aprovecharán también fuera, ¿qué nos queda? ¿lucir publicidad? ¿luchar por nuestro empleo? ¿los juegos del hambre? Espero que los sindicatos sepan renegociar esta vuelta de tuerca de la empresa sobre nuestro trabajo.

*Es mentira, no vayais a pensar que soy un salido, aunque varias veces lo he probado y funciona, se me queda cara de tonto para un rato.

POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO A CONTINUACIÓN. GRACIAS
Antes de leer este artículo deberías dirigirte a CALENDARIO DE SONRISAS (1ª Parte) y leer el principio de esta historia.

19 de noviembre de 2016

CALENDARIO DE SONRISAS (2ª Parte)

Pues no, no es divertido todo lo que se refiere al Plan Cliente, nos aprietan con compromisos sobre limpiezas y buen comportamiento, y nos someten a un seguimiento estajanovista para que seamos primorosos en el trato y escrupulosos con la limpieza. Hay veces que me recuerdan al ejército. Cualquier día empiezo a taconear a la orden del encargado, que se lo ha tomado muy a pecho, quiere ser el mejor de la cartera, relanzarse hacia las oficinas, y lleva muy a rajatabla las normas, como un picoleto cabreado.

Cuando llega siempre se da una vuelta por la pista buscando hiervas, manchas y restos de gasoil en las mangueras. Luego nos hace la relación y yo contesto: "Si, señor, si, señor" disciplinado como un marine americano. "Aquí mi fusil, aquí mi pistola; una da litros, el otro consuela" pienso mientras vuelvo a limpiar los boquereles. 

También, antes de entrar en la oficina, pasa revista para comprobar que mi aspecto sea impecable, que mi sonrisa ilumine mi cara, que mi barba de cuatro días esté perfilada y que mis botas estén limpias y la chapa en su sitio, es un perfeccionista que pasa más tiempo tras mis pasos, que en ordenador, no le falta más que un pinganillo para parecer mi guardaespaldas.

Además, se ocupa, como una madre, de que no me falten toallitas, tapones y piruletas para regalar a los críos que revuelven la tienda, y me recuerda cada día las veinte cosas que tengo que ofrecer. Es como tener a Pepito Grillo todo el día tocándote los h...

El entrenador mientras tanto, vino a recalcarnos los compromisos como un maestro de escuela viene a repasar la lección: Mas sonrisas, esperar a los clientes en la calle, ofrecer lleno, insistir en el bueno y superior -que un día nos vamos a liar, verás-, limpiar sobre limpio, ofrecer la Repsol Mas Travel, y entregar servilletas con los fritos y la bollería. Esos son los siete mandamientos del Plan cliente. De momento. ¡Y limpiar parabrisas, y pronunciar Neotech, y obsequiar con piruletas, y...! Ya era raro que solo fueran siete.

A mi lo que me falla es la sonrisa, no soy capaz de estar las ocho horas como si me hicieran cosquillas. Mi suegra dice que no sonrío por ella, y el encargado que es falta de espíritu, pero la verdad es que soy una persona seria, que no derrocha en gracias ni parloteo abundante, muy a lo Gary Cooper, disparo cuando me tocan las narices, pero frases las justas. Desde luego no soy la alegría de la huerta, así que este concurso de sonrisas frente a mis compañeras, lo tengo perdido de antemano.

Las mujeres, por lo general, son mas proclives a la sonrisa, yo sin embargo, sobre todo cuando empieza el jaleo y las colas, me concentro tanto para superar las siete pantallas, y el aluvión de tickets, que se me olvida la sonrisa y solo pienso en salir de allí con vida.

Lo del sistema informático merece un capítulo aparte, teclas que te llevan a otra ventana, que te piden confirmación, que te la vuelven a pedir, que te llevan atrás cien veces como la bollería y bocadillos, o la Repsol Mas, todo tan complicado que parece hecho a posta para que tardemos más o nos liemos. Cada pasito pa'lante María, lleva un pasito pa'trás, podría decirse.

Por lo demás, hago piernas cuando puedo, y repito el trabalenguas de la Travel, de la Neotech, y del santísimo repertorio de venta, todo con calma, ya digo, que no se saca un Woody Allen parlanchín, de un Buster Keaton cara palo, de la noche a la mañana.

A veces, el estrés me lleva a cometer errores de pronunciación o a tener incómodos silencios cuando ya no sé que contar, por que la persona no quiere nada o ya ha comprado, y esperamos que se cierre la operación... entonces me trabuco y acabo vendiendo el Efitec-Neotech como un producto nuevo, o la Mas-Travel-Repsol, digo la Repsol-Travel-Mas, osea la Travel-Repsol-Mas... la de puntos vaya, que encima no aparece. Otras veces prefiero hablar del tiempo como recurso fácil para evitar tener que hablarle de estos nuevos carburantes que evitan la corrosión, la oxidación, limpian las impurezas, y alargan la vida del motor yo que sé cuanto, mientras el cliente te mira con cara sorprendida pensando: ¿Y este que dice? Y yo dale que dale al organillo.

Sobre la sonrisa, he pensado pintármela como Joker, pero no se que dirá el entrenador, y lo mismo el encargado se cae de culo. Por que pensar en sexo me anima mucho pero no ha lugar en la caja, no se me vaya a caer la baba y la liamos. (Continuará...)





  POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO A CONTINUACIÓN. GRACIAS
Antes de leer este artículo deberías dirigirte a CALENDARIO DE SONRISAS (1ª Parte) y leer el principio de esta historia.

7 de noviembre de 2016

CALIGRAFIA VELOZ "MADE IN SPAIN"

Hace unos pocos días nos han colgado una nueva tecla en el TPV, dentro de la sección "Puntos Travel", denominada "Star Words"... En fin. Esto es lo que tiene hacer las cosas con prisas y confundir la velocidad con el tocino. Dicho botón sirve para realizar la operación de canje de puntos Travel directamente por una de los artículos que tenemos ahora invadiendo nuestra zona de caja... Si, esos en los que sale la princesa Leia con sus ensaimadas en la cabeza. Como siempre, hemos antepuesto la rapidez a la eficacia. Y lo que importaba para el genio que alojó esa errata ortográfica en nuestros sistemas de cobro, era que no le echaran la bulla sus superiores. Con lo que se viene a demostrar que trabajar con miedo y exceso de autoridad es perjudicial para el resultado final. Si a tu destino llegar de una pieza quieres, aprender a caminar primero debes... Joder, ya empiezo a hablar como Yoda... Sucede algo parecido con el plan cliente: 4 conclusiones sacadas a toda leche, de varias encuestas y muchos análisis, en los que por algún motivo se vislumbró que jamás sonreímos al cliente, de ahí lo de la insistencia en que mostremos colmillos mientras con una mano sujetando la bandeja de las napolitanas, con la otra cogemos la tacita de "Star words" y con la nariz intentamos respirar algo de aire, hasta que usen dicho apéndice inútil para algo más que se les ocurra a los cerebritos de arriba que justifique nuestro sueldo. Otra errata más de la que alguno se dará cuenta cuando ya nos hayamos caído con todo el equipo. Aún así, habrá quien saque informes positivos (ese vaso medio lleno, etc) por alguna parte.

POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO A CONTINUACIÓN. GRACIAS

1 de noviembre de 2016

NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2016, Comentarios

6 de octubre de 2016

CALENDARIO DE SONRISAS 1ª PARTE (PLAN CLIENTE)

Ya está, somos una estación destructora de valor. Por un quítame allá esas manchas, o vaya usted a saber por que, tal vez por el antojo de un mal follado/a nuestra estación ha entrado en el abismo de las malas notas. No somos repetidores ni nada de eso, es la primera vez que suspendemos, pero no hay piedad para los malditos que sobrepasan la linea roja por debajo de siete.

Ya conoceis este sistema, entre sonrisas y limpiezas hemos de estar al menos en puestos de la UEFA, por encima del 7,5, acariciando el 8 un día si y el otro también. Buscan para el futuro la excelencia completa, subirse siempre en el cajón donde viven los campeones, conseguir el diez de manera reiterada. Simpatía, operatividad, limpieza y excelencia son las consignas, ahora elevadas a la décima potencia, por que quieren que seamos perfectos como la voz de Adele, como el cuerpo de una chica Interviu, disciplinados y dispuestos como un grupo de asalto, precisos y atinados como un passing de Djokovic. Esto es el Plan Cliente. Se limpia sobre limpio, después se pasa el algodón para repasar nuestras limpiezas, como si recibiéramos a hiper-alérgicos en la estación. Todo hasta el extremo. La sonrisa debe ser siempre "parte del uniforme", nos debe iluminar la cara, como si cada día nos tocara el cupón. Ah, y la lengua no debe parar, desde que el "objetivo" llega a la estación, ya en pista, le debemos hablar del tiempo, de la magnificencia de nuestros carburantes. Más tarde le ofreceremos la retahíla de productos en promoción, y remataremos con la Once. Alguien vendió nuestra lengua al diablo cuando decidieron considerarnos vendedores.

Ahora, para la remisión de nuestros pecados, y dejar de ser destructores de valor (¡Suena terrible! parece que nos estamos cargando el trabajo de toda la Red, somos la peste) hemos entrado en una etapa de entrenamiento en la que toda nuestra buena actitud, hay que elevarla al cubo, nuestra correcta forma de actuar -hasta ahora intachable- en lo sucesivo tiene que ser sobresaliente, debe de emanar música.

Primera nota. Hemos de estar presentes en la pista como un guardia jurado, y correr como liebres detrás de cada coche. El otro día por curiosidad  me coloqué un cuenta kilómetros en el tobillo e hice 2,7 kms. en la mañana, un ejercicio sanísimo para el organismo que a veces sorprende a los clientes: "Hace mucho que no me echaban la gasolina" me han dicho un par de ellos hoy. Lo que me retrotrae al paleolítico cuando empecé, y lo que nos costó convencer a los clientes de que se suministraran ellos mismos; dios y ayuda. Pero se consiguió, podíamos decirles sin pudor que aquello funcionaba en autoservicio y que allí estaban las mangueras. También se suprimieron las carteras al hombro, se eliminaron los seguros de los boquereles, querían clientes pendientes con instrucciones claras: "Ponga el importe exacto", "Pague en caja antes de retirar el vehículo". Pues ahora, sin retirar los carteles de autoservicio, quieren que volvamos al servicio atendido (¿Vuelta atrás?). Nuestra empresa se adelanta en este sentido pero no creando empleos que sería lo fantástico, sino multiplicando las tareas. Y no puede decirse que como vendedores no estemos ya bastante atareados, quieren sacarnos el máximo de nuestra energía, ya sea atendiendo, sonriendo o hablando como loros.

El Comité Nacional de Seguridad y Salud de Campsared denomina a este entrenamiento "Calendario de sonrisas" (Acta 2/2016 de 22/06/2016) que me parece muy irónico y acertado; después de los tres meses os diré si se compone de sonrisas o también de lágrimas.

Ahora estoy en el primer mes de entrenamiento, y el resto no suena muy divertido. Me han impuesto unos compromisos que parecen la penitencia para nuestra mala actitud, sin embargo, solo es el principio. Empiezan a recordarme aquella mala época de venta de SPs en la que vivíamos con el agobio de conseguir buenas ventas bajo pena de ser severamente reprendidos por ineptos. Hoy en día se disfraza de entrenamiento pero solo se trata de exigencias y presión, al tiempo.

Por cierto, un par de apuntes, qué difícil pone los nombres nuestra empresa, y pretende que todos se lo aprendan: "Tarjeta Repsol Mas Travel", "e plus diesel neotech", que desorientan al cliente y enseguida le alarman y responde, no, no, yo quiero del normal y la tarjeta, la de puntos de siempre. Pues eso.


.
POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO A CONTINUACIÓN. GRACIAS

2 de septiembre de 2016

GALOPANDO HACIA EL DESASTRE

POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO A CONTINUACIÓN. GRACIAS 

En estos tres meses de periodo estival, si has currado en una gasolinera de Campsared, probablemente hayas tenido la "amena" experiencia de cubrir las vacaciones de un encargado, o que se las cubriera un compañero. O como suele darse generalmente, llevar otro encargado dos estaciones. Esta última opción, pese a las voces contrarias de los sindicatos, es la más extendida y tiene sus consecuencias; nefastas, claro. Cuando manejas dos caballos, al galope, por muy buena pericia que tengas como jinete, en cualquier momento, uno de ellos te va a fallar: parándose a comer, porque le sale de los cataplines, intentando tirarte porque le tienes hasta los mismos, etc.
Y luego vienen las reuniones y las llamadas de los Jefes Regionales o de Zona preguntando que es lo que pasó que no se hizo tal cosa o se hizo al revés. Deben pensar que somos unos fenómenos. Unos MacGyver: Con cuatro alambres y una mano te monto La Estrella de la muerte, y con la otra, atizo a Chuck Norris.
Si después de estar en esta tesitura te miras al espejo y ves doble, tranquilo, es un efecto secundario de controlar y recaudar 2 máquinas de tabaco, 2 lavaderos, 40 asuntos sin resolver en cada "kiosko". No tiene nada que ver con los gases de la 98. Me acuerdo de un programa de formación para expendedores que querían ser encargados... ¿Qué ha pasado con eso? ¿No hay voluntarios? na, supongo que no tiene nada que ver con el nivel de presión con el que se somete al personal, o que no expliquemos el porqué de las órdenes dadas. Los expendedores somos muy comodones y preferimos acabar el turno, e irnos al parque, a echar de comer a los cuervos. Si por ahorrarnos unos euros en personal, seguimos cometiendo la imprudencia de dejar una persona al mando de dos negocios, nos arriesgamos a que se cometan "pirulas" o errores del tamaño de una hez de elefante. No sé por qué se sigue manteniendo esta costumbre. ¿Nos va la marcha?

1 de septiembre de 2016

SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2016, Comentarios

1 de julio de 2016

JULIO-AGOSTO 2016, Comentarios

SONRÍA, LE ESTAMOS GRABANDO

El otro día mi encargado se puso a contarme chistes de Marianico el corto, porque dice que me cuesta sonreír, que no hay manera de que enseñe los piños, y que de alguna manera tenía que hacerlo. Es cierto, entre las 80 tareas que tengo cada turno, sin incluir las que surjan derivadas de la correcta atención a nuestros visitantes diarios, y las que se queda sin hacer el chico que nos cubre las vacaciones, apenas tengo fuerzas para mostrar mis encías. Es por ello que me voy a liar la manta a la cabeza, y tengo una "hoja de ruta" para alegrar mi acartonada expresión facial:
1-Me tragaré todos los días, como poco una peli de Disney, con ratones y patos que hablan y van por ahí sin pantalones.
2-Pondré un marco digital en el tablón de anuncios con fotos de gatitos, y la cara de mi suegro, que da bastante risa, también.
3-En la chapita, tacharé mi nombre y pondré "Chiquito de la Calzada", y saldré a atender haciendo el clásico paseíllo pisando solamente con las puntas y con la mano en la cintura
4-Intentaré imaginarme a mi mismo en calzoncillos. Eso si que estimula mis ganas de soltar carcajadas, porque parezco una libélula sin alas.
Mi encargado, muy majo él, también se ha propuesto que me parta de risa 2 o 3 veces por turno, porque dice que así daremos una imagen más alegre de nuestro negocio, y para ello, cada vez que me llame para ver cuantas gafas hemos vendido (las llevaré puestas, para dar gracia al asunto), me soltará, cual puñetazo, un chiste de Arévalo. De esta manera, si sobrevivo al turno, conseguiré llevar la alegría "Disneylándica" a nuestros queridos clientes, que no sabrán si pagarme el combustible que acaban de repostar, o darme un abrazo de compasión...

POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO A CONTINUACIÓN. GRACIAS

1 de mayo de 2016

GASOLINERAS DESATENDIDAS

Los sindicatos mayoritarios han estado estos meses en pie de guerra contra las estaciones de servicio desatendidas. Esas instalaciones en las que paras, metes la tarjeta o el dinero, o como sea que funcionen (he parado en alguna, por curiosidad, pero nunca he repostado en ellas), la metes, la sacas, y te vas, sin el cigarrito de después...

 Tampoco me gusta ese modelo de negocio. Da pie a situaciones de riesgo, como derrames incontrolados de combustible, mangueras mal colgadas que pueden suponer un peligroso obstáculo para el resto de usuarios.

Sería necesaria una persona que al menos pusiera orden y evitara esas situaciones. Un empleado que se encargara del mantenimiento y la limpieza constante de las instalaciones. Si la estación de servicio es "24x7" (abierta siempre), quizá serían necesarios 2 o 3 empleados. Por la parte que nos toca, a los que si hacemos acto presencial constante en el punto de venta, nos permite "jugar" con las mismas normas de seguridad y atención al público, e iguala la competitividad. Pero creo que el problema va a ser en cuanto al número de personas necesarias para atender estas instalaciones... Recordad que estamos en "Españistán", la tierra donde el empresario medio pretende ganar carreras de fórmula 1 con bicicletas...

Y es que imaginad la situación. Sale un decreto que obligue a los dueños de estas gasolineras a contratar al menos a un empleado para que atienda, realice tareas de mantenimiento y limpieza, etc. Al principio, todo genial, vas tus ocho horitas para realizar un trabajo más o menos llevadero y despachar a algún cliente que no sabe ni abrir su tapón, por pura amabilidad, pese a que no te lo han pedido. Y ahí empiezan los problemas. Porque cuando pasa el tiempo, y el gesto amable se transforma en obligación (recordad que en "Spain", los detalles y obsequios son obligatorios, y todos somos hidalgos a los que hay que venerar). Si te toca trabajar en uno de estos surtidores, tendrás que poner veinte mangueras a la vez, realizar venta activa de las 800 familias de productos que hay en la tienda, porque el beneficio del carburante no le da al empresario para pagarte tu ínfima nómina, y tendrás que hacer doce horas, ya que el pobre hombre se ha gastado todos los beneficios en un necesario yate de lujo, y no puede contratar a nadie más...


 Al aumentar el gasto por personal, tendrían que subir los precios o mandarles realizar algún servicio extra a los clientes, como lavarles el coche por dentro y por fuera en los "ratos libres", esos momentos de descanso que existen solo en la imaginación de un expendedor-vendedor. Por supuesto que los derechos del personal contratado para estas gasolineras estarían recogidos en el convenio genérico. Pero o no preguntarán por él, o si lo hacen, su jefe les mirará con cara de tiburón blanco cabreado, y les cantará "La ranchera del parado", esa que habla de los 4 millones de personas sin empleo, que están deseando partirse la espalda trabajando para un esclavista como él.

Así, pasados los meses, tendremos unas cuantas gasolineras "marca blanca" con empleados en plan Superman, haciendo cuarenta cosas a la vez por un sueldo indecente, y dando gracias a su patrón por darle trabajo, eso las que sobrevivan al cambio.

 Y los sindicatos como siempre, haciendo cremallera gramática, ya sabéis: Compañeros-as, gracias (y gracios) a nuestro esfuerzo (y esfuerza) hemos conseguido (y conseguida) fomentar el empleo digno(a) haciendo que cuatro jetas contraten por 2 euros a la hora a 300 pobres desgraciados y desgraciadas que van a pasarlas canutas en cada turno, pero les van a quedar unas piernas más torneadas que las de Cristiano Ronaldo, aportando ingresos que permitan pagar al menos la calefacción en sus hogares. Aunque apenas pisen por su casa porque hagan jornadas de 12 o 14 horas.


.
  POR FAVOR, NO DEJES DE VOTAR ESTE ARTÍCULO A CONTINUACIÓN. GRACIAS
.

MAYO-JUNIO 2016, Comentarios

1 de marzo de 2016

50 SOMBRAS DEL HAND-HELD


Ahí estás, provocándome con tus suaves luces azules, rojas, parpadeando la pantalla
de cuando en cuando.



Llevas todo el turno de mañana proponiéndome que te coja y te toque los botones...
para procesar albaranes o la devolución de los cupones de ayer. O un traspaso.
Lo que sea, con tal de meterte mano. Y es que eres insaciable.

Así que me pongo a ello. Cuando he acabado de hacer, entre cliente y cliente,
el pan, la bollería, la recepción del combustible, del butano y otras 400 cosas más.
Son las dos de la tarde, y aún me da tiempo de darte lo tuyo, tigre mío. Te vas a enterar.



Procedo primero a actualizar tus datos de sincronización con el servidor.
Parece como si te oyera emitir un leve gemido. Luego, con suavidad, accedo a la herramienta
para meterte... digo introducir albaranes.
Apunto con sensualidad el código del proveedor y me pongo al tema.


El caso es que, pese a que normalmente de dos a tres, la estación de servicio suele tener 
un pequeño parón de tráfico, justo en ese momento fatídico en el que voy a meter cantidades en
negativo para que cuente como devolución, y no la líe, se paran diez coches en la pista, y hay que
salir a atender. En fin. Te tengo que dejar colgado.

A la media hora exacta, después de llenados, reclamaciones por tarjetas de descuento que no
funcionan, y explicarle a algún caradura el motivo por el cual no puedo engrosar la factura de IVA
de su repostaje, aquello se queda más desierto que un chiringuito de Torrevieja en Diciembre.
Así que voy a rematarte, pichón mío.



Después de liarme a teclear números (algunos códigos de barras no los lees, cabrito), y
comprobar que todo está en su sitio, según el papel. Voy a guardar el trabajo realizado...
Y ¡plaf! como un bofetón en la cara, me enseñas un mensajito de error en la pantalla.

Intento mantener la calma, y recomienzo todo el proceso de nuevo.
Te vuelvo a poner la ropa y te la vuelvo a quitar.... Quiero decir, que te actualizo los datos y
demás preámbulos necesarios para que todo vaya como la seda.

Pero pese a todos mis esfuerzos, ahora ni siquiera cargas la herramienta de entrada de
mercancía... Vaya chasco.

Me recuerdas a tu otra versión, la que utilizaba cuando hacía inventarios, en mi etapa como encargado. También se colgaba a menudo, el mamoncete, e incluso se permitía el lujo de borrar conteos de artículos o contar 0 unidades de chupa-chups de una caja de 100. También daba mucha risa. Veo que han cambiado pocas cosas de un programa a otro...

A ver como le explico ahora a mi Encargado, sin que yo parezca un
demente, que has tenido un gatillazo y por eso no he podido realizar el trabajo "que en realidad no me toca..."





MARZO-ABRIL 2016, Comentarios

2 de enero de 2016

(EL) FACEBOOK MATÓ A LA ESTRELLA DE LOS BLOGS

Parafrasear el título de una vieja canción me sirve como epílogo para despedir una etapa, y es que CAMPSARED BLOG lleva ya tiempo dando coletazos de agonía. Durante unos años he llevado esta página con más pasión que resultados, y ahora, pasado el tiempo, con mis alforjas ligeras de equipaje, siento que ha llegado el momento de hacer pausa, o borrón y cuenta nueva. Voy a tomarme un descanso y dejar sitio, quiero abrir el espacio para los que deben tenerlo: vosotros y no yo, que soy un plomo de un quintal.

Esta segunda etapa se ha alargado 1960 días [y 500 noches], he exprimido mi ingenio para tratar de haceros agradable este viaje,  también para intentar que la información y la opinión tuvieran un espacio disponible para uso y disfrute de todos, pero, pobre de mi, siento que se acabó la fiesta y toca a retirada la corneta de la audiencia.

Durante estos años ha habido gente fiel, compañeros de correrías que han seguido este Blog con devoción, removiendo las brasas de su hoguera (va de canciones), pero siendo como sois el objeto de este trabajo, me parece que no doy con la tecla apropiada, no he conseguido mejorar este sitio al que poco a poco ha ido relegando la página de Facebook (Trabajadores de Campsared) del compañero Javi Palma y compañía, es más, creo que Facebook mató a la estrella de los Blogs.

He perdido la fe, lo confieso. En realidad hace tiempo que echo de menos gente nueva (de verdad), de los que dudan y consultan, de los que hablan y se quejan; este blog-alcornoque amarillea y mi esperanza se ha agotado. Desde el momento que desapareció expendedor-vendedor -el creador- del Blog, descubriéndome que esto no es un proyecto solidario sino una disputa territorial por un canal de información, he perdido la fe un mes tras otro, comprobando que sólo somos unos cuantos chiflados con disfraces de liberales, con doctrinas que suenan rancias, con palabras escritas en una nube, la "nube", que aunque virtual, al poco se ven disipadas por el viento, como si fueran hojas que es preciso barrer, y solo quedan emociones nada realistas que unos cuantos escuchan y casi nadie atiende. Vamos, hablando en plata, que lo que aquí contamos a la mayoría le importa una mierda.

Nuestro mensaje está obsoleto, la empresa es una fábrica de encargados meticulosos que aprenden su papel de villanos y lo aplican por encima de sus ideas, sobre cualquier razón que no esté en el libreto de las 'leyes fundamentales'. Los encargados tienen la pata quebrada y la mayoría no pueden o no quieren ir más allá (salvo honrosísimas excepciones), y los expendedores, pasan del tema. Unos son demasiado viejos o alejados del intrincado mundo de la Red, otros son jóvenes que prefieren facebook o wasap para soltar irrelevancias con los mínimos caracteres; un blog es demasiado complicado o espeso para meter los dedos e involucrarse mientras se comen patatas fritas. Luego están los móviles, que hace cinco años eran solo "teléfonos" y hoy en día son ordenadores en miniatura que permiten acceder al mundo de la red, y sobre todo al bien articulado Facebook con pasmosa facilidad.

Total, que los que quedan o quedamos somos cuatro pringados a los que no nos gusta la televisión, se nos está poniendo el culo gordo de trastear por la red, y vamos de amargados mientras los otros, trabajadores afectos a la empresa y a sus normas, nos miran de soslayo y murmuran en voz baja "cacho vagos" por que todo lo que propone nuestra querida empresa nos parece injusto.

Se desvanece la fe en mi resbalándome por las sienes, y la rabia revuelve las entrañas cuando descubro que gente entre nosotros o como nosotros nos critica, ponen en solfa nuestro trabajo, la existencia del blog, las opiniones que vertemos (¡si hasta hay gente en facebook que se molesta si les cito!).

Los que escribimos aquí somos "los disidentes", el "lado oscuro", un pequeño hemorroide que ha escocido a veces, pero poco, siempre hay alguno -sindicalista camuflado- que embadurna con su pomada el escozor que provocamos, y se acabó, volvemos a nuestro gua particular.

De vez en cuando asistimos a alguna carambola, algún chasquido alegre, pero somos canicas de desecho, que acabamos dentro del agujero, mirándonos la mayor parte de las veces sin pronunciar palabra, como si no supiéramos que hablar, como vecinos de un rascacielos que han coincidido dentro del ascensor. Nos miramos, buenas tardes, adiós. De vez en cuando salta algún vecino cojonero "¡¡No quiero que pongais pegatinas!!", o "¡Deberíais dar gracias por el trabajo que os dan!" pero ya está, el resto del tiempo es un muro de enfrentamientos sindicales, como si viviéramos un periodo electoral permanente. Los sindicatos hablan, discuten, se pelean; los trabajadores carraspeamos alguna vez y el resto del tiempo contemplamos el espectáculo, y a veces, nos quedamos traspuestos, por que la película que proyectan nos suena a reposición o a remake.


Con el tiempo se ha desmembrado el grupo; Gladiator, SAM, labestia.parda, Sacco, revoltosina, leb Valesa, Sex-Shop red... demasiadas perdidas para tan escasos ingresos.

El primer año fue bueno, y me animaba en las horas de trabajo al pensar que el Blog tiraba para arriba. Luego vino la crisis. La baja participación, el abandono de los miembros, algunos de forma voluntaria como Pepe Avesada o Angel Rovira, me han hecho replantearme mucho mi trabajo al frente de este blog; es más creo que mi presencia es negativa, soy tan pedante que en el análisis que realiza Google de la Red, este blog está considerado de nivel universitario debido al contenido y a la forma de expresarnos. Que le califiquen a uno de intelectual es lo peor que puede ocurrir, es como llevar la etiqueta de aburrido, los lectores salen huyendo ante el temor de que les sueltes un rollo plomo que les haga bostezar.

En un año han bajado las visitas un 50 % (¡nada menos!). Es cierto que aún me sorprende que muchas de ellas sean nuevas y provengan de provincias distintas de las ya habituales (tengo acceso a esa información), pero en su estado general, el Blog no ha progresado, sino que ha perdido visitas frente a un todopoderoso Facebook.


















Facebook pese a requerir un proceso de inscripción más largo que el del Blog, nos supera ampliamente en seguidores (738 frente a 72) y es evidente que en simpatías.

También la página de expendedores-vendedores de EESS nos superó, e intuyo que ambas seguirán destacando sobre ésta, por su acercamiento, su popularidad, y por su fácil acceso a las últimas noticias o comentarios (que no a los antiguos). El hecho de que el móvil sea una herramienta de acceso también cuenta a la hora de sumar.

Facebook es todo novedad, una autopista que confluye en lo último, mientras el Blog es reflexión y curiosidad por ver cientos de cosas, por callejear tranquilamente como un turista en busca de sorpresas.

Pues bien, los turistas andorreros son menos que los que prefieren un buen hotel de cinco estrellas como Facebook, siempre atento a las últimas novedades.

El paso de los meses (en 2012 solo aumentaron 14 seguidores, en 2013 y 2014 cero), me ha hecho perder la fe. Del mismo modo que el vídeo mató a la estrella de la radio, el monumental Facebook apagó la estrella de los Blogs, especialmente éste que depende de vosotros para mantenerse vivo. Lo he intentado todo. Reavivar Campsared Blog en facebook, en twiter e invitar a todo el que se me cruzaba por delante, pero nada, hasta la distinguida página de Soygasolinero nos supera. Creo que los compañeros han elegido, y ha llegado el momento de la liquidación por cierre de negocio. No he sabido llevarlo como esperabais la mayoría. Me he equivocado en algo para que este proyecto se haya venido abajo. Quiero devolverle el espíritu que tenía cuando lo conducía su creador. Yo no soy más que un charlatán de feria y un tostón de los grandes.

De modo que, queridos ausentes, ante el bajo interés que despierta esta página entre los trabajadores he decidido abandonarla.

Me ocupa tiempo y desgasta la ilusión (y no ando sobrado de ella últimamente). La evidencia es que los expendedores hacen poco caso, y los encargados no te quiero contar. Bastante tienen todos con las preocupaciones del trabajo diario como para aplicarse fuera de él en atender a discusiones bizantinas. Además, los encargados no se atreverían a dar una opinión sin consultar a su jefe de zona.

Los expendedores solo tienen una preocupación: ¿Cuanto cobraremos? y el resto se la trae al pairo.

No ha lugar por tanto a foros de debate. Y en los asuntos de reclamaciones, quien se plantee algún día una huelga de Campsared organizada en internet con mediana participación, o está de güisquis hasta la coronilla o le ha sentado mal algún medicamento; la indignación se queda para escupirla en los cambios de turno y nada más. Es triste evidenciar que tienen más decisión los zombis de las pelis que nosotros. Por eso, he decidido irme con la música a otra parte, para que escribais lo que querais sin tener yo que intervenir; que nadie me ha dado vela en este entierro (nunca mejor dicho), salvo yo, y quiero daros cuartelillo, a ver que tal. Echo de menos aquel Blog primerizo. Hoy esto es un erial.


Para que este blog siga funcionando voy a programar las entradas de los próximos meses, de tal manera que automáticamente cada primero de mes se abra un espacio para que podais comentar, eso si, yo dejaré de intervenir, y para asegurarme voy a anular mi suscripción, suspender mi cuenta y mi correo, y abandonar la lectura de este blog (ojos que no ven corazón que no siente). Dejo al cuidado a Vendedor Activo, que ha demostrado ser una persona inquieta, y con sangre en las venas para seguir bregando con vosotros. Tanto él como Maly tienen llave de la casa para seguir cuidando y darle un nuevo rumbo a este Blog que con tanta ilusión he llevado durante años. Ahora ya no puedo, 477.000 visitas y 19.282 comentarios después se acabó. Agradezco vuestra fantástica participación. Fue bonito mientras duró. Gracias a todos.

1 de enero de 2016

ENERO-FEBRERO 2016, Comentarios


FELIZ AÑO


Inevitable, lógico, incuestionable... Suerte a todos.